Usted está aquí

Solo saliendo de la zona de confort nos reinventamos

En este artículos, una profesora de artes plásticas nos da 9 consideraciones para los docentes que aún están comenzando en el mundo de las clases virtuales.

Abril 22, 2021

Soy profesora de artes plásticas con casi 30 años de experiencia en docencia, moviéndome por los diferentes niveles, desde kínder 3 hasta 11 y sus énfasis. Años de experiencia, estudios y continuas actualizaciones me permitían sentirme como pez en el agua frente a las planeaciones de currículo, de mi área y de las mismas clases.

De un día para otro cambió totalmente el panorama. Un diminuto virus nos mandó para la casa y nos sacó de la zona de confort.

Soy parte de un colegio privado femenino que muchos consideran privilegiado y, aunque si puede haber mas recursos que, de alguna manera facilitan el camino, el reto sigue siendo el mismo para todos: cómo seguir entregando a nuestros niños una educación de calidad a pesar de cualquier circunstancia. Tuvimos que hacer uso de la palabra de moda y “reinventarnos”.

Viendo un año hacia atrás, creo que es conveniente hacer un pare y ver qué pasó. Son varios puntos importantes que debimos tener en cuenta, y los expongo y enumero aquí a manera de consideraciones para los que aún están empezando a recorrer el camino.

  1. Primera consideración. Conocer a fondo las herramientas digitales, plataformas, programas, aplicaciones y todos los recursos posibles.
    Manejaba algunos, otros poco y muchos ni los conocía. El tiempo jugaba contra nosotros y en cuestión de dos días debíamos estar ya funcionando. Capacitaciones relámpago que daban la noción, mas no la experticia necesaria, hicieron que pasáramos horas conociendo las herramientas, viendo tutoriales, creando grupos de apoyo y de trabajo con los compañeros. A mi forma de ver esto es un punto clave, ya que no puedo dar lo que no tengo ni dar a conocer lo que no sé. De esto depende la fluidez en las clases, las diferentes maneras de trabajo con los niños e incluso de la evaluación. Recomiendo dedicarle tiempo a familiarizarse con las diferentes herramientas e inclusive las opciones que dan las extensiones de las plataformas y poco a poco ir explorando que es lo más conveniente para cada estilo de trabajo.
  2. Segunda consideración. Cómo, a través de una pantalla, voy a llegar a todas mis niñas.
    En la presencialidad somos muy buenos aplicando teorías, modelos pedagógicos, realizando adecuaciones. Ahora tocaba ingeniárselas a través de la pantalla. Sobre esto puedo decir que depende del área, de las necesidades puntuales de los niños. Lo que sí es muy cierto es que las instrucciones deben ser aún más claras y desmenuzadas que lo que se hace en presencialidad. Hay que hacer uso de la paciencia y todo el amor, y tener presente que la docencia es vocación. Si para mí no es fácil estar de este lado de la pantalla, para mis niñas tampoco es fácil estar del otro lado.
  3. Tercera consideración. Qué herramientas usar.
    Imposible de contestar, ya que todo depende de la edad de los niños, del área, de la actividad, del propósito, del tiempo. Solo puedo recomendar que sea sin complicaciones, dinámico y visual, y fácil de manejar para los niños.
  4. Cuarta consideración. Cómo mantener la atención de los niños.
    Es muy importante establecer reglas, bien sea institucionales o de clase respecto a: cómo pedir la palabra, manejo de micrófono, cámara encendida, entrega de trabajos, tiempos. Esto permite fluidez en la clase. Recomiendo pausas activas incluyendo ejercicios de ojos. Mecanismos para que todos participen.
  5. Quinta consideración Cómo evaluar.
    Aquí es importante revisar y reevaluar qué es lo verdaderamente relevante, ya que en virtualidad, por lo general, todo toma más tiempo que en presencialidad y, dependiendo de la plataforma, hay muchas formas de recepción de evidencia o de trabajo de formatos.
  6. Sexta consideración. Cómo hacer para que lleguen a clase con los materiales.
    Para algunas áreas es fácil ya que tienen libro, cuaderno, plataforma o materiales muy claros. En un área como la mía, en donde estaba acostumbrada a tener mucha variedad en el colegio, fue necesario volver a lo básico y tener siempre plan A, B, C y hasta D. Se requiere ser flexible, además no todas las circunstancias en las casas son iguales y no siempre dependen de los niños. Hay que buscar la forma de empoderarlas de su propio trabajo y ayudar a crear estrategias para que la clase fluya y todos puedan de una o de otra manera trabajar.
  7. Séptima consideración Quién acompaña en casa.
    Especialmente para los mas pequeños a veces están solos, a veces con papá o mamá, o un adulto. También para este acompañamiento debe haber pautas. Papás sobreprotectores que quieren intervenir en la clase o hacer el trabajo de los niños.
  8. Octava consideración. Casos puntuales.
    Generalmente tenemos en el salón de clase niños que requieren seguimiento, acompañamiento o manejo con pautas especiales en donde antes nos acercábamos y hablábamos uno a uno o teníamos observaciones para hacer en privado. Opciones: correos, quedarse después de clase cuando todos ya se hayan desconectado, buscar nuevos encuentros. Fundamental en estos casos trabajo en equipo con papás si es posible buscando estrategias y evitar exponer al niño frente al grupo.
  9. Novena consideración. Proyectos institucionales aplazados.
    En nuestra área de educación artística tenemos proyectos institucionales para destacar el proceso en cada una de las áreas que reunimos un año en la exposición de artes plásticas y al siguiente años festival artístico involucrando áreas de teatro, música coral e instrumental y danza.

