Usted está aquí

Niñas = Varones: cambiando los estereotipos de género en STEAM

No deben reforzar los estereotipos de que los niños son mejores en STEAM que las niñas: la socialización debe ser igual para ambos para no influir en la formación de la identidad.

Marzo 11, 2019

Sé discreta, sonríe más, el fútbol es para niños, juega con esta muñeca, no levantes la voz, sé una dama, come una ensalada, las niñas leen mejor. Si bien las mujeres en América Latina y el Caribe han avanzado mucho en el último cuarto de siglo, obteniendo un acceso equitativo a la educación y aumentando su participación en la política y el mercado laboral, los niños todavía son educados con estereotipos sobre lo que una niña debería ser y hacer.

La evidencia ha demostrado que los niños adoptan los estereotipos culturales a una edad muy temprana. Algunos de esos estereotipos hacen parecer a las mujeres no tan capaces de desempeñarse bien en los campos de la ciencia como los hombres. Investigaciones de los Estados Unidos muestran que estos estereotipos provienen de muchas fuentes, el hogar, la escuela, los medios de comunicación y, a menudo, son los adultos quienes los refuerzan con mensajes sutiles como los mencionados anteriormente.

Se ha demostrado que este tipo de estereotipos y creencias autolimitantes afectan el camino educativo de las niñas y las opciones de carrera a futuro. Incluso desalentándolas de seguir carreras de prestigio que usualmente están dominadas por los hombres porque son valorados por ser brillantes.

Las niñas deben poder desarrollarse en campos que despierten su curiosidad, lo que haría que sus competencias se desarrollen y crezcan con el tiempo. Para hacer esto, los padres y maestros no sólo deben exponerlas a historias de éxito femeninas y modelos de conducta positivos, sino también deben cambiar la narrativa sobre la inteligencia y las habilidades de STEAM como una cualidad masculina. Las niñas son tan capaces como los niños para sobresalir en esos campos.

Hasta los cinco años de edad, la mayoría de los niños ven el mundo y sus habilidades para navegar de manera similar, sin importar el género. Sin embargo, a los seis o siete, las niñas comienzan a creer que no son lo suficientemente inteligentes como para participar en ciertas actividades, específicamente matemáticas.

En general, las niñas experimentan más ansiedad ante las matemáticas que los niños, lo que influye en su rendimiento en pruebas y, finalmente, reprime la propensión a participar en profesiones STEAM. Aquí es donde la interacción entre profesores, cuidadores y estudiantes juega un papel importante. No deben reforzar los estereotipos de que los niños son mejores en STEAM que las niñas. La socialización debe ser igual para ambos para no influir negativamente en la formación de la identidad.

Creemos que al exponer a los niños a modelos de roles femeninos positivos, los estereotipos de género sobre STEAM pueden disminuir y, en última instancia, el desempeño y los aprendizajes de las niñas durante los años escolares pueden mejorar, lo que las haría más propensas a estudiar carreras como ingeniería, programación o matemáticas que son mejor pagadas en el mercado laboral.

La narrativa de que las niñas son “menos que los niños” comienza temprano. El ambiente les dice, sutilmente, que no son capaces de hacer ciertas cosas que los niños pueden hacer, lo que al final las limita. Como educadores, padres y creadores de políticas, debemos preguntarnos si estamos formando parte del problema, incluso sin ser de forma intencional. ¿Cómo podemos cambiarlo? ¿Qué otras cosas podemos hacer para reducir los estereotipos de género sobre los campos STEM?

Podríamos comenzar limitando la exposición a los estereotipos negativos y alentando a las niñas a desafiarlos. Además, fortalecer el aprendizaje social y emocional también podría ayudar a fortalecer la confianza y cómo lidiar con las emociones negativas. Promover el esfuerzo y el trabajo duro como la clave para el éxito, contribuye a crear confianza y competencia. Por último, estimular la imaginación de los niños fomenta la curiosidad y la innovación.

Este es un paradigma que la sociedad, en conjunto, debe tratar de resolver, y todos nosotros, desde nuestras diferentes posiciones, debemos contribuir. Debemos demostrarles a las niñas que pueden hacer cualquier cosa, que sus sueños y esperanzas son algo que pueden lograr. Tú, ¿qué estás haciendo?

Escrito por
Licenciada en Comunicación de la Universidad Católica Andrés Bello, Master en Comunicación Pública de American University en Washington, D.C., y Master en Marketing de Lujo por el Instituto Empresa en Madrid, España.
No hay votos aun
Estadísticas: .