Usted está aquí

La Educación Superior y su marcha por una nueva financiación

Las manifestaciones sociales han activado el debate acerca de la necesidad de inversión en la Educación Superior pública en los colombianos y promete continuar por un tiempo más.  

Noviembre 20, 2018

El pasado 10 y 17 de octubre de 2018, en las diferentes ciudades de Colombia, se escuchaban cánticos a favor de la Educación Superior pública. Eran estudiantes de pregrado y posgrado, docentes, investigadores y trabajadores de las diferentes universidades del país que salieron a las calles a marchar pidiendo un mayor presupuesto para la Educación Superior pública de calidad.

Durante la marcha se pudo observar la participación no solo de estudiantes de pregrado, sino que estuvo encabezada por rectores, como fue el caso de la profesora Dolly Montoya, rectora de la Universidad Nacional de Colombia, docentes y trabajadores, estudiantes de doctorado, maestría y especializaciones e, incluso, estudiantes de universidades privadas que se unieron en defensa de la Educación Superior pública. Este conjunto de personas mostraron un gran nivel de civismo, cultura ciudadana y valores académicos durante más de 7 horas de caminata, arengas y canticos.

También se pudo observar la participación de ciudadanos trabajadores que espontáneamente se unían a la marcha con carteles que rezaban “soy trabajador, no tuve la oportunidad de estudiar una carrera pero los apoyo porque quiero que mi hijos vayan a la universidad”. Algunos otros, desde sus puestos de trabajo, mostraban su apoyo a través de banderas y vitoreo desde ventanas y obras en construcción.

Aunque por otro lado, algunos estudiantes que aún confunden la movilización con delincuencia empezaron a pintar con grafitis paredes de medios de comunicación privada, estaciones y buses de Transmilenio, logrando así manchar la imagen de los demás participantes de la marcha y de esta en sí misma. Afortunadamente, gritos de “esos no nos representan” y acciones de los propios estudiantes, quienes se encargaron de sacarlos de la marcha y limpiar los grafitis y desordenes hechos se pudo dar un mensaje claro a la sociedad colombiana, la comunidad académica está pidiendo presupuesto por la universidad y no un favor político o económico.

En este momento, la Educación Superior tiene un déficit de cuatro billones de pesos y sin este presupuesto peligra la continuidad del semestre académico y la estabilidad de la universidad pública, pero, ¿qué es lo que está pasando con el presupuesto de la educación pública en Colombia?

En el año 1992 se firmó la ley 30 en la que se regulaba la financiación de la universidad pública en Colombia. En esta ley a través del artículo 82, 86 y 87 se disponía como iba a ser la financiación de la educación superior y se esperaba que el índice de inflación determinara el mínimo presupuestal que el gobierno giraría para el sostenimiento de las universidades públicas, el problema en este momento es que por más de dos décadas no se ha invertido en la educación superior más allá de lo mínimo establecido por la ley, por lo que la universidad pública sigue recibiendo la misma cantidad de dinero desde el año 1992, lo cual la ha llevado a tener un déficit económico y a entrar a una inviabilidad que les permita continuar con su funcionamiento.  

Durante los últimos años las universidades públicas no han parado de crecer, han incrementado el número de cupos, sedes y programas de pregrado y pos-grado, un ejemplo de esto es la Universidad Nacional de Colombia, la cual ha abierto dos sedes y creado varios programas desde el año 1993 cuando la ley entró en vigencia. Pero, su presupuesto sigue siendo el mismo al de dos décadas y media atrás dando como resultado una planta física deteriorada, edificios caídos, laboratorios sin insumos para funcionar, una planta docente insuficiente para hacer frente a la cantidad de estudiantes y un eminente colapso.

Gracias a la presión ejercida por la marcha el gobierno nacional anunció ese mismo día incremento de medio billón de pesos, pero se necesita aún más y se espera que así como al Ministerio de Defensa se le girarán 3 billones de pesos para equipar al Ejercito Nacional en época de posconflicto, el presupuesto de educación también sea ampliado.

Es así que estas manifestaciones sociales han activado el debate acerca de la necesidad de inversión en la educación superior pública en los colombianos y promete continuar por un tiempo más. 

Escrito por
Docente tiempo completo de la Licenciatura en inglés de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad La Gran Colombia. Doctor en lingüística aplicada y máster en educación de la Universidad de Salamanca
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
María Del Rosario Cubides Reyes
Gran Maestra Premio Compartir 2006
Desarrollé una fórmula química que permitió a los alumnos combinar los elementos claves para fundir la ciencia con su vida cotidiana sin confundir los enlaces para su futuro.