Usted está aquí

El aprendizaje en la era ‘YouTube’

Consumo y producción de conocimiento en una de las vitrinas más grandes del mundo

Mayo 11, 2016

Al explorar un poco la historia de YouTube, es claro que el potencial de esta herramienta fue desarrollado por la gran masa de usuarios que hoy tiene. Con creatividad, esfuerzo e ingenio, muchos han podido sacar el mayor provecho de esta red de video, en principio contemplada bajo una premisa mucho más simplista: la de compartir contenidos.

Hacia el año 2005, esta red de streaming de videos apenas empezaba. Probablemente, sus fundadores pensaron esta herramienta como un medio compartir contenidos más particulares, como videos personales de cada uno de los internautas para familiares o amigos que estuvieran a la distancia. Pero fue cuestión de tiempo y en menos de un año, los usuarios tomaron el asunto en sus propias manos: la revolución YouTube estaba apenas despegando.

Ya para el 2006 el éxito de YouTube era innegable y la red se convirtió en un estandarte a la hora de generar contenidos. Fueron sus usuarios quienes exploraron otras posibilidades más allá de la cotidianidad, ya que la naturaleza de YouTube facilita generar y compartir contenidos de una manera barata e ilimitada.

En primer lugar, los contenidos en YouTube tienen una independencia creativa total de parte de sus creadores. Esta es una particularidad que quizás no se había visto para ese entonces y que motivó a la producción de contenidos de todo tipo. En segundo lugar, YouTube es una herramienta que permite darse a conocer globalmente a un costo muy bajo, casi nulo. Y, en tercer lugar, los usuarios pueden interactuar libremente con quienes producen contenido, lo que, si bien puede generar conflicto, cambió por completo las interacciones con los medios. ¿Cuántas veces alguien no le gritó a la pantalla del televisor para que su personaje favorito de una serie no hiciera algo? ¿Cuántas veces alguien no deseó escribirle a un presentador o personaje famoso su opinión? Con YouTube, la interactividad está a la orden del día.

¿Quiénes empezaron a aprovechar YouTube?

Es difícil rastrear el primer Youtuber o al primer caso de éxito de esta red, porque historias de este estilo las hay por montón en diversos ejes temáticos. Lo cierto es que, gracias a las características inherentes a YouTube ya mencionadas, se dio una revolución de contenidos generada a partir de la filosofía de la Web 2.0. Redes sociales como YouTube, Facebook, Twitter e inclusive MySpace (que en paz descanse) dieron el control a los usuarios, tanto a la hora de producir contenidos como de opinar sobre los mismos. Con medios tradicionales como la televisión, revistas o periódicos la relación no fue jamás tan horizontal. El consumidor de contenidos ya no tenía un rol solo pasivo.

Un ejemplo de ello se vio en el área de la música. Artistas de todos los géneros encontraron en YouTube un aliado incondicional para darse a conocer y demostrar su talento, a pesar de la imposibilidad para acceder a las grandes casas disqueras. Internet les dio la oportunidad a muchos de ‘testear’ el éxito de sus canciones con usuarios comunes y corrientes que seguían sus videos posteados en condiciones ‘caseras’, pero que no impedían apreciar su música. Este fenómeno también estuvo apoyado por la efectividad de otras redes para talentos independientes, como la fallecida MySpace. La cantante inglesa Lily Allen por ejemplo, encontró su éxito musical a través de su masa de adeptos quienes en el 2006 la catapultaron a la fama con su canción “Smile”. De la misma manera, el canadiense Justin Bieber fue ‘descubierto’ en 2007 por un ejecutivo de una disquera gracias a algunos de sus videos de YouTube [1]. De ahí en adelante el medio musical ha usado a YouTube como una herramienta de promoción y difusión ya que hasta los más célebres realizan sus lanzamientos a través de esta red.

Por supuesto, el éxito de YouTube no es solo beneficioso para cantantes y bandas musicales. Del mismo modo, otras ocupaciones vieron potencial en otro segmento antes inalcanzable: la enseñanza de distintas habilidades. Antes de YouTube, compartir un talento se hacía de otra manera. Si, por ejemplo, una joven deseaba aprender más sobre cómo maquillarse o cómo ejercitarse en casa, las soluciones eran más que todo presenciales. Libros, revistas o clases particulares, eran algunos de los ejemplos.

Los usuarios encontraron en YouTube una red exitosa para difundir y recibir conocimiento. Una de las partes más interesantes de estos videos, es que cualquiera puede compartir y consultar el material. Asimismo, es también una plataforma de promoción de servicios, por ejemplo, entrenadores personales pueden hacer videos con ejercicios o dietas recomendadas para tener más contactos y clientes.

A esto se le suma que existen mecanismos para generar ingresos con base en las reproducciones de cada uno de los videos. Evidentemente, YouTube es ahora mismo algo más que una red social y es el modo de vida de muchos.

YouTube y la docencia

Como ya se mencionó, el potencial educativo de YouTube es enorme. Existen tutoriales de todo tipo de contenidos y los docentes pueden encontrar en este material recursos para apoyar y dinamizar sus clases. También, la opción de crear nuevos recursos está abierta. Es importante además buscar que los videos tengan una narrativa coherente y cierto dinamismo. Si bien en sus inicios, los videos caseros se realizaban a bajo costo y con un estilo particularmente ‘artesanal’, el acceso a más herramientas de producción y edición de video han hecho que la competencia se base también en una estética audiovisual apropiada con un mensaje bien construido. Aunque esta no es una limitante para dejar de producir videos, es un camino recomendado para conseguir más ‘seguidores’. Los maestros tienen en YouTube un aliado y explorar esta herramienta les podría permitir acercarse a sus estudiantes de una manera divertida. Un tono más fresco que puede generar además una mayor identificación en sus pupilos. Vale la pena explorar estas posibilidades.

 

http://www.nytimes.com/2010/01/03/fashion/03bieber.html

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Comunicadora social y periodista
No hay votos aun
Estadísticas: .
Irma María Arévalo González
Gran Maestro Premio Compartir 2002
Ofrezco a cada uno de los alumnos un lápiz mágico y los invito a escribir su propia historia enmarcada en los cuentos y leyendas de su cultura indígena.