Usted está aquí

Pervivan las marchas por una buena educación

Son más de 40 días de marchas en el país y aún no se ha podido llegar a un acuerdo entre el Gobierno los diferentes grupos de estudiantes. ¿Qué pasa?

Noviembre 27, 2018

Más allá de que las personas estemos o no de acuerdo con la movilización estudiantil que completa más de 40 días en este 2018, entre otras cosas por la falta de presupuesto para financiar las necesidades de las 32 universidades públicas que hay en Colombia, lo que sí importa es que pusieron al gobierno a darle una prioridad por lo menos presupuestal al tema de la educación.

En un artículo anterior manifesté que la educación, por lo general, es un tema importante en campaña, pero los gobernantes no le dan la importancia en el gobierno. Al parecer, a nuestro actual Presidente le pasa lo mismo que a los anteriores: la educación no es su prioridad, eso se evidencia con el hecho de reunirse con Maluma, lo cual está bien pues él maneja su agenda, pero no lo hace con los estudiantes.

En ese sentido, las marchas son un llamado de atención al gobierno de que la educación sí importa y debe ser una prioridad, y no solamente con la disposición de los recursos que se requieren para la prestación del servicio con una excelente calidad, sino con políticas a corto, mediano y largo plazo que articulen el sistema educativo desde la primera infancia hasta la educación terciaria.

En otros artículos también he mencionado la importancia para el país de evaluar la ley General de Educación del año 1994, pues no responde a las necesidades que requieren los estudiantes, las instituciones y los ciudadanos del siglo XXI.

Son más de 40 días de marchas y no se ha podido llegar a acuerdos con los movimientos de los diferentes grupos de estudiantes. El llamado es a que el gobierno le preste toda la atención posible a las justas reclamaciones y proponga una gran reforma al sistema, pues haciendo más de lo mismo no llegaremos a convertirnos en una nación educada que, necesariamente, nos lleva a romper las brechas de inequidad que tanto existen en Colombia.

Asimismo solicito a los medios de comunicación, a los representantes del gobierno, los rectores de las universidades y los lideres estudiantiles, una comunicación más acertada y pertinente con relación a lo que realmente está pasando en las mesas de negociación y en los alcances de los acuerdos ya firmados con los rectores para no centrarnos en las agresiones del ESMAD a los estudiantes y viceversa, que si bien es cierto no debieran existir no son lo más relevante en las marchas y movilizaciones de los estudiantes universitarios.

 
Escrito por
Director de Innovación Educativa de la Fundación Compartir
Promedio: 5 (5 votos)
Estadísticas: .
Laura María Pineda
Gran Maestra Premio Compartir 1999
Dar alas a las palabras para que se desplieguen por la oración y vuelen a través de los textos para que los estudiantes comprendan la libertad del lenguaje.