Usted está aquí

El papel de la investigación en la consolidación de las innovaciones

Aquí el autor encuentra cinco posibles maneras que permiten a la investigación ayudar a consolidar y a expandir los horizontes de las innovaciones. 

Abril 7, 2018

En su obra El Príncipe (1513), Nicolás Maquiavelo explica la enorme dificultad que tenemos los seres humanos para transformar procesos que venían desarrollándose en una dirección y de una manera determinada. Con agudeza política concluye que los innovadores tienen enemigos en todo lado, ya que al innovar afectan los intereses de las personas que se beneficiaban del antiguo régimen. Esto, que es válido en múltiples terrenos, también lo es en educación. Quien intente transformar la escuela se enfrentará a fuertes resistencias por parte de diversos sectores que se han beneficiado del sistema escolar vigente.

Es por ello que, entre otros, en general la industria editorial, que alcanza la mayoría de utilidades económicas en tiempos muy breves a inicios de la temporada escolar, se resiste al cambio educativo. Lo mismo sucede con las iglesias, que han detentado un enorme poder ideológico y espiritual en el terreno educativo, ellas también suelen ser una fuerza que se resiste a los esfuerzos de quienes quieren construir escuelas laicas o crear políticas públicas para evitar la discriminación según el género de los estudiantes.

Pese a lo anterior, en estas breves líneas se analizarán otro tipo de dificultades a las que también se enfrentan las innovaciones pedagógicas: los obstáculos internos. La pelea que tiene que dar toda  innovación desde adentro, la lucha por seguir innovando, por aprehender de errores previos y reinventarse; la disputa por ampliar los horizontes.

Este ensayo se concentrará en el papel de la investigación en la consolidación de las innovaciones, reconociendo de antemano que existen otros y diversos factores internos, complejos, por enfrentar. Entre ellos, el conformar equipos de trabajo cohesionados y estables, problema en extremo difícil, ya que los docentes, padres, estudiantes y directivos que se vinculan a la innovación, necesariamente llegan con el paradigma de la transmisión de la información en la cabeza. Han sido formados en modelos pedagógicos tradicionales y tienden a reproducirlos en sus prácticas cotidianas.

También habría que pensar en la enorme soledad de un innovador que está explorando rutas completamente nuevas e intenta navegar por caminos inciertos; muy cercano al trajinar de un colono que está tumbando la selva y no sabe exactamente hacia dónde caminar, pero que confía en que la ruta tomada termine por ser la más adecuada.

De allí la fragilidad que suele acompañar los procesos de innovación. En este caso, ¿con quién hablar?; ¿con quién intercambiar  ideas,  si  se  están  explorando  temáticas,  procesos, didácticas o sistemas de evaluación hasta el momento desconocidos? Por espacio y tiempo, se dejan intencionalmente estos retos de lado para concentrarse en el papel de la investigación.

Consolidar un programa de seguimiento e investigación es una condición sine qua non para  desarrollar las  innovaciones. De lo contrario, lo más probable es que sean absorbidas en poco tiempo por  la  escuela  tradicional. Veamos el impacto potencial que tiene fortalecer un programa de investigación para que la innovación pedagógica se consolide.

Autor: Julián de Zubiría Samper

Lea el contenido completo en la la revista Educación y Ciudad del IDEP.

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Escrito por
Alianza Idep - Compartir
No hay votos aun
Estadísticas: .
Luis Miguel Bermúdez
Gran Maestro 2017
El mayor reto en educación es cambiar la mentalidad de toda una generación