Usted está aquí

¿Nos estamos desviando por ámbitos económicos cuando dinero no hay?

Muchos pedagogos en Colombia afirman que se están omitiendo pasos en una verdadera reforma educativa, en donde se necesita una reestructuración de educación.

Febrero 15, 2019

Las teorías pedagógicas propuestas internacionalmente para Colombia en realidad tienen nula utilidad en el ámbito académico y pedagógico de nuestro país, hace referencia metafórica a que, mediante estándares, estamos diseñando prospectos académicos para los demás países, dejando atrás las necesidades básicas de una educación fomentada en el desarrollo económico, post-conflicto y agricultura que necesita el país.

A principios de 2017, la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), generó un pliego de propuestas y reformas educativas cómo condicionamiento a Colombia. Con el deseo de entrar a dicha organización nuestro país decide adoptarlas generando un sinfín de polémicas políticas, económicas y pedagógicas que generaron puntos a favor y en contra en la nación.

Encontramos puntos a favor desde el campo pedagógico colombiano, como afirma José Manuel Restrepo, rector de la universidad del Rosario, “entrar a la OCDE significa un privilegio y el aprendizaje de prácticas que nos enseñarían países del primer mundo”. Ya que adicionalmente de reformas educativas, la OCDE propone renovación de prácticas farmacéuticas y de producción similares a las de sus países miembros.

Contrario a esto, muchos pedagogos en Colombia afirman que se están omitiendo pasos en una verdadera reforma educativa, donde se necesita una reestructuración de educación en ámbitos rurales o de sectores populares en Colombia, que pocos países miembros poseen, y aquellos que la poseen, no tienen el énfasis y los enfoques que Colombia tendría que desarrollar, además de afirmaciones tales que una entidad dedicada al campo económico mundial, no tiene los conocimientos suficientes en modelos pedagógicos para el aprendizaje.

Esto nos lleva a analizar si como miembros actuales de la OCDE hace poco más de 3 meses, nuestras reformas educativas tendrán un impacto positivo o negativo en los estudiantes colombianos, además de la cancelación del programa ser pilo paga (creado en 2014) y el recorte significativo al presupuesto en materia de educación y cultura del gobierno Duque a partir de 2019, situaciones contrarias a la reglamentación de la OCDE que solicita 5.6% o más de los recursos a educación, y Colombia, con esta reforma, quedaría con el 3.8%.

Finalmente, en este sinnúmero de propuestas, debemos analizar un factor importante cómo la memoria, debido a que es un factor pedagógico e histórico autóctono de la historia de nuestro país, cómo lo afirmo el profesor Charria en la charla compartir al maestro, “recordar es volver a pasar por el corazón”. Y en este caso, nos estamos desviando por ámbitos económicos cuando dinero es lo que único que hace falta.

No hay votos aun
Estadísticas: .