Usted está aquí

¿Son los malos hábitos de votación iniciados desde las instituciones educativas?

Del por qué es necesario incentivar hábitos correctos de votación desde el colegio.

Febrero 22, 2018

El gobierno escolar es la base de los futuros votantes de la sociedad, dado que es una de las primeras experiencias que se tienen como ciudadanos participativos que están formando conciencia de su entorno para cambiarlo.

Al ampliar la visión que tienen, se dan cuenta de que son parte de otros colectivos aparte del inmediato (familia) para contribuir a su comunidad escolar y, luego, a la ciudad, el país o el mundo. Sin embargo, es bueno cuestionarse si son malos los hábitos de votación iniciados desde el colegio.

El gobierno escolar es una forma de organización democrática en la cual se invita a los miembros de una comunidad escolar a participar en la elección de los candidatos para la dirección de la institución, por medio de su voto.

Ahora, esta experiencia fundamental de derechos y deberes va a ser la primera oportunidad que tendrán los estudiantes para vivir la democracia participativa, construir hábitos como ciudadanos consientes de la importancia de sus actos y realizar la votación acorde a ello.

Para tomar una decisión justificada es preciso informarse acerca de los problemas, propuestas y candidatos; reflexionar sobre las propuestas, formas de acción y metas, saber soportar y argumentar las propuestas selectas y decidir por quien se va a votar finalizando todo en el sufragio.

Acorde a esto, es pertinente cuestionarse sobre la forma en que funciona la democracia en las instituciones educativas, dado que muchas veces, los estudiantes que son candidatos a ocupar cargos de representación suelen tomar una posición populista en cambio de tener propuestas realistas que contribuyan al desarrollo de la institución o que sean benéficas para la comunidad.  

Lo anterior se verá reflejado en el futuro en la forma de votar después sin conocimiento de lo que propone el candidato por parte de algunos ciudadanos y en las estrategias que vemos actualmente de muchos políticos en sus campañas electorales.

Así se hace primordial el papel de los maestros y la comunidad educativa en la ruptura de paradigmas que permitan fomentar en los estudiantes una conciencia firme sobre su voto y la responsabilidad que implica esto para construir la cultura de una verdadera democracia participativa.

De esta forma, estaremos permitiendo una comunidad llena de futuros mediadores, investigadores, emprendedores con argumentos y una capacidad de deliberación, sentido de identidad, comunicadores y pensadores críticos. Claras bases de una sociedad no manipulable y con proyecciones establecidas. 

Escrito por
Estudiante de Lenguas Modernas con énfasis en comunicación organizacional y Tics. Manejo del idioma inglés, italiano y francés. Practicante en la Fundación Compartir.
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Laura María Pineda
Gran Maestra Premio Compartir 1999
Dar alas a las palabras para que se desplieguen por la oración y vuelen a través de los textos para que los estudiantes comprendan la libertad del lenguaje.