Usted está aquí

Tendencias educativas en Educación Superior

En educación, la tecnología digital está desplazando rápidamente la convencional, situación que amerita cambios de paradigmas en la educación universitaria, en los próximos dos años.

Julio 20, 2017

En educación, la tecnología digital está desplazando rápidamente la convencional, situación que amerita  cambios de paradigmas en la educación universitaria, en los próximos dos años. El objetivo del artículo es analizar dos tendencias del informe Horizon Report (2016) Edición Educación Superior, clave en el corto plazo para adoptar nuevas tecnologías en la educación superior: 1. Crecimiento del enfoque sobre la mediación del aprendizaje.  2. Incremento de diseños de aprendizaje mixto o híbrido.

La primera tendencia dejan un mensaje a consideración de Universidades, Docentes e Investigadores, acciones que se deben ejecutar para el corto plazo; tales como realizar un  diagnóstico de cuántas, cuáles, qué utilidad  se le está dando a las herramientas tecnológicas desde la pedagogía activa, para la medición y documentación de la preparación académica, el progreso del aprendizaje, la adquisición de habilidades, y otras necesidades educativas de los estudiantes, como preámbulo de la calidad universitaria y de la implementación de nuevas tecnologías.

Este estudio debe iniciar desde la filosofía institucional, para verificar si el estudiante que se quiere formar, encuentra en el espacio de interacción; aula presencial o virtual, contenidos, actividades, modelos educativos, metodologías y medios tecnológicos digitales que permiten mediar el proceso enseñanza aprendizaje y si se contribuye a la sociedad del conocimiento. También, conocer si las tecnologías digitales están contribuyendo a la formación del estudiante que se desea entregar a la sociedad.

Urge romper paradigmas, pasar del pizarrón a la tecnología digital, conectar en red a los estudiantes alrededor de temas específicos que requieren construcciones colectivas e interactivas, recibiendo feedback de sus docentes y compañeros. Combinar datos e imágenes, visualizar la información, mediante tecnologías híbridas. Aprovechar herramientas digitales como las que proporciona la WEB 2.0 o 3.0, para conectar a los estudiantes con los objetivos de aprendizajes.

La tendencia invita a que algunas carreras pueden realizar cursos cortos en red, con simuladores y gamificadores para permitir que no solo los estudiantes del curso o semestre estudien y apropien, sino otras personas a quienes el tema sea de interés. Esto permite recoger datos de la cantidad, rendimiento y participación de los estudiantes, que se forman en línea. En la medida que estas experiencias se amplíen, es necesario estructurar políticas que permitan proteger los datos de los estudiantes para darle un carácter de privacidad cuando sea necesario como buenas prácticas.

Se tiene como modelo de esta iniciativa en Canadá Higher Education Quality Council of Ontario Learning Outcomes Assessment Consortium, que dentro de sus buenas practicas viene implementando herramientas digitales como los portafolios y tablas de análisis que miden el éxito de los estudiantes a nivel institucional para promover el aprendizaje automático lo que permite realizar feedback profundizando en habilidades y competencias de los estudiantes.

Estos cursos se pueden ver y compartir a través de dispositivos móviles, y retroalimentar la calidad, en el tiempo del estudiante, con alcances y comentarios de mejora. Acciones que demandan en algunos casos la protección de información y datos. De igual manera, es importante administrar la información privada de los estudiantes. Es ético darle un manejo especial, respetando la privacidad de lo que se evalúe, comente, proceso que debe ser transparente. Sin embargo, no siempre una información de datos debe ser pública, como el caso de historiales de estudiantes.

La segunda tendencia es inspiradora, deja abierta la invitación para que las universidades tengan más programas de formación en línea, con estructuras y enfoques híbridos, lo que significa fomentar el aprendizaje independiente y colaborativo con mayores canales de comunicación entre estudiantes y profesores. Esto nuevas formas, permiten que el docente tenga información del alumno, el avance del aprendizaje y el éxito, colocando la educación más allá del límite de cuatro paredes. Esto es lo que se conoce como aula invertida, con opciones múltiples que van desde participar en un foro de discusión, resolver problemas con la pedagogía activa y recibir retroalimentación en línea.

