Usted está aquí

¿Y qué con el asunto de la creatividad?

La inteligencia juega un papel importante en la creatividad, ya que permite generar ideas, redefinir problemas y buscar ideas que funcionen.

Mayo 22, 2020

El realizar un recorrido por la historia de una persona enfocándose en su desarrollo creativo, éste se emprende no sólo con tener en cuenta la creatividad como un aspecto básico, sino que incluye muchos otros; iniciando desde su carga genética la cual le brinda información al cuerpo físico, así mismo aspectos que se van construyendo progresivamente desde el contexto más próximo, como lo son; el tipo de creencias establecidas desde la familia, el enfoque educativo en el cual estuvo inmerso, sus tendencias políticas, ideologías, situación socio económica y demás aspectos que determina su funcionalidad, las cuales hacen parte del entorno sociocultural y éste a la vez geográfico, conformando un todo.

Sin embargo y teniendo presente que muchos pensadores han sido asertivos frente a sus predicciones sobre el comportamiento humano, se hace necesario entonces articularlo con los procesos introspectivos y de abstracción que realizan las personas a partir del mundo que le rodea, lo que le permite desarrollar sus habilidades cognitivas, que resultan de gran importancia en el desarrollo equitativo de las capacidades físicas, intelectuales, emocionales y creativas; en esta medida el desarrollo está en continua transformación posibilitando la generación de diferentes herramientas para poder enfrentarse a las situaciones que se evidencian en la vida cotidiana.

Ahora bien, el desarrollo en general y puntualmente para la creatividad sería el resultado de la interacción con su entorno: las estructuras sociales cambiantes a las que pertenece, la cultura, las creencias, el medio ambiente, información genética, la tecnología y los medios de comunicación. Aquí el ser humano es miembro de un sistema viviente; de esta manera se da cuenta que no es sólo observar lo que le rodea, es necesario ser consciente del conocimiento que posee en sí mismo, para luego actuar (poseer un rol).

Desde aquí la construcción de creatividad la veo marcada por una toma de decisiones, que ahora son mucho más conscientes gracias a todas las transformaciones que he ido atravesado a lo largo del camino, sin embargo, en muchas ocasiones sin las herramientas adecuadas para enfrentarme con entereza suficiente para llegar a cumplir las metas que realmente me interesaba.

En este sentido planteo esta balanza como la posibilidad de generar conciencia, ubicando creencias que en algún momento me detuvieron y el cómo gracias a ubicarlas ahora hago lo máximo que puedo para deconstruirlas y transformar mi realidad.

Tabla 1. Balanza creativa

Por otra parte, se debe tener en cuenta que por el tipo de sociedad en la cual estamos inmersos se han creado paradigmas como: la religión, la economía, la política, la ciencia y la educación entre otros, los cuales han pretendido llevar el control sobre las personas, definiendo qué puede estar bien o mal; por lo tanto se requiere generar de manera satisfactoria y positiva una respuesta a las necesidades de cada cual, partiendo desde la primera infancia, permitiendo que se desarrollen aptitudes como: la confianza, la autonomía, la imaginación y la creatividad necesarias para que en la edad adulta podamos adaptarnos al cambio de manera saludable.

Adicional a lo anterior y con el objetivo de darle forma conceptual al desarrollo creativo se retoman varios autores y sus posturas.

Se retoma el texto: “La anatomía de la creatividad” en donde se plantea cómo la creatividad, es algo innato en el ser humano y está asociado con su integralidad, texto en donde se ubica la importancia de propiciar en los seres humanos el incremento de actitudes como: el instinto, el inconformismo, la motivación, la perseverancia y la autoestima, articuladas con aptitudes como: sensibilidad y perspectiva, la detección de problemas, delimitación y su análisis, herramientas claves que fortalecen todos los aspectos del ser.

