Usted está aquí

Una escuela sin barreras

Se plantea la urgente necesidad de realizar cambios estructurales en la escuela, con puertas abiertas a la innovación y la tecnología, sin las limitaciones de horarios ni currículos obligatorios.

Julio 24, 2017

Avanza siglo XXI, la humanidad ha cambiado trascendentalmente las formas de comunicación y de información, hemos pasado del marconigrama al twitter, habitamos un planeta interconectado y en redes que generan un alto volumen de interacciones sociales, laborales y profesionales con proyección mundial. En contraste, encontramos una escuela tradicional y conservadora que se resiste al cambio e insiste en mantener el paradigma de siglos pasados, soportada en un sistema  educativo que ha estandarizar lo que deben aprender los estudiantes y como lo aprenden.

No, obstante, la comunidad académica reacciona y presentan alternativa como El Reporte Horizonte del NMC/CoSN: Edición 2016 K-12 del Pre-escolar al Grado 12, un documento que nace de una alianza para investigar de forma colaborativa entre The New Media Consortium y
The Consortium for School Networking, y examina las tecnologías emergentes tanto por su impacto potencial como por su uso en los procesos de enseñanza, aprendizaje e indagación creativa en las escuelas, allí se ha puesto de manifiesto la necesidad de repensar la escuela, como una tendencia mundial a largo plazo.

En ese sentido, se plantea la urgente necesidad de realizar cambios estructurales a  forma como se opera la escuela, ello implica recrear una escuela que tenga como centro al estudiante, con puertas abiertas a la innovación y la tecnología, sin las limitaciones de horarios, ni currículos obligatorios o notas para aprobar o desaprobar cursos, con aulas presenciales o virtuales según las necesidades de los aprendices. “Los líderes escolares están concientizándose de que es contra intuitivo para el estudiante moderno estar sentado todo el día en filas de escritorios y estudiando temas dispares uno tras otro…”

Siendo futurista, me atrevo afirmar que se gesta toda una renovación escolar, los cambios en el sistema educativo ya comienzan avizorarse, a la par la escuela y sustancialmente el imperioso  cambio en el rol del docente.

En esos términos, es ineludible que el maestro trabaje en sus propias competencias digitales de cara a los reto de la escuela del futuro, “las competencias fundamentales comprenderán la capacidad tanto para desarrollar métodos innovadores de utilización de TIC en el mejoramiento del entorno de aprendizaje, como para estimular la adquisición de nociones básicas en TIC, profundizar el conocimiento y generarlo”. (UNESCO, 2008).

Ahora bien, el reporte Horizonte nos habla que “La implementación de nuevos modelos de educación a escala necesita del suficiente liderazgo y redes de soporte”, siendo ésta la tendencia, es obligado pensar en un establecimiento escolar sustentado en las redes, con acceso remoto, llegando a surgir una escuela sin barreras, cuyo fin no sea llenar un individuo de conocimientos sino formarlo para la vida, con las habilidades necesarias para asumir los diversos roles y los empleos venidero, de esa misma manera lo plantea (Pardo: 2014) en OpportunityValley, “Con la creciente expansión de los espacios híbridos y virtuales, el destino profesional está más condicionado por el talento y la red de la que se forma parte, que por el lugar donde se ha nacido o el título universitario que se posee”.

A manera de conclusión, se puede decir la suerte está echada. ¡Estamos llamados todos a repensar una escuela sin barreras!

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Maestrante en Pedagogía de las TIC en la Universidad de La Guajira.
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Irma María Arévalo González
Gran Maestro Premio Compartir 2002
Ofrezco a cada uno de los alumnos un lápiz mágico y los invito a escribir su propia historia enmarcada en los cuentos y leyendas de su cultura indígena.