Un ejemplo vivo de esta hibridación es la universidad de Massachusetts, quien hizo una apuesta de cinco años y durante los tres primeros años con el método tradicional, no se logró lo que en dos años se pudo con el enfoque invertido NMC (2016). La forma hibrida permitió mayor contenido, participación efectiva, aprendizaje activo, generando un aumento del 12% en puntuaciones de exámenes frente a las clases tradicionales. Lo mismo se observa, quizás en menor proporción cuando hay integración en las maestrías medidas por las TIC, como el caso nuestro.

Queda la motivación para innovar estas pedagogías, impulsar desde la escuela y la universidad pública local, estos nuevos formatos, con el diseño de cursos híbridos, amparados en políticas institucionales que fomenten la enseñanza a través de la tecnología, profundizando en los aprendizajes, con tutoriales y pruebas interactivas, como el modelo que sigue la Universidad de Sunshine Coast, que tiene estructurada una estrategia de aprendizaje basadas en tecnología híbridas, de cursos cortos donde el interesado lo termine en su tiempo y luego de finalizado, obtiene una certificación en línea. Cursos de este tipo, también se ofrece a docentes para tener profesionales mejor preparados como inversión tecnológica de aprendizaje. Estas acciones implementadas, hacen las mejores escuelas y universidades del mundo, que hoy sobresalen en educación formal y no formal como el caso de las universidades australianas, cuya política es usar e incorporar componentes online en los cursos que crean, no sin antes medir su calidad.

En conclusión, se puede desarrollar un aprendizaje que evalúe, implique la autogestión del conocimiento con métodos de enseñanza-aprendizaje basados en evidencia, mediante el uso de modelos de analíticas, juegos, simulaciones y aplicaciones móviles, como el uso de las Rubricas.  Y el aprendizaje recíproco en pequeños grupos de 4 o 5 personas, denominados “comunidades efímeras” como lo expresa (Sloep, 2009); porque guardan relación con una cuestión concreta, y efímeras, porque su actividad finaliza una vez resuelto el problema.

Estas nuevas tendencias están generando otras formas de desarrollar la educación universitaria y tal como lo expresa Pardo (2016), en los 10 verbos de las tendencias de adopción de nuevas tecnologías, urge rediseñar espacios de aprendizaje, técnicas de aprendizajes más profundas, para formar estudiantes creadores y autogestionadores de su aprendizaje, generar autonomía, solución de problemas, y toma de decisiones, lo que permitirá evaluar el desarrollo y comportamiento cognitivo, éxitos, mejoras y fracasos. Hibridar facilitaría que universidades, profesores y directores de programas profesionales, trabajen unidos para mejorar contenidos, espacios y recursos de aprendizaje como alternativas para potenciar un aprendizaje independiente, colaborativo que implique mejoras en la comunicación entre pares y estos con los docentes con apropiación e inclusión de las TIC.

 

Bibliografía

NMC. Horizon Reporte. Edición educación superior (2016, p. 16-17). Crecimiento del enfoque sobre la mediación del aprendizaje. Tendencia a corto plazo: avance en la adopción de nuevas tecnologías en la educación superior en los próximos uno o dos años. Programa EDUCAUSE Learning Initiative (ELI).

Pardo, H. (2016). Los 10 verbos inevitables del post-digitalismo. Pedagogías desde el futuro. En: digitalismo.com

Sloep, P.  Berlanga, A. (2011).Redes de aprendizaje y aprendizaje en Red. Revista científica de educomunicaciones No. 37. Holanda.

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Estudiante de Maestría de Pedagogía de las TIC de la Universidad de La Guajira
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Laura María Pineda
Gran Maestra Premio Compartir 1999
Dar alas a las palabras para que se desplieguen por la oración y vuelen a través de los textos para que los estudiantes comprendan la libertad del lenguaje.