Ahora bien, la inteligencia juega un papel importante en la creatividad, ya que permite generar ideas, redefinir problemas y buscar ideas que funcionen. Una de las teorías de la inteligencia que nos permite estructurar la solución de problemas es la teoría triárquica que se divide en: la parte sintética, la analítica y la práctica, además del pensamiento divergente, en el cual también se le da prioridad a Gardner (1997), quien señaló que nuestra cultura había definido la inteligencia de manera muy estrecha y propuso en su libro "Estructuras de la mente" la existencia de por lo menos siete inteligencias básicas:

  • Inteligencia lingüística: La capacidad de usar las palabras de modo efectivo, ubicando tanto el hablar como el escribir, incluye la habilidad de manipular la sintaxis o estructura del lenguaje, la fonética o los sonidos del lenguaje, la semántica o significados del lenguaje y la división pragmática o los usos prácticos.
  • Inteligencia lógico-matemática: La habilidad de usar los números de manera efectiva y de razonar adecuadamente (pensamiento vertical).
  • Inteligencia espacial: La capacidad para percibir de manera exacta el mundo visual-espacial y de ejecutar transformaciones sobre esas percepciones (decorador, artistas, etc.).
  • Inteligencia corporal-kinética: La destreza para usar el cuerpo para expresar ideas y sentimientos y facilidad en el uso de las propias manos para producir o transformar cosas.
  • Inteligencia musical: La capacidad de percibir, discriminar, transformar y expresar las formas musicales.
  • Inteligencia interpersonal: la capacidad de percibir y establecer distinciones entre los estados de ánimo, las intenciones, las motivaciones y los sentimientos de otras personas.
  • Inteligencia intrapersonal: El conocimiento de sí mismo y la habilidad para adaptar las propias maneras de actuar a partir de ese conocimiento.

Por otra parte, otros autores mencionan otras inteligencias, elevando su número a 8, 9 o más. Así aparecen inteligencias referidas a la naturaleza, la sexualidad, el humor, la intuición, etc. Después de la descripción de las inteligencias y de sus fundamentos teóricos, existen ciertos aspectos que conviene destacar:

  • Cada persona posee varios tipos de inteligencias.
  • La mayoría de las personas puede desarrollar cada inteligencia hasta un nivel adecuado de competencia.
  • Las inteligencias por lo general trabajan juntas de manera compleja, o sea, siempre interactúan entre sí y para realizar la mayoría de las tareas se precisan todas las inteligencias, aunque en niveles diferentes.
  • Existen múltiples maneras de ser inteligentes en cada categoría.

Al asumir esta perspectiva más amplia y pragmática el concepto de inteligencia empezó a perder su mística y se convirtió en un concepto funcional que podía verse y evaluarse de distintas maneras en las personas. En realidad, pueden mencionarse más inteligencias, tantas como habilidades puedan encontrarse, pero corremos el riesgo de terminar haciendo una complicada elaboración intelectual pasando todo por el pensamiento de la clasificación.

Por esto, la operación mental del pensamiento divergente, en la cual Edward De Bono (1973), acuñó el término "Pensamiento Lateral" para diferenciarlo del pensamiento lógico que él llamó vertical. Bono encuentra en el pensamiento lógico (fundamentalmente hipotético deductivo) una gran limitación de posibilidades cuando se trata de buscar soluciones a problemas nuevos que necesitan nuevas ideas.

"La mente tiende a crear modelos fijos de conceptos, lo que limitará el uso de la nueva información disponible a menos que se disponga de algún medio de reestructurar los modelos ya existentes, actualizándolos objetivamente con nuevos datos" (De Bono, 1973, p.3)

El pensamiento lateral actúa liberando la mente del efecto polarizador de las viejas ideas y estimulando las nuevas y lo hace a través de la perspicacia, la creatividad y el ingenio, procesos mentales con los que está íntimamente unido. En lugar de esperar que estas tres características se manifiesten de manera espontánea, propone el uso del pensamiento lateral de manera consciente y deliberada, como una técnica.

