Usted está aquí

La Educación protagonista de la paz

Es el momento en el cual la educación debe empezar a jugar un papel clave en todo el proceso de reconciliación.

Octubre 4, 2016

Hace una hora terminó el plebiscito por la paz en nuestro país y, al fragor de los resultados, son muchos los retos que como país nos enfrentan y es el momento en el cual la educación debe empezar a jugar un papel clave en todo el proceso de reconciliación.

Y cuando hablamos de educación, nos referimos a todo el proceso integral que conlleva a un país a ser mejor. Durante años hemos pasado de una práctica pedagógica discursiva y teórica, que aunque ha buscado llevar un mensaje de construcción ciudadana ha encontrado muchas barreras que hoy nos enfrentan a repensar en el rol de la escuela como verdaderos laboratorios de paz, como un gran modelo de aprendizaje, un gran tablero y libro de aprendizaje, que posibilite la participación , el discernimiento, la deliberación, el respeto, la integración de las ideas y la resignificación de la esencia del ser humano.

A ratos parece que creemos que enseñar de paz es solamente hablar de ella y dejamos de lado que el mejor ejemplo son las acciones que proporcionan herramientas, tanto emocionales como cognitivas para interactuar en sociedad y sobre todo en aprender a convivir con la aceptación de la diferencia.

Es hora de reconsiderar lo que estamos haciendo, de pasar de la carreta, de acciones concretas de paz, es hora de brindar posibilidades reales a los gobiernos escolares, de abrir espacios de participación reales, de construcción colectiva de ideas y soluciones, de  demostrar  realmente que somos más los que queremos ser mejores, que queremos estar en paz y sobre todo en que podemos ser más humanos.

Profesores esta es la hora de demostrar que estamos hecho, es hora de educar más allá de las calificaciones y la normatividad que a veces es más peligrosa que pedagógica, la que se maneja en muchas aulas. La paz empieza por la propia persona, por los intereses comunitarios y no individuales y por la comprensión de nuestras realidades desde la motivación de ser mejores, no casados con falso cuadillismos y la presión social indelicada de muchos componentes sociales en las que se desenvuelven nuestros estudiantes.

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Escrito por
Bloguero invitado
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Melva Inés Aristizabal Botero
Gran Maestra Premio Compartir 2003
Abro una ventana a los niños con discapacidad para que puedan iluminar su curiosidad y ver con sus propios ojos la luz de la educación que hasta ahora solo veían por reflejos.