Usted está aquí

Mi experiencia como docente

Relato de cómo ha sido mi recorrido, aún breve pero profundo, en la labor de enseñar

Septiembre 19, 2017

Mi aventura en la docencia inició en el momento cuando empecé mis estudios en la Corporación Bolivariana del Norte, en el cual me encontraba estudiando atención a la primera infancia. Era un reto, ya que mi vida personal se encontraba en un momento crítico, esto me impulsó a tener un mejor desempeño en el objetivo que me tracé como proyecto de vida. 

Continúe estudiando y llegó el momento de iniciar mis prácticas pedagógicas como auxiliar en un colegio en el sector del Rodadero, en Santa Marta. Laboré en el grado de Párvulos rodeada de hermosos niños, los cual afianzó mi vocación y ese amor por la profesión docente. Valoré entrar y  ser parte de sus vidas y la responsabilidad de formar y educar.

Más tarde continúe mis prácticas en el Colegio Los Manglares. La vocación se profundizó al llegar a este lugar en donde los niños pueden aprender de una manera lúdica y libre. Me enamoró desde el primer momento en que llegue tener contacto con los niños que presentaban necesidades educativas especiales. Fue un reto conocerlos y guiarlos en su propio proceso de aprendizaje.

Luego, llegar a trabajar en mi hermoso grupo, las “luciérnagas”, que es uno de los semilleros de colegio, en el cual se impregna todo ese amor y afecto, lo cual me lleva a dar lo mejor de mí para ellos.

Esta es una experiencia tanto para mí como para ellos, ya que esto marcará una gran etapa es sus vidas. Cada oportunidad de compartir y aprender junto con los niños es algo que me satisface, enorgullece y enriquece mi labor de desarrollo profesional docente. 

 

*Imagen suministrada por el autor

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Docente del Colegio Los Manglares, Santa Marta, Magdalena.
Promedio: 3.5 (2 votos)
Estadísticas: .
Hoguer Alfredo Cruz Bueno
Gran Maestro Premio Compartir 2009
Logré vincular el aula y la comunidad rural a través de expediciones que marchaban tras la huella de la cultura local en tertulias de lectura que se convirtieron en lugares de encuentro entre los padres, los hijos, los textos y la escuela.