Usted está aquí

Didáctica de la controversialidad: los derechos humanos

Existen algunas pautas didácticas generales que los autores han identificado para promover discusiones y abordar temas controversiales. Entre estas se pueden mencionar las que siguen.

Febrero 10, 2018

En primer lugar, se sugiere que el docente cree un clima favorable al diálogo y a la discusión, estable­ciendo una situación que no sea amenazante para la exposición de ideas divergentes y que los educandos opinen libremente, sin sentir que serán censurados por sus intervenciones.

Adicionalmente, se sugiere que el profesor motive a sus educandos a que cuen­ten cuáles han sido las conversaciones que, según el parecer de ellos\ellas, han sido las más y las menos sa­tisfactorias y que fundamenten sus respuestas.

Con el fin de responder a esta pregunta, se puede emplear un video que ilustre ciertas conversaciones y pedir que las analicen. Se recomienda que se trate de un video relacionado con algún contenido programático de su disciplina.

Fijar las reglas al inicio de la actividad

Muy al inicio de una actividad, el docente, conjunta­mente con los estudiantes, debe fijar las reglas y las normas de comportamiento de cada uno\una de los participantes, incluyendo las que debe observar tam­bién el profesor. Reglas y comportamientos que han de ser recordadas permanentemente y ser expresadas en términos muy concretos. Entre éstas se proponen las siguientes:

  • Acordar cómo los participantes se referirán los unos a los otros\ otras
  • Decidir cómo se controlará el tiempo de intervención
  • Establecer los criterios para evitar las interrupciones
  • Designar al estudiante que monitoreará la discusión
  • Recordar a los participantes que deben escuchar muy atentamente los argumentos de los otros\ otras, con altura de miras
  • Pedir que se esclarezcan algunos argumentos no comprensibles que se han empleado
  • Desafiar los argumentos de los otros\otras, pero hacerlo con evidencias y con un racionamiento lógico apropiado, criticando las ideas o posiciones y no a las personas
  • Estar dispuesto a cambiar los argumentos propios, si los otros\otras demuestran que tienes errores en tu razonamiento o en el uso de las evidencias
  • Referirse a argumentos con los que se está de acuerdo, pero solo repetirlos, si no se tiene algo nuevo que agregar, dando así tiempo para que otros\otras intervengan
  •  Evitar el sarcasmo y la ridiculización, tratando de respetar lo que otros\otras opinan, aun si sus ideas difieren de las propias. Es decir, no se debe, por motivo alguno, permitir usar un lenguaje inapropiado: insultos, amenazas, expresiones sexistas, racistas o comentarios homofóbicos (Oxfam, 2006).

Referencia:

Oxfam. (2006). Global citizenship guides: Teaching controversial issues. Recuperado de: http://www.oxfam.org.uk/publications

Título tomado del libro: Controversia en el aula. Herramientas y técnicas para profesores de todas las áreas. Autor: Abraham Magendzo. pp.91-93

Texto tomado de la página web de la Editorial Magisterio

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Escrito por
Profesor de Estado en Educación.
Promedio: 4.5 (2 votos)
Estadísticas: .
Carlos Enrique Sánchez Santamaria
Gran Maestro Premio Compartir 2011
Con el apoyo de las tecnologías logré que los estudiantes convirtieran el pasado de exclusión que vivió éste municipio lazareto en un pretexto para investigar, conocer la historia y conectarnos con el mundo.