Usted está aquí

Jesús Samuel Orozco, un maestro que ya no es invisible

Palabras de Vicky Colbert, fundadora de Escuela Nueva, al Gran Maestro del 2005. 

Enero 13, 2018

Jesús Samuel representa un grupo de maestros de nuestro país, esos maestros rurales que laboran en escuelas multigrados –como lo son la mayoría de las escuelas rurales– y que existen en aquellos lugares donde hay baja densidad de población y donde uno, dos o tres docentes trabajan con toda la primaria.

Estas escuelas que usualmente son invisibles a los planificadores. Precisamente por ello, los docentes de estas escuelas tienen que innovar más, centrar los procesos en los niños, respetar distintos ritmos de aprendizaje, es decir manejar la heterogeneidad en el aula y simultáneamente vincular a la comunidad al proceso pedagógico.

Esto implica, como bien nos lo muestra el profesor Samuel, modificar el modelo convencional de enseñanza centrado en un docente e idear un aprendizaje centrado en sus estudiantes, logrando un proceso activo y colaborativo entre los niños.

Me llamó poderosamente la atención que este Gran Maestro introduce estrategias básicas de Escuela Nueva, pero las proyecta hacia la búsqueda de la sostenibilidad ambiental, aportando a la solución de problemáticas ambientales desde el aula.

Sus estudiantes se convierten en agentes de cambio en su comunidad y aplican conocimientos con su familia y a su realidad logrando que los aprendizajes sean pertinentes, al enfocar la aplicación del conocimiento a la transformación del entorno para lograr un modelo de escuela sostenible ambientalmente.

En efecto los niños y niñas que estudian con este Gran Maestro aprenden a pensar a través de diálogos pedagógicos que se potencian con las guías que él mismo elabora. Pero lo esencial de la propuesta de Jesús Samuel es que demuestra resultados que se ven reflejados en el mejoramiento de las competencias lectoras, producción de texto y pensamiento lógico matemático, a través del seguimiento sistemático que hace de los avances de sus estudiantes.

Además, demuestra reducción de deserción (del 19,3% en 1998 a 0% en el año 2003) y evidencia el poder de la relación entre pedagogía, gestión y convivencia. Jesús Samuel Orozco ya no es ahora un maestro invisible, como no deben serlo los otros.

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Escrito por
No hay votos aun
Estadísticas: .
María Del Rosario Cubides Reyes
Gran Maestra Premio Compartir 2006
Desarrollé una fórmula química que permitió a los alumnos combinar los elementos claves para fundir la ciencia con su vida cotidiana sin confundir los enlaces para su futuro.