Usted está aquí

El proceso de escritura

Con la rápida evolución del lenguaje y la comunicación, debemos considerar la forma como enseñamos alfabetización en las escuelas.

Septiembre 27, 2019

El lenguaje, como todas las formas de comunicación humana, tiende a evolucionar a medida que cada nueva generación lo utiliza. Se puede argumentar que el lenguaje fue la primera tecnología humana, un medio desarrollado por nuestros antepasados ​​para comunicarse dentro de las comunidades (Wheeler, 2015).

A medida que ha evolucionado, se ha desarrollado para abarcar todos los logros de nuestra historia humana. Nuestro léxico contiene palabras que describen casi todo lo que ha sucedido en el pasado, y desarrollamos continuamente palabras y expresiones que describen nuevos conceptos, ideas y eventos. El idioma es orgánico, sujeto a cambios en cualquier momento.

La forma en la que se transmite el lenguaje de una persona a otra es, en su forma más elemental, a través de la expresión verbal y no verbal. Cuando existe una distancia geográfica considerable entre dos interlocutores, se debe utilizar la tecnología para mediar las interacciones. Es en esta etapa cuando comenzamos a ver cambios marcados en la forma en que nos comunicamos a través del lenguaje. Nuevas expresiones comienzan a surgir a medida que el lenguaje está mediado por la tecnología. Por ejemplo, vemos el surgimiento de la textualidad, en todas sus posibles formas de expresión. La oralidad se convierte en alfabetización cuando el discurso directo se traduce en texto.

Como David Crystal ha señalado, la práctica de enviar mensajes de texto en teléfonos inteligentes y en otros formatos de telecomunicaciones ha generado métodos completamente nuevos de comunicación, donde las personas cambian la estructura y la apariencia de las palabras e incluso oraciones completas para acomodar las limitaciones y posibilidades de la tecnología. De hecho, según Crystal, las personas pueden convertirse en expertos en el juego del lenguaje, inventando muchas palabras y modismos nuevos, e ideando formas completamente nuevas de comunicarse a través del texto (Crystal, 2008).

Gunther Kress amplía la noción de alfabetización para abarcar la multimodalidad, los medios a través de los cuales las personas adaptan ampliamente su uso del texto y el habla a través del uso de múltiples nuevos medios y tecnologías digitales. Kress argumenta que los nuevos medios continuarán cambiando la forma en que nos comunicamos y que esto tendrá enormes implicaciones económicas, sociales, culturales y políticas (Kress, 2009).

Con la rápida evolución del lenguaje y la comunicación, debemos considerar la forma en que enseñamos alfabetización en las escuelas. Actualmente, todavía hay un énfasis en la enseñanza de la escritura cursiva (a mano) en la educación primaria (primaria), y con razón. Cada vez hay más investigaciones que sugieren que la escritura a mano puede mejorar nuestra capacidad de pensar y aprender mediante la toma de notas (ver, por ejemplo, Mueller y Oppenheimer, 2014). Sin embargo, los niños y los jóvenes tienden a escribir y escribir mucho más de lo que escriben a mano, y esta es una tendencia creciente (Deselle y Shane, 2018). Oppenheimer también aconsejó que la tecnología, como las computadoras portátiles, se considere neutral: puede ser una restricción para el pensamiento y el aprendizaje, o puede ser liberador, dependiendo de cómo lo use cada estudiante.

Quizás se reduce a esto: ¿Eres experto en escribir en un teclado o escribir a mano? ¿Qué puedes usar efectivamente para articular tus ideas? ¿Cuál ofrece la mayor provisionalidad (capacidad de cambiar, editar, agregar, eliminar, etc.)? ¿Y qué modo le permite capturar sus ideas más rápidamente? Claramente, hay otras preguntas que podríamos agregar, pero espero haber demostrado que la elección depende del individuo. La última pregunta es si la próxima generación de estudiantes elegirá escribir sus notas a mano, o usará la tecnología digital para tomar notas. Creo que será abrumadoramente la última opción.

Referencias

  • Crystal, D. (2008) Txting: The gr8 db8. Oxford: Oxford University Press.
  • Deselle, S. P. y Shane, P. A. (2018) Laptop versus Longhand Note Taking en un curso de doctorado profesional. Innovaciones en farmacia, 9 (3) 15. DOI: https://doi.org/10.24926/iip.v9i3.1392
  • Kress, G. (2009) Alfabetización en la nueva era de los medios. Oxford: Routledge.
  • Mueller, P. A. y Oppenheimer, D. M. (2014) El bolígrafo es más poderoso que el teclado: ventajas de la toma manual de notas sobre la computadora portátil. Psychological Science, 25 (6), 1159-1168.
  • Wheeler, S. (2015) Aprendiendo con 'e's: teoría y práctica educativa en la era digital. Carmarthen: Casa de la Corona.

 

Fuente: Steve Wheeler
Traducción: Catalina Morera Valbuena

Entrada publicada bajo una licencia Creative Commons.

 


Imagen rawpixel.com from Pexels

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Escrito por
Consultor de innovaciones en el aprendizaje y ex Profesor asociado de Tecnologías de aprendizaje en el Instituto de educación de Plymouth.
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Irma María Arévalo González
Gran Maestro Premio Compartir 2002
Ofrezco a cada uno de los alumnos un lápiz mágico y los invito a escribir su propia historia enmarcada en los cuentos y leyendas de su cultura indígena.