Usted está aquí

¿Qué es una dedicatoria?

Hacer dedicatorias para mostrar tu gratitud es una labor que se viene realizando desde hace cientos de años. Pero, ¿de dónde vienen y cómo se hacen? Descubrámoslo juntos.

Abril 12, 2022

Para hablar de dedicatorias, es vital primero conocer qué son. Para eso, desde Compartir Palabra Maestra visitamos dedicatorias.org para comprender que una dedicatoria es una nota o texto breve que encabeza una obra de algún tipo, ya sea artística, investigativa, científica o académica, que la dirige u ofrece a una persona o varias, cuya importancia afectiva es importante para el autor.

En palabras más sencillas: es un reconocimiento o gratitud que un autor le realiza a una persona, lugar o grupo de gente que le resultan especiales y que, por lo común, tienen algo que ver con su historia personal o con la historia de la realización de la obra que desarrolló.

Así, un escritor puede dedicar su obra a la vida, a Dios, a sus padres, a su pareja, al pueblo, a su mejor amigo, a la persona que lo apoyó, a un ser querido que no está para recibirla, pero que hubiese querido, a un antiguo maestro que le enseñó los primeros pasos del oficio, a un colega que fue su guía y hay un largo camino de etcéteras.

Las dedicatorias suelen ser breves, en prosa, literales o metafóricas, dependiendo del gusto del autor. Algunas forman parte del texto de la obra y otras son añadidas a mano sobre ella (en el caso de las obras impresas), aprovechando, por lo particular, las páginas blancas de cortesía al inicio de un libro o de un manuscrito.

Pero, ¿cuál es el origen de la dedicatoria?

Es imposible saber quién inventó las dedicatorias. Sin embargo, de acuerdo con historiadores se sabe que desde tiempos antiguos se la empleaba como una manera de obsequiar la obra a un amigo o, en todo caso, de agradecer al mecenas el mantenimiento del poeta mientras escribía la obra: tal es el caso de los latinos Horacio y Virgilio, por poner un ejemplo.

Esta última práctica puede verse a lo largo de épocas como el medioevo y el Renacimiento. Ya en la modernidad, se empleó de manera distinta para agradecer la cooperación o el apoyo de quienes acompañaron al autor o incluso para decir que la obra tuvo que ver con alguien o con algo expresamente, con su influencia, con su naturaleza y acá hay otro largo etcétera.

¿Cómo hacer una buena dedicatoria?

Una dedicatoria se hace de manera sencilla: se decide qué persona, lugar o conjunto de personas merecen la obra, es decir, debería “recibirla” como si se tratara de un regalo, algo que le va a resultar muy significativo.

Entonces, dependiendo del formato de la obra, se coloca al principio o final de la misma una línea que exprese esa dedicatoria: “Para Pepito Pérez” o “Para mi compañero inolvidable, Pepito Pérez”. Acá es donde la poética, el romanticismo y los agradecimientos salen a flor de piel.

Sea cual sea el caso, es importante que la dedicatoria sea comprensible, que tenga el nombre correcto de quien la recibe (o un apodo, o un nombre secreto, si la dedicatoria es “en clave”) y que no contenga errores ortográficos ni gramaticales, por favor.

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Comunicador social y periodista.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Laura María Pineda
Gran Maestra Premio Compartir 1999
Dar alas a las palabras para que se desplieguen por la oración y vuelen a través de los textos para que los estudiantes comprendan la libertad del lenguaje.