Usted está aquí

Lo que me lleva lejos es mi inquietud: CIT (Ciencia, Innovación y Tecnología)

No hay proyecto que con mi inquietud no pueda completar.

Noviembre 18, 2017

Yury, un estudiante del Liceo Samario de Santa Marta, Colombia. Ese soy yo, el niño que está siempre riéndose en clase sin importar que ha pasado, pero tengo un par de problemas: soy muy inquieto y me desconcentro fácil. No sé cómo aprovechar estas falencias como cualidades.

Logro encontrar un grupo llamado Ciencia, Innovación y Tecnología conocido como CIT donde lo que prima es la inquietud y la emoción de encontrar nuevos conocimientos, me dije “voy a inscribirme sin importar que pase o no”, pero dudaba mucho del poder entrar, ya que mi desempeño académico era muy bajo, de 40 estudiantes yo ocupaba el puesto 24.

Salen los resultados y de repente logro ver mi nombre, no lo creía pero era una realidad, había pasado. Llega la primera reunión en marzo, decidí colocarme en la primera fila y como siempre me estaba riendo, sentía alegría pero a la vez mucho miedo, de repente me llaman a pasar al frente a decir por qué quería entrar y me bloquee, recuerdo que solo me fui en risa pero decidí que si ellos podrían sobresalir yo también lo haría, costara lo que costara.

Un día empiezan a llegar proyectos al CIT (si todavía hago parte de este) y empecé a explotar mi inquietud, no había un proyecto en el cual yo no estuviese presente, siempre preguntaban quien quería ir y era el primero en alzar la mano, el profesor Edwin (Fundador del CIT) además de ser eso para mí, también es mi amigo y siempre me corrige cuando hago algo mal o solo lo hice por salir del paso, él quiere que implemente el hábito de la lectura, pero con mi problema de quedarme quieto, se me dificulta quedarme sentado o acostado leyendo, tanto es así que me duermo mientras leo.

Pero no solo quiero contar lo que he hecho, si no cómo el grupo me ha ayudado a explotar mis cualidades de una forma que a la vez me benefician, antes en el colegio pocos profesores sabían mi nombre, hoy en la mayoría de actividades o proyectos estoy yo.

En las clases he perdido la timidez de quedarme callado pensando que lo que voy a decir está mal, antes cuando estaba en el puesto 24 hoy soy el 3 de la clase.

El grupo CIT también ha logrado apasionarme más por las matemáticas y con ayuda del profesor también hago parte de otro proyecto. Quiero resaltar que a veces lo que consideramos malos hábitos no lo son, son buenos solo que no los sabemos aprovechar o no encontramos a la persona indicada que no enseñe a utilizar este potencial que consideramos malos.

Aprendamos a aprovechar lo que muchas veces no sabemos controlar.

Escrito por
Estudiante de 10° grado de la Institución Educativa Distrital Liceo Samario de Santa Marta.
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Laura María Pineda
Gran Maestra Premio Compartir 1999
Dar alas a las palabras para que se desplieguen por la oración y vuelen a través de los textos para que los estudiantes comprendan la libertad del lenguaje.