Usted está aquí

¿Qué expectativas tienen los estudiantes de sus maestros?

Conocer qué esperan los estudiantes de sus maestros y de la clase, le permitirá a cada docente crear una relación empática y cooperativa con ellos.

Febrero 14, 2020

Por lo general, nosotros sabemos qué expectativas tenemos de nuestros estudiantes. Usamos este criterio para evaluar su trabajo, su participación y algunas veces también su comportamiento; pero, ¿les hemos preguntado a nuestros estudiantes qué expectativas tienen de nuestras asignaturas? Yo lo he hecho, en especial cuando siento que ésta no está yendo del todo bien, y la retroalimentación me ha ayudado siempre a adoptar una estrategia mejor. Yo apoyo a los profesores para que sondeen o sencillamente hablen afuera de las aulas con sus estudiantes.

Lea: El profesor que aún sueña con aprender para enseñar mejor II

Tres categorías de expectativas

He observado que las expectativas o esperanzas de los estudiantes se acomodan a tres categorías: aprendizaje, motivación y respeto.

  • Primero. Ellos quieren aprender algo nuevo y útil en cada lección; no esperan que el maestro lo sepa todo, quieren que el profesor transmita conocimiento o habilidades relevantes para su vida. Por lo tanto, es de vital importancia comunicar el programa o currículo y decirle a los estudiantes que estarán en la capacidad de hacer al final de la asignatura.  
  • Segundo. Ellos quieren que el profesor saque lo mejor de ellos, que los ayude a encontrar el coraje para hablar, que les inculque el deseo de realizar el trabajo necesario y que les muestre que al completar el curso alcanzarán objetivos que usted especificó en un principio. Un profesor que pueda motivar a los estudiantes encontrará que esto es muy cooperativo.
  • Tercero. Ellos quieren que el profesor los respete; es decir, que entienda sus dificultades, sus dudas y complejos. No es de su agradado sentirse humillados en caso de responder erróneamente; no quieren que los llamados de atención los repriman, como “no chatee en la parte de atrás”, “no sea perezoso” y “no escriba en su teléfono”.

Si su clase es inspiradora y los estudiantes tienen algo qué hacer todo el tiempo, no usarán los celulares. Los alumnos prefieren que el profesor sea justo al momento de calificar e incluso en cualquier actividad diaria (no tiene preferidos, no permite que los mejores estudiantes dominen la clase, no etiqueta a sus aprendices como débiles).

Respeto versus autoridad

Hoy en día, existen gran variedad de fuentes de información en internet, dentro de las cuales muchas son gratis o cobran tarifas muy bajas. De modo que, los docentes no tienen el más mínimo problema encontrando material para el curso; el obstáculo a superar implica cumplir con las expectativas de nuestros estudiantes.

Por esto mismo es que resulta esencial ponernos en el lugar de nuestros estudiantes al momento de preparar una clase. Deberíamos preguntarnos: ¿qué conocimiento o habilidad van a adquirir los alumnos durante esta sesión?, ¿las actividades planeadas son motivadoras?, ¿estamos mostrando el debido respeto a nuestros estudiantes?

Mi experiencia me ha enseñado que el respeto es mucho más relevante que la autoridad. Si usted respeta a sus estudiantes, ellos lo van a respetar y no tendrá porqué levantar la voz o crear amenazas para llamar su atención. La autoridad vendrá naturalmente a partir del respeto mutuo.

 

Traducción: Daniela Saavedra

Contenido publicado originalmente en QualityTime-ESL bajo licencia Creative Commons

 


Imagen www.pexels.com

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Maestra de inglés en Francia. Autora de QualityTime-ESL: The Digital Resource Book 2.0.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Diego Fernando Barragán Giraldo
Gran Maestro Premio Compartir 2004
Invitó a sus estudiantes a armar pieza por pieza un rompecabezas mental cuya imagen final dejaba ver la realidad del país.