Usted está aquí

¿Trabajar desde casa se siente como si trabajaras todo el tiempo? Esto es lo que tienes que hacer

Consejos útiles para llevar mejor el trabajar desde casa.

Noviembre 6, 2020

Una de las cosas más interesantes que ha sucedido en el 2020 ha sido la forma en la que el COVID-19 ha forzado a muchos de nosotros a trabajar desde casa. Si volviesemos en el tiempo al primero de enero, la mayoría de las compañías habrían dicho que trabajar desde casa y gestionar los equipos de forma remota era demasiado complicado.

Sin embargo, para el 1 de agosto más del 50 por ciento de los llamados trabajadores de conocimiento continúan trabajando desde casa. Por lo que cada día, los dirigentes de las compañías se dan cuenta de que sus empleados no van a volver a la oficina por voluntad propia.

Trabajar de forma remota funciona. Resulta que el verdadero desafío es evitar que la gente trabaje demasiado y ayudarles a combatir el desgaste que podría convertir una ganancia de productividad a corto plazo en una pérdida a largo plazo.

Soy un psicólogo organizacional que ha estudiado las empresas que se destacan en el trabajo remoto por casi una década; también he trabajado de manera remota a tiempo completo durante más de la mitad de mis 15 años de trayectoria profesional.  Por lo que he aprendido mucho acerca de cómo evitar el agotamiento basado en la investigación y mi propia experiencia.

Aquí te explico cuatro maneras de manejar el agotamiento generado por trabajar desde casa.

1. Fija horarios “laborales” 

Hubo un tiempo en el que había verdaderos beneficios al trabajar en un mundo donde todos estaban juntos en horarios fijos y era poco lo que se podía lograr fuera de ese tiempo. Eso fue así hasta que todo el mundo tuvo un teléfono inteligente y configuró su correo electrónico corporativo en él. Pero mientras la tecnología puede haber erosionado esos límites, los trabajadores más productivos desarrollaron la disciplina para traerlos de vuelta.

Así que si quieres evitar trabajar demasiado, necesitas desarrollar un programa concreto de cuándo estás trabajando y cuándo no. Aunque puede ser que necesites la flexibilidad de construir grandes descansos en él, esa no es una razón para desechar la idea de construir un horario y atenerse a él. Sin un horario establecido, ¿qué te impide tener una idea en medio de ver una película en sus horas libres y encender su computadora portátil para trabajar en ella?

En su lugar, capta la idea para que puedas volver a ella cuando tu oficina "abra" al día siguiente. Es posible que sigas recibiendo notificaciones fuera de tu horario de trabajo, pero al tener una rutina establecida es más probable que los deje pasar y responda durante su próximo día de trabajo. Asegúrate de que todos los miembros de tu equipo conozcan tus horas de trabajo y que sepas todos sus horarios para que también puedas respetar su tiempo.

2. Desarrollar un ritual post-trabajo

Además de fijar las horas establecidas, puedes crear un ritual para señalar que es hora de terminar el día. Esto podría ser limpiar tu buzón de correo electrónico (¡buena suerte con eso!) o programar en tu calendario cuando vas a abordar tus tareas pendientes.

O podría ser decir una frase o afirmación especial. Mi amigo, el brillante escritor Cal Newport, tiene una grandiosa. Al final de cada día de trabajo, revisa su lista de tareas y su agenda para las próximas dos semanas para asegurarse de que tiene un plan para cumplir cada tarea. Luego apaga su computadora y pronuncia estas palabras mágicas: "Programar el apagado... completo".

Para Newport, la frase está vinculada a una regla mental. Explica: "Después de pronunciar la frase mágica, si me viene a la mente una preocupación relacionada con el trabajo, siempre la respondo con el siguiente proceso de pensamiento": 'He dicho la frase de terminación. No habría dicho esta frase si no hubiera revisado todas mis tareas, mi calendario y mi plan semanal, y decidido que todo estaba capturado y yo estaba al tanto de todo. Por lo tanto, no hay necesidad de preocuparse".

