Usted está aquí

El aula vacía

Una reciente película producida por el BID con reconocidos directores de cine aborda el tema de la deserción escolar en América Latina y pone el dedo en la llaga para que la sociedad reaccione y se concientice que el problema es de todos y afecta nuestro propio futuro.

Abril 17, 2015

El tema educativo ha ido ganando poco a poco interés y espacio en noticieros, emisoras, portales, redes sociales; pero resulta particularmente interesante referir que aporta buenos argumentos para el cine. Este es el caso de diez reconocidos directores latinoamericanos que cuentan historias sobre los obstáculos que causan el abandono escolar: unos lo abordan desde la falta de motivación, otros desde el miedo, la discapacidad o la violencia.

La reciente película “El aula vacía” producida por el BID hace parte de su estrategia de vincular a los ciudadanos latinoamericanos para mejorar el sistema educativo y aumentar el número de graduados de la educación secundaria en la región. Una manera creativa de señalar a la sociedad un problema de gran complejidad y con ello movilizar su conciencia para propiciar cambios en el sistema.

Diez reconocidos directores latinoamericanos cuentan distintas historias sobre los obstáculos que causan el abandono escolar: unos lo abordan desde la falta de motivación, otros desde el miedo, la discapacidad o la violencia.

Uno de los directores que hace parte de esta producción es el colombiano Carlos Gaviria y su corto relata la historia de dos jóvenes el día en que son reclutados para formar parte de grupos armados: uno de ellos es incorporado por la guerrilla y el otro por los paramilitares. Aborda el tema de la deserción escolar desde el conflicto armado en Colombia: retrata cómo en zonas de conflicto se hace tan difícil impartir una educación de calidad porque la escuela está en medio de la guerra, los profesores amenazados o en peligro, e igualmente muestra cómo el desplazamiento de las familias que huyen del campo a la ciudad para evitar el reclutamiento de sus hijos, son condenadas a una situación de extrema pobreza y de falta de oportunidades que a la par evidencia la débil presencia del Estado.

Historias de vida que nos acercan a lo que ha representado la guerra para las regiones, en el caso colombiano. Iniciativas como ésta nos remite a la pasada Cumbre Mundial de Arte y Cultura para la Paz en Colombia en la que se discutió el papel del arte en la construcción de paz y que por su puesto incluyó el tema de la educación. Allí se habló del potencial transformador de la educación, pero también de la necesidad de afectar la organización social para que sea más solidaria, menos desigual y violenta.

Esta es una muestra de qué el arte y en este caso el cine puede ser una herramienta ideal para entender, denunciar y descubrir oportunidades de cambio y con ello afectar las causas profundas de la inequidad en América Latina.

*Video tomado de: youtube
www.graduatexxi.org

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Escrito por
Licenciada en Educación, Magíster en Investigación Educativa
Promedio: 5 (3 votos)
Estadísticas: .
Hoguer Alfredo Cruz Bueno
Gran Maestro Premio Compartir 2009
Logré vincular el aula y la comunidad rural a través de expediciones que marchaban tras la huella de la cultura local en tertulias de lectura que se convirtieron en lugares de encuentro entre los padres, los hijos, los textos y la escuela.