Usted está aquí

Experiencias pedagógicas, en onda con la ciencia

Por lo general muchas personas se asustan al escuchar palabras como investigación, ciencia y tecnología. 

Diciembre 26, 2017

Los cuatro años de edad, Albert Einstein tuvo una experiencia que lo marcó para toda la vida. Su padre le presentó el compás y entonces el pequeño no podía dejar de mirarlo, ni de pensar por qué la aguja se mantenía inmóvil a pesar de que el instrumento, en conjunto, estuviera rotando.

Muchos años después, ya convertido en un hombre y además en premio Nobel de física, conservaba la manía de plantearse dudas complicadas sólo para tener el placer de resolverlas. En Colombia, en una escuela semirural del municipio de La Calera, a las afueras de Bogotá, Alí Hassan Soto, un niño común y corriente, asiste a la escuela con el inmenso deseo de aprender para realizar las cosas que imagina, como el robot aquel que construiría con una importante función en la vida: ayudar a su mamá en las labores de la casa.

Por lo general, Alí habla sobre la naturaleza, los fósiles y el espacio pero la mayor parte del tiempo sólo hace preguntas. Por los planteles del país pasan muchos niños y niñas con el profundo deseo de explorar, conocer, comprender y transformar el mundo; en otras palabras, hacer realidad aquello que vive en sus fantasías.

El Instituto Colombiano para el Desarrollo de la Ciencia y la Tecnología (Colciencias) desde hace más de 10 años recoge experiencias y desarrolla diversos programas para fomentar el desarrollo de la ciencia en la población infantil y juvenil. ¿Por qué la luna camina cuando camino? ¿Los ciempiés sí tienen cien pies? ¿Por qué maúllan los gatos? ¿Cómo acabar con los piojos? son algunos de los interrogantes que permanecen durante algún tiempo en las mentes de los pequeños.

Y aunque pueden causarles dudas o temores, los acompañan en sus juegos y descubrimientos y son sus primeros pasos en el mundo de la investigación. El sueño de construir una verdadera cultura de la ciencia y tecnología es el motor que hoy en día mueve el trabajo del proyecto Ondas, una nueva experiencia apoyada por Colciencias.

Aunque en la actualidad se encuentra en fase de consolidación, desde el año 2001 viene extendiendo una invitación para formar parte de él a los planteles del país a través de las secretarías de educación departamentales.

Ondas parte del hecho de que los niños y los jóvenes son investigadores potenciales y cree fielmente que dentro de la escuela se pueden desarrollar procesos de investigación útiles a las mismas instituciones, a la comunidad y al país.

“Las posibilidades que tienen los alumnos para investigar dentro de la escuela aumentan en la medida en que se entiende a ésta como un lugar para la creación de conocimiento y no simplemente un espacio en donde se aprenden cosas que otros ya descubrieron”, dice Mónica Lozano coordinadora pedagógica del programa Ondas. EXPERIENCIAS PEDAGÓGICAS En onda con la ciencia Las señales Para llegar hasta Ondas, Colciencias recorrió un camino de experiencias pedagógicas que hoy le dan a este programa un sustento teórico pero ante todo vivencial.

Precisamente, una de las más cercanas a su formulación fue la que resultó de la unión de los proyectos Cucli y Pléyade para financiar propuestas científicas diseñadas y desarrolladas por niños y maestros. De la mano, adultos y chicos observaron, exploraron, curiosearon e investigaron sobre diversos aspectos de sus comunidades.

Desde diferentes lugares del país llegaron propuestas sobre los mitos y leyendas de La Calera, lo que hizo Simón Bolívar ‘El Libertador’ cuando pasó por el departamento del Atlántico, una investigación sobre las mulas de Marmato (Caldas) y proyectos sobre convivencia, huertas escolares y lombricultivos, entre otros. Cucli-Pléyade puso al descubierto elementos que dieron sustento al proyecto Ondas.

Algunos de ellos demostraron la precariedad de la cultura científica en las instituciones, la poca formación investigativa de los maestros de educación básica, la ausencia de actividades científicas escolares, la escasa vinculación de las instituciones con el mundo exterior y la baja valoración de la sociedad por el conocimiento científico.

Actualmente Ondas se esfuerza para lograr que la ciencia y la tecnología se incorporen en la vida escolar a través de tres estrategias. La primera consiste en financiar proyectos de investigación diseñados y desarrollados por niños y jóvenes.

La segunda, en articular las experiencias que tengan que ver con el fomento y apropiación de la ciencia y tecnología en cualquier parte del país. Y por último, en diseñar y producir materiales sobre teoría y metodología útiles a las instituciones educativas a la hora de desarrollar las propuestas de investigación.

Y como a investigar sólo puede enseñar quien investiga, el camino recorrido por Colciencias durante estos años ha sido, precisamente, un trabajo de indagación y exploración al interior de las instituciones educativas. Incentivar la investigación en los niños significa resucitar su inclinación innata por los descubrimientos y las búsquedas. Sin embargo, conseguir el espacio necesario para la creatividad e innovación requiere mucho más: el esfuerzo conjunto de diversas instituciones del país.

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
No hay votos aun
Estadísticas: .
María Del Rosario Cubides Reyes
Gran Maestra Premio Compartir 2006
Desarrollé una fórmula química que permitió a los alumnos combinar los elementos claves para fundir la ciencia con su vida cotidiana sin confundir los enlaces para su futuro.