Esa paz mental es en última instancia el punto de un ritual después del trabajo, aunque suene tan tonto como el mantra de Newport. Con el tiempo, he desarrollado mi propio ritual para después del trabajo. De hecho, es mi siguiente sugerencia.

3. Cambiar los dispositivos cuando se cambia de modo

Para mi primer trabajo real después de la universidad, me dieron un portátil de la empresa. Era lento y pesado, y siempre había rumores sobre cómo nos "vigilaban" a través de programas nefastos. Pero como todavía tenía mi laptop de la universidad, la usaba para todas mis tareas personales. Y descubrí que tener que cambiar de dispositivo al final del día no era una carga; era una bendición.

Todavía mantengo esa bendición con mis dispositivos móviles. Tengo un Smartphone con correos electrónicos y aplicaciones relacionadas con el trabajo instaladas y una tableta que sólo tiene medios sociales y de entretenimiento personales cargados.

Mi ritual después del trabajo es subir a la estación de carga de nuestra familia y cambiar mis aparatos. Siempre puedo volver al trabajo volviendo a cambiar mis aparatos de trabajo, pero tener que entrar en otra habitación crea la cantidad justa de fricción para evitar que lo haga (la mayoría de las veces).

Si trabajas desde tu computadora personal y no quieres una segunda, entonces considera la posibilidad de configurar un nombre de usuario diferente en el sistema operativo. Entonces simplemente cierra la sesión de Tú@trabajo y entra en Tú@notrabajo.

4. Sal y distráete.

Cuando tomes descansos, ya sea durante la jornada laboral o en horas no laborables, asegúrate de tomarte el tiempo necesario para salir a los espacios verdes que tengas cerca. Las investigaciones han demostrado sistemáticamente que el descanso más reparador que puedes hacer es un descanso en la naturaleza; no sólo te hace sentir más restaurado, sino también más feliz. Puede ser acercarse a los árboles, plantas o cualquier cuerpo de agua, esto tiene un poderoso efecto en la capacidad de nuestra mente para descansar.

Aunque dar un paseo al aire libre puede parecer lo contrario de lo que quieres hacer cuando estás cansado u ocupado, un rápido paseo por tu vecindario, parque o patio te hará sentir mucho mejor que tirarte al sofá y ver un episodio de Friends por séptima vez.

Si todavía no me crees, está bien. Un estudio demostró que la gente subestima sistemáticamente lo feliz que sería después de dar un paseo rápido por cualquier entorno natural cercano. La próxima vez que sientas que tu nivel de estrés sube o que tu energía se agota, no tomes otra taza de café. Toma unos minutos de aire fresco.

Ya sea que adoptes estas prácticas específicas en tu rutina o desarrolles las tuyas propias con el mismo espíritu, hay una cosa importante que quiero que recuerdes. Consejos como estos se tratan de establecer límites y saber cuándo es suficiente y es hora de que vuelvas a centrarte en otros elementos de tu vida.

Trabajar desde casa hace que sea muy fácil que el trabajo se convierta en tu vida - conozco muy bien esa tentación. Pero el tiempo fuera del trabajo hará que tu trabajo sea mejor y desenchufar deliberadamente puede ser la cosa más productiva que puedes hacer por ti mismo.

Contenido publicado originalmente en la página de TED Ideas bajo licencia Creative Commons.

 

Traducción realizada por: Paula Andrea Beltrán Garzón

 


Imagen Bench Accounting on Unsplash

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Psicólogo organizacional y autor de cinco libros
No hay votos aun
Estadísticas: .
Carlos Enrique Sánchez Santamaria
Gran Maestro Premio Compartir 2011
Con el apoyo de las tecnologías logré que los estudiantes convirtieran el pasado de exclusión que vivió éste municipio lazareto en un pretexto para investigar, conocer la historia y conectarnos con el mundo.