Usted está aquí

Reflexión sobre mi propia generación

Los cambios profundos en la sociedad pasan en la medida que existan transformaciones educativas y culturales y, ante todo, empoderamiento social.

Mayo 15, 2017

Porque otros si y nosotros no.

Por mucho tiempo me he preguntado si La Guajira podrá salir de la recesión socioeconómica y política y cómo podría suceder. He observado el caso de Medellín que ha demostrado que un cambio profundo pasa por la transformación educativa y mejor aún, un empoderamiento de la misma sociedad que sufrió los estragos de la violencia.

Mis preguntas internas son producto del padecimiento por décadas de una clase política que ha gobernado mi región y la ha llevado al fracaso, a la depresión social, a un estancamiento por inversiones fallidas, a un denigrante manejo de un cultura indígena, que bien podría ser un ejemplo por su potencial y ni hablar del enriquecimiento individual de políticos que marginan a sus propias comunidades, estas mismas que dan a muerte un apoyo y defienden por migajas y “contentillos”, las decisiones gubernamentales que solo benefician a un sector que no le es propio.

Podría definitivamente llenar este artículo mencionando los malos ejercicios sociopolíticos que vivimos a diario y argumentarlo con las responsabilidades conformes de nosotros mismos como electores, pero se volvería una denuncia más que no hiciera eco en nuestra sociedad. Por esta razón quiero absolutamente reconocer que a través de un empoderamiento cultural y de un vuelco educacional como el que quiero resaltar podría cualquier cultura y sociedad, salir de un abismo vislumbrado por una brecha ante un progreso que no se evidencia muy cercano.

Empoderarte, Transformando desde el arte. Es una pequeña muestra de una apasionante transformación bajo una aventura pedagógica, de familias que debieron padecer los estruendos de los peores males que pueden aquejar a una colectividad. Como a partir de una estrategia o metodología pedagógica le proponía al sujeto desahogar sus vivencias y de alguna forma buscar una salida a ese mar de violencia y de aspectos negativos dentro de un barrio o del mismo hogar.

Cuando la metodología: sentir, crear, pensar, actuar, dar, propone la esencia de un aprendizaje basado en la experiencia, aportando sus conocimientos, saberes, aprendizajes previos y todos de una manera desinteresada, solamente buscando entregar lo único que era de ellos y que nadie ni nada podía quitarles, su historia y sus talentos, para que de esta manera pudiera haber algún día un amanecer, un futuro construido en equipo, futuro sobre lluvias de ideas entre los distintos profesionales siguiendo un proceso de pedagogía vivencial, con temáticas que antes de ser abordadas con los y las participantes, pasaron primero por el cuerpo y el alma de sus acompañantes.

Por estas mismas demostraciones podemos darnos cuenta y mirar con los mismos ojos desde otra perspectiva, que cualquier sociedad solo necesita la voluntad de sus propios miembros, apoyadas en sus propios padecimientos, padecimientos que no se acabarán con pañitos de agua tibia, experiencias que lejos de ser motivo de condena, son motores que nos deben impulsar a una transformación que como dice mi himno, en un porvenir cercano vendrá.

Referencia.

Empoderarte, Transformando desde el arte. Por Christine Meert y Ángela Clemencia Palechor. Asociación de Pedagogos Reeducadores Egresados de la Fundación Universitaria Luis Amigó (ASPERLA).

https://www.youtube.com/watch?v=w9RdK0e4vQE

https://www.youtube.com/watch?v=-ZVd1u8_oeU

 

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Estudiante de la Universidad de La Guajira, Maestría en Pedagogía de las TIC
No hay votos aun
Estadísticas: .
Jaqueline Cruz Huertas
Gran Maestra Premio Compartir 2000
Es necesario entablar una amistad verdadera entre los números y los alumnos, presentando las matemáticas como parte importante de sus vidas.