Usted está aquí

Siempre conectados

A través de términos como multitudes inteligentes y flashmobs, Steve Wheeler presenta el impacto de la tecnología e Internet en la educación y en las prácticas socioculturales. 

Noviembre 6, 2019

En el año 2002, Howard Rheingold (2002) creó el término 'multitudes inteligentes' para describir a las personas que trabajan de manera colectiva e inteligente hacia un objetivo en común sin necesariamente haberse cumplido. A diferencia de sus contrapartes más salvajes, las multitudes inteligentes tienden a actuar de manera ingeniosa y con un propósito.

Son seres distribuidos (Curtis, 2004) que llevan dispositivos con una inmensa potencia de computación y capacidad de telecomunicaciones, lo que les permite colaborar de formas que antes eran inconcebibles.

La rapidez de su capacidad comunicativa, la ubicuidad y la persistencia de su compromiso (siempre están conectados) dentro de las multitudes inteligentes les permite realizar hazañas colectivas de imaginación, cooperación, comercio y explotación del poder mental, más allá de lo que la humanidad haya logrado hasta ahora.

Esto puede parecer un elogio, pero en realidad las multitudes inteligentes son la vanguardia de un influyente movimiento social que se acelerará en los próximos años y, en última instancia, cambiará radicalmente la cara de la educación.

Las multitudes inteligentes pueden actuar para el bien público, por ejemplo, donde los conductores usan sus teléfonos móviles para informar un accidente de tránsito a una estación de radio local. También pueden actuar de manera establecida para fines más nefastos, como los pasajeros de tranvías o autobuses que envían mensajes de texto a sus amigos para advertirles sobre la ubicación de los inspectores de boletos. Algunas actividades de la mafia inteligente pueden no tener sentido para todos, excepto para aquellos que participan en el proceso.

En los últimos años, se ha observado un nuevo fenómeno social, particularmente en las zonas urbanas, conocido como 'flashmobs' (multitud relámpago). Estos grandes grupos de personas, que de repente se reúnen en un lugar público, realizan alguna actividad sin sentido durante un período de tiempo y luego desaparecen con la misma rapidez. El baile de T-Mobile fue un ejemplo de este fenómeno y hay muchos más ejemplos. Los flashmobs casi siempre están coordinados por una o más personas a través de mensajes de texto masivos, correos electrónicos u otros métodos de transmisión de información.

Los flashmobs dirigidos por la tecnología se han reunido ocasionalmente con fines políticos en momentos de disturbios civiles en Rumania y China, pero en general su propósito está mal definido. Los flashmobs se han explicado como un ejemplo clásico de la necesidad innata de que las personas pertenezcan a un grupo, conozcan el conocimiento interno y puedan participar en lo que está ‘sucediendo’.

Rheingold también identifica una 'tribu pulgar' que consiste principalmente en aquellos jóvenes dentro de la sociedad que parecen estar constantemente conectados con el resto de su tribu y que usan 'señalización con un pulgar' a través del texto para comunicarse. Pertenecen a la tribu más grande de los 'siempre conectados' que son identificables por su aparente dependencia a la tecnología de telecomunicaciones móviles. Se identifican claramente no solo por los medios a través de los cuales se comunican, sino también por la manera en que se construye esta comunicación, es decir, su vocabulario.

El texto de SMS está limitado por 160 caracteres. Para ahorrar dinero, los usuarios han desarrollado una forma reducida de lenguaje compuesto por letras, números y símbolos. Conocido como 'texto comprimido' (Carrington, 2005), esta forma de lenguaje clandestino cambia la morfología del idioma que se utiliza, con poca o ninguna pérdida de semántica para aquellos que son miembros del clan. Sin embargo, para aquellos fuera del clan, el enviar mensajes de texto puede presentar un enigma desconcertante.

 

Traducción: Catalina Morera

Contenido publicado originalmente en el blog de Steve Wheeler bajo licencia Creative Commons

 


Imagen Hugh Han on Unsplash

Escrito por
Consultor de innovaciones en el aprendizaje y ex Profesor asociado de Tecnologías de aprendizaje en el Instituto de educación de Plymouth.
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Irma María Arévalo González
Gran Maestro Premio Compartir 2002
Ofrezco a cada uno de los alumnos un lápiz mágico y los invito a escribir su propia historia enmarcada en los cuentos y leyendas de su cultura indígena.