Este autor sostiene que la mente opera creando modelos con los conocimientos adquiridos para su uso posterior, estos modelos se guardan en ellas según patrones similares a los de los llamados sistemas auto organizados, de tal manera que cuando los modelos se han establecido forman una especie de código, la ventaja de esta forma de organización reside en que para su uso en vez de precisarse la totalidad de la información almacenada, basta con los datos codificados para proceder a su identificación, de manera análoga a como se extrae un libro en una biblioteca a partir de la simple mención de su número codificado.

Ahora bien, estos modelos cambian sucesivamente a través del desarrollo de las experiencias, percepciones y conocimientos que adquiere el ser humano a lo largo de su vida y que se activan en función a la memoria. La información que llega a nuestro cerebro se plasma en las células nerviosas organizándose de acuerdo con los patrones o modelos predominantes en ese momento y estos tienden a hacerse más profundos y permanentes en función a su uso o a la carencia de nuevos modelos.

Esta forma de organización de la mente es muy eficaz para tratar la gran cantidad de información, pero a su vez comporta ciertas desventajas. Aunque permite un rápido acceso a la información y a los modelos, es difícil conseguir una reestructuración de los modelos ante información nueva. Aplicando el pensamiento vertical o lógico buscamos ante todo el correcto encadenamiento de las ideas para llegar a conclusiones, aplicando el pensamiento lateral buscamos ante todo conclusiones y nuevos caminos que nos lleven a ellas incluso llegando a la creación de nuevos modelos o cambio de paradigmas.

Así, para De Bono (1973), el pensamiento lateral tiene como fin la creación de ideas nuevas y estas son los grandes factores de cambio y progreso en todos los campos desde la ciencia y el arte, a la política y la felicidad personal.

Sustenta además el autor que el pensamiento paralelo es posible de desarrollar tan igual como se desarrolla el pensamiento lógico o el matemático, a través del uso constante y sistemático de ciertas técnicas, aplicándolos a la solución de problemas de la vida diaria y profesional, en vez de esperar simplemente que la perspicacia y la creatividad se manifiesten por sí mismas, propone el empleo del pensamiento lateral de manera consciente y deliberada.

El pensamiento divergente se puede hacer equivalente al pensamiento creativo el cual maneja cuatro características importantes que son: fluidez, flexibilidad, originalidad y elaboración.

La primera característica se refiere a la capacidad de generar una cantidad considerable de ideas o respuestas a planteamientos establecidos; en este caso se busca que las personas puedan utilizar el pensamiento divergente, con la intención de que tenga más de una opción a su problema, no siempre la primera respuesta es la mejor y nosotros estamos acostumbrados a quedarnos con la primera idea que se nos ocurre, sin ponernos a pensar si realmente será la mejor.

La segunda considera manejar alternativas en diferentes campos o categorías de respuesta, es voltear la cabeza para otro lado buscando una visión más amplia, o diferente a la que siempre se ha visto.

En tercer lugar, encuentro la originalidad, que es el aspecto más característico de la creatividad y que implica pensar en ideas que nunca a nadie se le han ocurrido o visualizar los problemas de manera diferente; lo que trae como consecuencia poder encontrar respuestas innovadoras a los problemas.

Una característica importante en el pensamiento creativo es la elaboración, ya que a partir de su utilización es como ha avanzado más la industria, la ciencia y las artes. Consiste en añadir elementos o detalles a ideas que ya existen, modificando alguno de sus atributos.

Es significativo tener en cuenta que la creatividad juega un papel fundamental, en el momento de dar soluciones a las problemáticas presentadas; lo que se busca es que los elementos y recursos que le ostenta la creatividad sea complejizados en el proceso.

