Usted está aquí

Transformando mis prácticas pedagógicas

Relato de cómo el curso de una maestría en Educación por un grupo de docentes de Magangué, Bolívar, contribuye a renovar la mirada sobre el proceso de aprendizaje.

Abril 6, 2017

*Este escrito es producto del taller de sistematización de experiencias realizado por Compartir Palabra Maestra en la Universidad de Cartagena el sábado 4 de marzo de 2017.

Doy gracias a Dios por hacer parte de los maestrantes elegidos de la Institución Educativa Comunal de Versalles, de Magangué, Bolívar. Gratitud que me compromete a hacer visible en mi aula de clase lo aprendido durante este periodo formativo.

Antes me sentía triste con mis estudiantes, porque uno va con ganas de impartir las clases de forma amena muy motivada y se encontraba con estudiantes con poca atención y mal comportamiento. Ahora, pienso en ellos con una mirada diferente, que puedo aportar en su transformación académica, personal y social. Me intereso más en sus vidas personales, analizando el porqué de su comportamiento y su desinterés por el estudio y del porqué de la falta de acompañamiento de los padres de familia en el proceso de enseñanza- aprendizaje.

En conversación con mis otros doce colegas maestrantes reconocimos que la anterior situación era una generalidad en nuestra institución, lo cual nos llevó a investigar las diferentes problemáticas que presentaban nuestros estudiantes. Es así que nace el macro proyecto Institucional para el Fortalecimiento de la Calidad de la Educación y el Mejoramiento de los Desempeños de los Estudiantes en la Institución Educativa Comunal de Versalles alimentado por tres sub proyectos. Por mi parte, participo del sub proyecto “Implementación de Estrategias Motivacionales para el Fomento de los Aprendizajes de los Estudiantes de Básica en las áreas de Ciencias Naturales grado 5° y Matemática grado 6°.

Con este proyecto he realizado encuestas, charlas a estudiantes, docentes y familias que me han permitido fortalecer el aprendizaje. He notado que los padres de familia que antes eran apáticos, se han integrado más en la formación integral de sus hijos y están participando a las reuniones o a cualquier llamada que se le haga.

Cuando iniciamos el proceso de investigación, el grupo de docentes y coordinadores estaban reacios, pero en el transcurrir del proceso de investigación, se han dado cuenta que los estudiantes han mejorado y esto ha permitido que se motiven y participen activamente en el proceso, implementando también las estrategias en sus grupos y en su actuar como docente.

Desde que inicie el proceso de la maestría, con lo aprendido me he dado cuenta de la oportunidad de revisar mi rol como docente, lo cual me ha llevado a transformar mis prácticas pedagógicas. Ser docente no es solamente para dictar clases, sino que es ante todo es un orientador, un guía.

Ahora veo a mis educandos de una forma diferente y que puedo contribuir positivamente a su crecimiento académico, personal y social, acciones que he logrado por medio de charlas sobre el proyecto de vida, practicando y fortaleciendo los valores a los estudiantes y acudientes, logrando un ambiente agradable, realizando clases motivadoras, practicas, innovadoras, creativas, trabajos grupales donde cada uno desarrolle un rol determinado, dándoles a entender que el hombre es un ser social y por esto debemos ayudarnos mutuamente debido a que todos no aprendemos al mismo ritmo.

Finalmente, mi nueva postura sobre el aprendizaje contribuye a la formación de estudiantes más críticos, analíticos, creativos, innovadores y que a pesar de las problemáticas sociales y dificultades que se presentan a diario podemos seguir adelante con el apoyo de la comunidad educativa.

Escrito por
Licenciada en educación básica primaria
Promedio: 1.5 (2 votos)
Estadísticas: .
María Del Rosario Cubides Reyes
Gran Maestra Premio Compartir 2006
Desarrollé una fórmula química que permitió a los alumnos combinar los elementos claves para fundir la ciencia con su vida cotidiana sin confundir los enlaces para su futuro.