Usted está aquí

Memoria histórica: constructora de experiencias para mejorar procesos de aprendizaje

La experiencia no solo reconstruye un pasado sino es considerada como la base para la construcción de la memoria colectiva de un país, una sociedad o un grupo social. 

Septiembre 24, 2018

La experiencia y la memoria histórica construida desde las representaciones simbólicas de los estudiantes sin importar su clase social, su estrato o su nivel de educación son herramientas necesarias para comunicar, educar, desde sus voces, a las generaciones presentes y futuras, sobre los hechos de violencia con ello la importancia de la paz y la reconciliación.

Así mismo, al hacer visible el rol político de los estudiantes en la construcción de la memoria histórica y el lugar de la experiencia en este proceso, se advierte que “la memoria puede romper el ciclo de la violencia y el miedo”, porque al ubicar a los estudiantes en su centro de interés, haciendo visibles las experiencias en los procesos de aprendizaje, puede resultar beneficioso para los estudiantes y la sociedad.

A través de la memoria, la experiencia propone un camino, con recursos didácticos, lúdicos y artísticos invitando a los estudiantes a conocer nuevos amigos, con quienes comparten un viaje a su pasado, el de sus familiares y el de sus comunidades para lograr que los estudiantes comprendan que el conflicto armado si tiene que ver con ellos. En este camino, los estudiantes son protagonistas en la construcción de su propia historia, a partir de la cual reconocerán sus capacidades para aportar a la memoria histórica del país.

Los procesos de aprendizaje más exitosos no solo logran convertirse en experiencias que le hablan de manera directa al estudiante, sino también para la solución de problemas, interrogantes no solamente de carácter científico.

Dando a entender que la experiencia es una herramienta útil en los procesos de aprendizaje de los estudiantes, según el docente Carlos Arturo Charria ganador del Premio Compartir al Maestro 2015-2016 ha logrado buscar ese objetivo a lo largo de su trayectoria como docente, buscando nuevas estrategias para comprender los preconceptos que tienen los estudiantes de la guerra creando así, nuevas formas de aprendizaje.

El docente Carlos Alberto Charria aporta tanto a la construcción de la Memoria Histórica como a la experiencia, al momento de implementar un área del conocimiento como lo son las ciencias sociales y aun así trabajando con poco material para la enseñanza de esta misma, ayuda a sus estudiantes a crear un hábito de aprender a transformar su pensamiento crítico dando la posibilidad a los estudiantes, de expresar de manera natural sus inquietudes personales, del diálogo entre los mismos estudiantes, de lecturas sobre la memoria histórica, el conflicto armado dando relevancia a la narración dando espacio al aprendizaje colectivo de acuerdo al nivel que tenga cada estudiante. Dar la posibilidad de que el conocimiento que surge de la experiencia, sea un medio de instrucción para transformar las escuelas del país.

La suma de estos dos elementos, en los que hay que seguir profundizando, da como resultado que la Memoria Histórica sea algo más que la búsqueda de un familiar desaparecido, la publicación de un libro, la excavación arqueológica de una fosa común. Sólo la suma de todos estos elementos nos da su verdadera dimensión.

Es por esto que aspecto no podemos considerarlo recuperación de la memoria histórica pero tomando en cuenta elementos vitales como lo son la reparación simbólica en la memoria, el tiempo y el espacio en la memoria, Los protagonistas de la memoria sin importar la clase social, el estrato o el nivel de educación.

Citando a la activista de los derechos humanos Rigoberta Menchú ganadora del premio nobel en el año 1992 “Los niños tenían que ser como gentes adultas” –cuenta–, nunca han tenido contacto con juguetes de plástico, pero sí jugaban con la naturaleza, con los animales, con los árboles. Era una cultura diferente, de profundo respeto hacia la tierra.”

La experiencia como construcción de la memoria y escenario de aprendizaje es un aspecto fundamental en el desarrollo del proceso educativo de los estudiantes desprendiendo cualidades del cual el docente puede contribuir, a desarrollar elementos como la creatividad, los valores propios, la satisfacción personal, y al recordar nuestra historia sin dolor, incentivando capacidades inimaginables de los estudiantes.

Una sociedad más equitativa y respetuosa a través del perdón en el aspecto personal y profesional generando satisfacciones, una de ellas es la de valorar y reconocer el gran esfuerzo que lleva consigo reconstruir nuestra memoria colectiva para encaminar a las futuras generaciones de estudiantes, docentes y lograr con esto erradicar principalmente el odio, la ignorancia, la pobreza, la violencia dando así, paso a la construcción de la paz.

El docente Carlos Alberto Charria afirmaba que para hablar de la violencia, muchas veces podemos descalificar o agredir a quien no coincide con nuestras opiniones. Según el docente el contenido del debate termina imitando en su forma misma la violencia sobre lo que se discute: “Estos preconceptos son reforzados a través de estereotipos televisivos, pues en los canales privados de Colombia se ha privilegiado la historia de vida del victimario, convirtiendo a las víctimas en fantasmas o extras que van y vienen sin que el televidente tenga espacio para reflexionar sobre el daño que ha padecido.”

En mi opinión ya no se vería reflejado, un proceso de aprendizaje exitoso sino se convertirían en experiencias que generan más violencia, con esto, solo se evidenciaría que el nivel de la reflexión es deficiente. Por una parte la experiencia no solo reconstruye un pasado sino es considerada como la base para la construcción de la memoria colectiva de un país, una sociedad, o un grupo social, que a diferencia de la historia pretende, al ser recordada, reavivar los sentimientos y experiencias de una fecha conmemorativa como lo es el conflicto armado, de un grupo social determinado o de una persona.

Por otra parte el docente visto como persona que transmite conocimientos lo cual es cierto pero que su campo de acción es limitado al tratarse de un tema cultural muy complejo que está arraigado en la sociedad en general y que se centra en el conocimiento ligado a los libros. Por esto el docente no puede incluir la experiencia ya que muchas veces el mismo entorno educativo se encarga de estigmatizar la memoria histórica como un papel protagónico y expresamente para los victimarios del conflicto armado.

 


Referencias:

Carlos Alberto Charria palabra maestra tomado de: https://www.premiocompartir.org/galardonados/2016/carlos-arturo-charria-hernandez

·Rigoberta Menchú: por la paz y los derechos humanos tomado de: https://www.revistaesfinge.com/breves/buenos-ejemplos/item/1124-rigoberta-menchu-por-la-paz-y-los-derechos-humanos

Escrito por
Estudiante de la Cátedra ‘Maestros hacen maestros’ en la Universidad de La Salle.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Irma María Arévalo González
Gran Maestro Premio Compartir 2002
Ofrezco a cada uno de los alumnos un lápiz mágico y los invito a escribir su propia historia enmarcada en los cuentos y leyendas de su cultura indígena.