Uno de los planteamientos más interesantes para conceptualizar y desarrollar la creatividad es el proyectado por Robert Sternberg y Tood Lubart quienes consideran que la confluencia de seis recursos hace posible ver a la creatividad como algo terrenal y no como un estado inalcanzable. Estos recursos son: la inteligencia, el conocimiento, los estilos de pensamiento, la personalidad, la motivación y el contexto medio ambiental. Es obvio que para estos autores la creatividad es una situación compleja en donde interactúan estos seis recursos:

El conocimiento, para ser creativos: es necesario tener conocimiento del área en donde se está buscando la idea creativa, es fundamental poseer conocimiento formal e informal de nuestro campo, esto significa que si queremos innovar por lo menos debemos conocer qué es lo que existe como antecedentes, ya que da la posibilidad de hacer propuestas serias y funcionales, permite que una persona centre su atención en generar ideas innovadoras y no pierda tiempo en cuestiones básicas. La creatividad propicia las ideas originales que surgen, en muchas ocasiones, el establecer nuevas relaciones con ideas existentes, transformar la información establecida o añadiendo detalles a situaciones conocidas.

Los estilos de pensamiento son importantes en la medida en que podamos identificar cuál de ellos es el que más elementos aporta al desarrollo de la creatividad, cuál de ellos tenemos que incorporar con mayor frecuencia.

Por otra parte, existen otros estilos de pensamiento analizados por Sternberg y Lubart que tienen que ver con la forma de organizar las ideas por parte de las personas; estos son el estilo monárquico, el jerárquico, el oligárquico y el anárquico.

Estas diversas maneras de organización del pensamiento son las más comunes. En el caso de la creatividad el estilo monárquico es el que aparece con mayor frecuencia en los sujetos altamente creativos como: Picasso, Freud, Einstein, entre otros; quienes se caracterizan por ser enérgicos, prefieren terminar una tarea antes de iniciar otra, les gusta dedicar todo el tiempo a un solo proyecto sin distraerse.

El entorno y la creatividad son dos elementos unidos por una relación estrecha. El entorno debe presentar problemáticas que motiven al trabajo creativo; esto significa que los entornos adversos son requeridos para generar ideas creativas, pero requerimos entornos retadores y alentadores del pensamiento creativo, con condiciones que permitan florecer y crecer las ideas creativas, que no las aniquilen antes de madurar.

Después de este breve recorrido conceptual alrededor de la creatividad concluiría con la premisa que se convierte en la necesidad de constituir entornos provocadores de la expresión creativa, en todos los escenarios de la vida del ser humano, ya que contextos abiertos a la opinión de todos, con consignas claras y ambiciosas generarán ideas diferentes. Nadie puede negar la importancia del contexto en el desarrollo de la creatividad y desde luego aquí la familia, la escuela y la sociedad en general deben variar para lograr incorporar el desarrollo de la creatividad en todos los escenarios posibles.

Referencias Bibliográficas

  • Ausbel ; Novak & Hanesian . (1983). Psicología educativa un punto de vista cognitivo. México: Trillas editores.
  • Autorealización humanista. (2011). Teoría motivacional de A. Maslow. Obtenido de http://autorrealizacionhumanista.blogspot.com.co/2011/01/teoria-motivaci...
  • Bono,E. (1973). Siete Sombreros para pensar. España: Editorial La Isla.
  • Bordignon,N. (2005). El desarrollo psicosocial de Eric Erikson. El diagrama exigentico del adulto. Revista Lasallista de investigación, 6(8),21-29.
  • Castillero,C. (2015). La teoría triárquica de la inteligencia de Sternberg. Obtenido de https://psicologiaymente.net/inteligencia/teoria-triarquica-inteligencia...
  • Gardner, H. (1997). Estructuras de la mente. La teoría de las inteligencias múltiples. Bogotá: Fondo de cultura económica.
  • Llorenc Guilera. (2011). Anatomía de la creatividad. España: Fundit.
  • Sternberg & Lubart. (1997). La creatividad en una cultura conformista. México: Ediciones Paidós.

 


Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Licenciada en psicología y pedagogía. Especialista en desarrollo humano con énfasis en procesos afectivos y creatividad. Máster en educación inclusiva e interculturalidad.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Jesús Samuel Orozco Tróchez