Usted está aquí

El dilema de la privacidad contemporánea

Los recientes hechos en el país ponen de nuevo en debate el tema de la privacidad versus la tecnología.

Febrero 29, 2016

Nunca había sido tan fácil espiar y ser espiado. Con el apabullante número de conexiones a internet, dispositivos móviles, tabletas y gadgets de todo tipo, ese viejo fenómeno llamado privacidad parece ser una cosa del pasado. Pareciera hoy que gracias a las redes sociales, lo que no se postea es como si no existiera. En cada uno de nuestros posts validamos el amor, las aventuras y desenfrenos de nuestra vida misma y cada vez más, la esfera de lo íntimo se vuelve más rara y difícil de mantener.

Es por ello que el concepto de intimidad se torna confuso hoy en día, y es difícil saber qué debería estar en lo privado y qué no. Sobre todo cuando se trata de personajes reconocidos o acontecimientos relacionados con la realidad nacional.

Un ejemplo del dilema de la privacidad vs. La tecnología se puede ver en los hechos recientes con respecto al video publicado por La FM y la controversial salida de su directora Vicky Dávila. Con muchos opinando a favor y en contra, quedó un vacío si esta acción en efecto se trata de un hecho legítimo o si en efecto, atentó contra la ética periodística. El video muestra una conversación homosexual que para muchos, pertenece a la intimidad de dos adultos y que no merecía este tipo de exposición. Para otros, es la prueba reina de un escándalo de corrupción y prostitución al interior de la Policía Nacional. Sin importar cuál sea la postura, lo que si es cierto es que dentro del material audiovisual hay poco contexto y es factible pensar en muchas explicaciones.  

Las escuelas de periodismo están ante una era revolucionaria, donde cuentan con más herramientas que nunca pero a su vez, esto implica tener mucho más cuidado con lo que divulgan y lo que exponen. Ninguna evidencia puede ser tomada a la ligera y a la hora de recopilar pruebas, estas deben ser grabadas con la autorización de los personajes implicados.

¿Qué tan ético es realizar este tipo de publicaciones? ¿Hizo bien la periodista en poner íntegramente sin tener en cuenta las consecuencias que tendría esta publicación para las familias de los implicados? ¿Se justifica destapar este tipo de videos en pro de exponer un escándalo policial de tan altas proporciones? Evidentemente, las dudas quedan en el aire y es difícil dar una respuesta definitiva, con una situación compleja que involucra tantas aristas.

Lo interesante del dilema es analizar cómo se enseña (o se enseñará) ética a partir de este momento en las escuelas de periodismo, con tantas herramientas a la mano que pueden fácilmente violar o no la esfera privada. Y saber también hasta qué punto vale la pena realizar dicha violación, sin medir las consecuencias de lo que puede ocurrir.  El tema se torna aún más delicado si tiene tintes sexuales, como el video publicado o como ha ocurrido en otros casos, por ejemplo con el sonado escándalo entre Mónica Lewinsky y el ex presidente Bill Clinton.

Las escuelas de periodismo están ante una era revolucionaria, donde cuentan con más herramientas que nunca pero a su vez, esto implica tener mucho más cuidado con lo que divulgan y lo que exponen. Ninguna evidencia puede ser tomada a la ligera y a la hora de recopilar pruebas, estas deben ser grabadas con la autorización de los personajes implicados. Al hacerlo fuera de este reglamento, el dilema ético empieza y la tecnología entra a participar en un oscuro debate.

En sí, la tecnología no es el enemigo de la privacidad. Son los profesionales y quienes manejan estas herramientas quienes conducen su uso. Y en las manos de las universidades y docentes está el explicar este concepto claramente, para evitar que se desdibuje.

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Comunicadora social y periodista
No hay votos aun
Estadísticas: .
Ángel Yesid Torres Bohórquez
Gran Maestro Premio Compartir 2014
Diseñando artefactos para resolver problemas de la vida cotidiana los estudiantes desarrollan su creatividad, su pensamiento tecnológico y aprenden el valor del trabajo en equipo.