Usted está aquí

¿Qué podría traer el mañana?

Los padres, educadores y comunidades enteras se preguntan cómo sería el futuro, pero no hay una respuesta única para todos y eso es algo bueno.

Octubre 19, 2020

La interrupción repentina de la escuela ha sido desordenada y altamente imperfecta. Sin embargo, a pesar de lo difícil que ha sido esta vez para los estudiantes y los educadores, algo ha quedado claro: Es posible que se produzcan enormes cambios en la forma en que abordamos el aprendizaje, y pueden ocurrir increíblemente rápido.

Para aquellos que ya buscan la innovación en cómo aprenden los niños, este momento inesperadamente maleable está lleno de posibilidades. En este momento, todos están escuchando. La gente no sólo está abierta a nuevas ideas; están hambrientos de ellas. Los padres están muy involucrados, y muchos son conscientes de la forma en que sus hijos están (y tal vez no) aprendiendo.

Y a medida que las desigualdades de larga data se hacen más evidentes, comunidades enteras están discutiendo la importancia de educar y apoyar a todos los niños.

Es un momento difícil, dice Tyler Samstag, director de innovación instructiva de la Unidad Intermedia de Allegheny. Pero "mientras tratamos de seleccionar las necesidades inmediatas, hay una sensación de esperanza de que esta es una oportunidad para crear un futuro que queremos ver".

Kelly Young, presidente de Educación reinventada , está de acuerdo: "Ahora hay una gran oportunidad para no volver a la 'normalidad', sino para inventar una forma completamente nueva de organizar, apoyar y acreditar el aprendizaje".

¿Como se vería ese futuro? No hay una respuesta única para todos y expertos dicen que eso es algo bueno.

Cada comunidad necesita decidir de manera única lo que quieren que los alumnos sepan y puedan hacer.Hay algunos puntos en común que se pueden ver en todas las comunidades, por supuesto, como poder comunicarse, comprender su propósito y pasiones en el mundo ", dice Emily Liebtag, cofundadora de la organización sin fines de lucro global Boundless.

"Luego hay algunas cosas que son exclusivas de comunidades, contextos y culturas particulares", dice ella. "Mi esperanza para el próximo año escolar es que cada comunidad piense profundamente sobre no solo '¿Cuál es el propósito de la escuela y el propósito del aprendizaje?', sino también lo qué quieren que los alumnos sepan y hagan como resultado de las experiencias de aprendizaje ".

Este tipo de pensamiento ha estado informando a la educación durante casi una década en el suroeste de Pensilvania. Y es un enfoque que puede adaptarse de manera flexible a los objetivos y recursos de cualquier comunidad.

Jason Swanson, director de previsión estratégica en KnowledgeWorks, ve el mérito de reunir a todas las personas asociadas con el aprendizaje para trabajar hacia un objetivo común, como lo ha hecho Pittsburgh.

Un ejemplo entre muchos de la red Remake Learning de Pittsburgh: Un equipo de educadores y estudiantes graduados en el Centro de tecnología de entretenimiento de la Universidad Carnegie Mellon asesora a los estudiantes de secundaria mientras abordan proyectos creativos con impresión 3D, animación de realidad virtual y una amplia gama de otras tecnologías. Desde sesiones de lluvia de ideas hasta reuniones especializadas de "campamento de entrenamiento", los proyectos de un semestre no solo enseñan habilidades informáticas, sino también perseverancia y el proceso creativo de "fallar".

Imagine, dice Swanson, que un adolescente realizara un proyecto práctico en un espacio de fabricantes como el Assemble de Pittsburgh y ese trabajo contara como parte de su aprendizaje durante el año escolar. Este tipo de experiencia en el mundo real ya está sucediendo en las escuelas Big Picture Learning en 26 estados de todo el país (E.E.U.U), donde los estudiantes de secundaria trabajan en pasantías y colaboran con mentores en sus comunidades.

El co-director ejecutivo de Big Picture, Carlos Moreno, descubrió que los adultos están muy dispuestos a guiar a los estudiantes que realmente sienten curiosidad por las posibles carreras. Y estos estudiantes, dice, se enorgullecen de demostrar su aprendizaje en el mundo real a través de eventos como conferencias dirigidas por estudiantes y exhibiciones de carteras.

El trabajo que realizan Samstag y sus colegas en la iniciativa transformED de la AIU ha permitido este tipo de colaboración de toda la comunidad durante varios años, y lo han visto acogido por los distritos escolares de toda la región de Pittsburgh.

"Diseñamos estratégicamente un espacio para que los maestros exploren en cohortes, junto con sus compañeros", dice Samstag. Eso conecta a los maestros de todos los distritos para que puedan aprovechar las innovaciones de los demás. Y “usamos 'educador' como un término bastante abierto. En cualquier taller, pueden ser maestros de aula junto con bibliotecarios, personas de museos, organizaciones sin fines de lucro y fuera del horario escolar”.

Hubo un tiempo en que la participación de toda la comunidad en la educación de los niños era común. "Así es como, ancestralmente, las cosas sucedieron", dice Liebtag. “Realmente, hay conocimiento y aprendizaje que sucede en todas partes. Simplemente nos pusimos muy mal al descubrir cómo medirlo y valorarlo”.

Ahora, sin embargo, a medida que vemos que los estudiantes mayores dan un paso al frente para resolver problemas en sus comunidades al ayudar a entregar alimentos o hacer máscaras protectoras, esta comprensión más amplia del aprendizaje para todos los niños tiene la oportunidad de crecer. Más comunidades pueden comenzar a reconocer que el aprendizaje en el mundo real fuera de la escuela puede ser una parte medible y significativa de la educación de los niños.

Idealmente, veremos más comunidades "que brinden más opciones, que faciliten más proyectos grandes y audaces y desafíos para que los estudiantes trabajen", dice Liebtag.

La interrupción escolar de esta primavera y la incertidumbre sobre si los estudiantes pueden reunirse en los edificios escolares este otoño han presentado enormes desafíos. Pero estas experiencias también pueden servir como catalizadores para abrazar la innovación.

"Antes, estábamos confinados en esa habitación a las cuatro paredes de la escuela", dice Liebtag. Ahora, si las comunidades aceptan la idea de que el aprendizaje puede suceder en cualquier lugar, pueden dar a los estudiantes proyectos que se pueden hacer en cualquier lugar que el espacio, los recursos y los adultos alentadores estén disponibles.

Dice Young: “La forma en que hemos hablado es que la comunidad es el patio de recreo para el aprendizaje, ya sea una pasantía o un proyecto... Habíamos separado el aprendizaje de la vida real. Podemos volver a armarlo ahora".

Contenido publicado originalmente en RemakeLearning bajo la licencia Creative Commons. 

Traducido por Daniela Saavedra Rodriguez.

 

Imagen Julia M Cameron en Pexels

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Escritora e informante sobre los fundamentos de la vida diaria en América
No hay votos aun
Estadísticas: .
Luis Fernando Burgos
Gran Maestro Premio Compartir 2001
Revivo los mitos y leyendas para invitar a los duendes a guiar procesos de investigación.