Usted está aquí

La expansión de las TIC en la formación inicial de maestros

Los procesos de enseñanza y aprendizaje tradicionales donde el profesor está en la cima y los alumnos pasivos están en la base, por fortuna se están transformando.

Febrero 26, 2015

Los procesos de enseñanza y aprendizaje tradicionales donde el profesor está en la cima y los alumnos pasivos están en la base, por fortuna se están transformando.

Recursos diversos como las tablets, los smartphones, aplicaciones web y móviles, Internet, MOOCs   y las redes sociales, están impulsando el destierro de la relación asimétrica entre el docente y el alumno. Y  al parecer, ante esta avalancha de avances, no nos queda más remedio que cambiar.

Algunas naciones lo vienen haciendo por décadas con resultados alentadores que vale la pena estudiar. Uno de estos países es Finlandia (Ritva Jakku-Shivonene & Hannele Niemi, (2013). Aprender de Finlandia. La apuesta por un profesorado investigador. Editorial Magisterio. Bogotá, Colombia)  con la Universidad Online de Finlandia (UOF), un consorcio compuesto por veintiuna universidades (cifra que corresponde al total de las universidades de ese país), que ha logrado promover y apoyar la integración de las TIC en la pedagogía y la didáctica universitaria con varias finalidades: favorecer el trabajo colaborativo,  la motivación, el  apoyo a la creación de comunidades de aprendizaje y la promoción de la enseñanza y el aprendizaje online.

Ahora, si bien, los colegios son los que tienen el deber de formar a los estudiantes para el futuro, en esa misma dirección las facultades de educación tienen un importante papel a la hora de proporcionar a los futuros profesores las competencias TIC necesarias para promover aprendizajes más activos que favorezcan una cultura participativa y cooperativa entre estudiantes, y así prepararles para los retos del futuro y de los nuevos tiempos.

La Fundación Compartir ,tiene la clara certeza del papel preponderante del profesorado en la calidad educativa y reconoce los aportes de los maestros en pro de la educación del país, por lo que se considera importante intervenir en su formación inicial como una iniciativa que aporta a la profesionalización de los docentes.

Consecuente con esa tarea, la Fundación diseñó la cátedra Maestros Hacen Maestros con la que espera aprovechar todo el bagaje de conocimientos, experiencias y reflexiones que el Premio ha propiciado durante más de 15 años con expertos y maestros destacados, y articularlo con programas de formación en Educación para ponerlo al servicio de las nuevas generaciones de docentes. Es así como a partir de 2013, en alianza con la Universidad de La Salle, inicia la primera cátedra en la Facultad de Ciencias de la Educación de dicha universidad.

Al pensar en ampliar su impacto, se detectaron dos factores que no se han logrado resolver: la llegada del programa a nivel regional, y  la cooperación entre las distintas facultades de Educación que se sumen a la iniciativa.

Esto nos remite a pensar en los entornos tecnológicos como una estrategia eficaz para establecer la comunicación entre las regiones, propiciar el aprendizaje de estudiantes que se encuentran en lugares remotos, producir conocimiento de manera compartida entre profesores de las facultades como resultado de este proyecto, y aprovechar la experiencia acumulada de las universidades para enriquecer el componente temático y didáctico de la cátedra.

En el plano organizacional seguramente surgirán importantes desafíos que habrá que solucionar: disponibilidad de equipos y aplicaciones para la educación a distancia por parte de quienes administren y participen en la cátedra, conocimientos de alto nivel sobre cómo desarrollar comunidades de aprendizaje y cómo producir material digital, acuerdos previos para adelantar un plan de estudios compartido y también requerirá que se aclaren y acuerden asuntos jurídicos como los derechos de autor.

Sin lugar a dudas, el saber y la experiencia en el campo de formación de docentes que tienen las facultades de educación del país junto con la valiosa información que ha venido acumulando el Premio Compartir, en especial las experiencias concretas de maestros, constituye un hito en esta materia.

Por lo tanto, pretender que estos diálogos académicos con maestros ganadores, los ciclos de conferencias, talleres y demás estrategias y contenidos que componen la cátedra estén disponibles para una inmensa mayoría de estudiantes, profesores e investigadores,  puede ayudar a los nuevos maestros a enfrentar con mejores herramientas el trabajo pedagógico; a hacerlos más conscientes y precisos a la hora de sistematizar sus prácticas, y a prepararse mejor para enfrentar de manera pertinente en el aula los retos de formar ciudadanos competentes, capaces de aportar al mejoramiento social y económico de nuestro país, y que puedan hacer frente a los crecientes desafíos del mundo de hoy.

Para la Fundación Compartir y las facultades de educación que se sumen a esta iniciativa, será un gran reto emprender esta tarea de estructuración y puesta en marcha de la cátedra a partir de un modelo pedagógico basado en la red y el aprendizaje compartido. La invitación queda abierta.

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Escrito por
Licenciada en Educación, Magíster en Investigación Educativa
Promedio: 5 (2 votos)
Estadísticas: .
Diego Fernando Barragán Giraldo
Gran Maestro Premio Compartir 2004
Invitó a sus estudiantes a armar pieza por pieza un rompecabezas mental cuya imagen final dejaba ver la realidad del país.