El año pasado cambiamos formato para la exposición de artes plásticas: creamos una exposición con recorrido virtual con las evidencias de clase. Este año no vamos a dejar a las niñas sin el festival en el que aman participar. Hemos involucrado a padres que nos ayudarán con filmaciones en casa y estamos preparando desde ya el formato virtual.

Después de todo esto empezamos a manejar el nuevo sistema y volvieron a sacarnos de nuestra nueva zona de confort. Dando paso a diferentes escenarios.

Modelo de Virtualidad total que ya quedó ampliamente expuesto teniendo clases sincrónicas (pantalla en vivo) y asincrónicas, dejando trabajo para que los niños manejen su propia agenda o según horario, y enviando posteriormente el trabajo evitando sobreexposición a pantalla.

Modelo alternancia (modelo hibrido) con profesor presencial utilizando todos los protocolos de seguridad y viendo la necesidad de crear estrategias para que el sonido llegue adecuadamente a las casas y en el salón. Además, tener muy en cuenta normas en el salón y en virtualidad simultáneamente con el reto para el profesor de no descuidar ninguno de los dos escenarios. Hay que tener en cuenta que es de vital importancia especialmente con los más pequeños buscar estrategias para que con los continuos cambios de escenario se puedan mantener rutinas y poder seguir trabajando en la adquisición de hábitos.

Modelo alternancia (modelo hibrido) con profesor virtual siguiendo lo mismo del modelo anterior y adicionando un profesor o auxiliar docente que conecte y acompañe los niños en la clase.

Estos cambios no dependen de la institución sino de la evolución de la pandemia y los riesgos de cada persona, por lo tanto aún no sabemos qué sigue, ni cuántos cambios más tendremos. 

Todo hasta el momento es incierto y puede nuevamente cambiar de un día para otro. Lo que sí está claro es que no volverá a ser igual y que de todo esto tenemos que aprovechar y sacar lo mejor, las nuevas estrategias y, sobre todo, fortalecer nuestra creatividad y resiliencia. Solo así lograremos sacar adelante cada cambio o sobrepasar cada obstáculo que se presente.

Trabajamos más, si es cierto, pero lo hemos logrado. No nos desgastemos en quejas. Al contrario, sigamos aprendiendo, aprovechando y enfrentando los cambios que trae cada día. Sigamos creciendo y reinventándonos por la educación de nuestros niños.

 


Imagen freepik.es

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Artista. Profesora de artes plásticas en el Colegio Santa Francisca Romana de Bogotá, Colombia.
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Gustavo González Palencia
Gran Maestro Premio Compartir 2008
ogré incentivar en niños y jóvenes el gusto por la música y la ejecución de instrumentos musicales.