Usted está aquí

Lab4U: la nueva cara del laboratorio escolar

 La tecnología desarrollada como herramienta educativa es efectiva, pero por sí sola no puede solucionar la totalidad de los problemas que aquejan a los estudiantes. 

Febrero 20, 2019

Suele pasar por la mente de un estudiante: ¿cómo memorizar esa fórmula del pizarrón?, ¿para qué aprender fórmulas matemáticas y científicas que quizás no sirven en mi futuro? Esta y otras preguntas yacen en una falta de interés por el estudio, que en muchos casos deriva en abandono escolar. De hecho, entre los principales motivos del abandono escolar en América Latina se encuentra la falta de interés.

Pero la tecnología está abriendo nuevas formas de incentivar a los alumnos a que indaguen y de mejorar el acceso al aprendizaje interactivo de ciencias aplicadas como la física o la química. Miremos a Lab4U. Teniendo en cuenta que en América Latina, el 88% de las escuelas carecen de un laboratorio en sus instalaciones, este emprendimiento de origen chileno aprovecha los sensores de los teléfonos inteligentes para convertirlos en un laboratorio portable. Con esa premisa se lanzó un proyecto piloto entre los estudiantes y docentes en Sinaloa, México.

¿Cómo funciona?

Sin necesidad de conectarse al internet, los usuarios de Lab4U en Sinaloa pudieron experimentar la Física tras aprender conceptos con los docentes. Para generar un compromiso entre los docentes se emplearon capacitaciones y apoyo constante a través de un manual para la enseñanza y el uso de la tecnología empleada.

El objetivo fue determinar la correlación entre la motivación y el rendimiento académico de los estudiantes cuando un ecosistema de gestión escolar propicio facilita el acceso a una herramienta tecnológica como el modelo que ofrece Lab4U.

Buenas noticias

Tras la implementación del piloto en las escuelas de Sinaloa, el 68% de los docentes describió tener una percepción positiva en el uso de la tecnología en el aula, en comparación al 8% de docentes que afirmó usar software educativo en el aula antes del proyecto piloto. Pero, el caso de estudio relata resultados que van más allá del rendimiento académico, y explora la importancia de la capacitación docente como agente de cambio en la incorporación de la tecnología en el aula.

¿Puede la tecnología ser el aliado idóneo para mejorar el rendimiento e interés académico? Sí, la tecnología desarrollada como herramienta educativa es efectiva, pero por sí sola no puede solucionar la totalidad de los problemas que aquejan a los estudiantes. Lo que este proyecto piloto entre Lab4U y el Banco Interamericano de Desarrollo evidenció fue el papel clave que tiene la capacitación y el compromiso docente para promover comunidades de práctica y colaboración que motiven a los estudiantes a fortalecer habilidades, aprovechando la tecnología a un costo relativamente asequible.

¿Quieres aprender más detalles sobre los hallazgos de este caso de estudio? Conoce aquí.

Lea el contenido original en el blog educativo del BID.

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Escrito por
Consultora del Banco Interamericano de Desarrollo que se especializa en estrategia para el desarrollo social y el impacto de innovaciones.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Jesús Samuel Orozco Tróchez
Gran Maestro Premio Compartir 2005
Senté las bases firmes para construir una nueva escuela rural donde antes solo había tierra árida y conocimientos perdidos.