Usted está aquí

Sobre ciudadanía

Hace muchos años me enamoraron de un concepto maravilloso en la construcción de mejor país desde la escuela por medio de la Competencias Ciudadanas.

Junio 15, 2016

Hace muchos años me enamoraron de un concepto maravilloso en la construcción de mejor país desde la escuela por medio de la Competencias Ciudadanas, ese conjunto de habilidades cognitivas, emocionales y comunicativas que deben ser desarrollar desde pequeños por los individuos, que, al ser bien articuladas, van a beneficiar e impactar positivamente en el buen vivir con los demás y, sobre todo, para motivando el actuar constructivamente en la sociedad.

Los que empezamos a trabaja con estas competencias buscábamos que nuestros estudiantes lograrán pensar más por sí mismos, tomarán decisiones discernidas y reflexionadas para resolver sus dilemas, encontraran la forma justa de solucionar diferencias y sobretodo que valoraran el sentido de lo público, nuestras responsabilidades y la búsqueda del bien común.

Pero infortunadamente, los esfuerzos de muchos docentes y organizaciones, no lograron su total objetivo y ganó esa vieja premisa de que lo nuevo no siempre reemplaza a lo viejo, apropiándose muy poco esa ecología que integra a los nuevos medios, los procesos de enseñanza-aprendizaje, la participación y las dinámicas pedagógicas con el quehacer diario de la escuela.

Y eso se evidencia en el poco interés que se ve de nuestros jóvenes en los asuntos de ciudad, de política, la ligereza con la que se cae en el fanatismo ideológico, la violencia como instrumento de solución, el poco sentido de pertenencia y de cuidado de lo público y la poca simpatía a eso que denominan identidad. Es poco lo que se conoce de la historia del lugar donde se vive, es mucha la historia sesgada que se interpreta, de lo bueno y lo malo, las fortalezas y debilidades del municipio, el departamento y el país nunca se hace un verdadero ejercicio de reflexión y ciudadanía.

Muchos adultos no han querido entender que no basta con saber qué significan los colores de la bandera, ni quién escribió el himno o las perversas interpretaciones de cada cual de las leyes y que es importante que el ciudadano esté al tanto de lo que pasa en el mundo porque debe tener conciencia de la globalidad.

Es por esto que la escuela debe preparar a los jóvenes en estar informados y ser analíticos, que no tengan problema en compartir sus conocimientos con los demás y sobre todo en tomar acciones en la transformación que sirva a la comunidad. Deben estar pendientes, alertas y preparados para el buen uso de los mecanismos de participación que existen: colegio, empresa, conjunto residencial, etc.

Pero lo más importante es que aprendan a velar por el bien público y de lo público. Sus conocimientos, su posibilidad de participar, de rebelarse ante las arbitrariedades, lo motivan a buscar siempre que prime el bien público sobre lo particular.

Es por esto que es fundamental rescatar lo que más se pueda de esas competencias y que dejemos bobadas como la de muchos “indignados” porque a unos niños los invitaron a limpiar el Transmilenio… Como si cuidar y limpiar lo público no fuera obligación de todos.

¡Bastante hace falta!

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Bloguero invitado
Promedio: 2.3 (4 votos)
Estadísticas: .
Jaqueline Cruz Huertas
Gran Maestra Premio Compartir 2000
Es necesario entablar una amistad verdadera entre los números y los alumnos, presentando las matemáticas como parte importante de sus vidas.