Usted está aquí

¿Sirve el Blockchain o la cadena de bloques en la educación?

Este nuevo sistema de transacciones podría ser útil para el estudiante y para para la institución educativa. Conozca por qué.

Abril 18, 2018

Aunque en su origen, blockchain no era más que la tecnología detrás de Bitcoin, cada vez se hace más evidente la amplia variedad de aplicaciones que puede llegar a tener y esto incluye la educación.

Se debe a que los mismos principios de blockchain que garantizan transacciones financieras, pueden garantizar la confianza de cualquier transferencia de valor social o económico, sin necesidad de una estructura central (escuela, universidad, empresa o portal) que actúe como tercero en la verificación y validación de las transacciones.

Lo que por una parte ofrece una fluidez mejorada y una tasa de transacción más alta, por otra elimina los problemas o interrupciones asociados con la autoridad central y supone una reducción significativa de los costes.

Por lo anterior, el blockchain tiene la capacidad de revolucionar la forma en que trabajan los estudiantes, profesores, empleados y sistemas administrativos de las academias. De manera que, por este medio será posible verificar la información al momento, crear estructuras para el manejo de una gran cantidad de datos e incluso puede llegar a facilitar los pagos de algunas instituciones.

¿Cómo se haría?

El emisor del certificado crea un archivo digital que contiene la información básica como el nombre del destinatario, el nombre del emisor, una fecha de emisión, etc. Firma el contenido del certificado utilizando una clave privada, a la que sólo tiene acceso él, como centro emisor, y anexa esa firma al propio certificado, lo que asegura que la certificación no puede ser alterada por alguien una vez ha sido emitida.

A continuación, se emite el certificado mediante la creación de una transacción en blockchain que indica que emitimos un cierto certificado a cierta persona en una cierta fecha. Los certificados digitales quedan así registrados en la cadena de bloques y el sistema permite verificar a quién se emitió un certificado, por quién, y validar el contenido del propio certificado.

La base del modelo es la comunidad de blockchain, que es mucho más escalable y capaz de manejar la complejidad de una sociedad hiperconectada en donde el volumen de interacciones se está multiplicando a tal velocidad, que hacen imposible, sin unos costes prohibitivos, garantizar la seguridad y la integridad del sistema de una forma centralizada.

Es por ello que el  Blockchain, como tecnología fundacional, tiene el potencial para ofrecer a las instituciones una infraestructura de confianza permanente e inviolable, para certificar, compartir y verificar y mantener un registro completo de los logros educativos a lo largo de nuestra vida. Haciendo posible que sea posible compartir abiertamente las credenciales de forma selectiva y segura.

Que no solo sería realmente útil para el estudiante al facilitar el acceso a información de valor que permite perfilar para un trabajo o realizar algún tipo de proceso sin el riesgo de que se haga un uso indebido de ella sino también para la institución al ahorrar tiempo en procesos innecesarios y costos.

Algunos de los usos que tiene en esta área son:

  • Registro de estudiantes
  • Almacenaje de contenido académico: Tesis y trabajos investigativos.
  • Archivo de certificaciones y títulos
  • Gestión de micro - credenciales
  • Publicación y acreditación de módulos educativos: permitiendo que el aprendizaje sea mesurable y registrable

Y aunque Blockchain como tecnología fundamental tiene el potencial de crear internet del valor y sentar nuevas bases para nuestros sistemas económicos y sociales, al igual que ha ocurrido con internet, su adopción llevará décadas.

Es pues de esperar, que el proceso de adopción del blockchain en el sector educativo sea gradual y constante, no repentino, se irá consolidando a medida que vayan cobrando impulso las transformaciones tecnológicas e institucionales necesarias para desarrollar su potencial.

Sin embargo, no es imposible y un ejemplo de ello es Sony Global Education, que ha desarrollado una nueva plataforma educativa en colaboración con IBM que utiliza blockchain para asegurar y compartir los registros de los estudiantes, mientras que Learning Machine, una startup de software de 10 años de edad, ha colaborado con MIT Media Lab para lanzar los Blockcerts, conjunto de herramientas, que proporciona una infraestructura abierta para las credenciales académicas en el blockchain.

Así, es claro que a medida que se adapten las políticas de cada país se verá reflejado en el sistema educativo y en este tipo de innovaciones.


Imagen Designed by Freepik

Escrito por
Estudiante de Lenguas Modernas con énfasis en comunicación organizacional y Tics. Manejo del idioma inglés, italiano y francés. Practicante en la Fundación Compartir.
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Diego Fernando Barragán Giraldo
Gran Maestro Premio Compartir 2004
Invitó a sus estudiantes a armar pieza por pieza un rompecabezas mental cuya imagen final dejaba ver la realidad del país.