Usted está aquí

Ninis: ni estudian ni trabajan

América Latina está desaprovechando el bono poblacional. Los costos son incalculables.

Enero 29, 2016

El fenómeno es alarmante: de acuerdo con el Banco Mundial, alrededor de 20 millones de jóvenes latinoamericanos entre 15 y 24 años no hacen, literalmente, nada. Ni trabajan ni estudian. Se les llama ninis (en Brasil  “nem-nem”: “nem estuda, nem trabalha”). La cifra equivale a la quinta parte de los jóvenes en ese rango de edad.

Los jóvenes son las mayores víctimas del desempleo en todo el mundo y en América Latina en particular. La gravedad del problema tiene varias aristas: el desaprovechamiento del bono poblacional se traducirá en adultos de baja formación que poco aportarán a la economía y el bienestar. Además del hecho de la vinculación de un segmento de los “ninis” a actividades ilegales, no pocas veces caracterizadas por la violencia.

Lo paradójico del asunto es que América Latina vivió, al menos hasta el año 2014, una larga bonanza económica de más de una década de duración. Como ya se conoce, las perspectivas de la región son, por decir lo menos, sombrías, en los próximos años. Es claro, por ejemplo, que en países como Brasil, se presentará una contracción de la economía en 2016. En el caso de Colombia, aunque el crecimiento no será negativo, la economía no crecerá por encima del 3%.

De acuerdo con el Banco Mundial, dos terceras partes de los “ninis” latinoamericanos son mujeres. Sin embargo, los investigadores responsables del estudio han encontrado una fuerte correlación entre la proporción de “ninis” hombres y la tasa de homicidios. En el caso de México, por ejemplo, en los estados fronterizos (mayormente azotados por la presencia de grupos asociados al narcotráfico) coinciden dos hechos: mayor proporción de “ninis” hombres respecto al promedio mexicano, por un lado, y mayor tasa de homicidios, por otro.

La problemática alrededor del uso del tiempo de parte de los jóvenes es compleja. Intervienen varias categorías de factores determinantes: las de tipo macroeconómico (el grado de salud de la economía y la generación de empleo); aquellas asociadas a la calidad y la cantidad de la oferta educativa y, finalmente, las relacionadas con el entorno familiar de los jóvenes.

Colombia no escapa al fenómeno de los “ninis”. Las altas cifras de desplazamiento interno motivado por la violencia en las últimas décadas, la alta tasa de desempleo que caracteriza a la población joven (que duplica la correspondiente al conjunto de la población), el alto grado de informalidad laboral y la presencia del fenómeno del narcotráfico son algunos de los factores que contribuyen a la inestabilidad de los jóvenes.

El propósito de la jornada única y, en general, el de conseguir que los jóvenes en edad escolar asistan realmente a las escuelas son parte de la solución, incluyendo las políticas de primera infancia. Sin embargo, la sociedad debe ofrecer alternativas laborales legales y alcanzables a los jóvenes.

Referencias

Banco Mundial, Ninis en América Latina, 20 millones de jóvenes en busca de oportunidades, 2016.

https://openknowledge.worldbank.org/bitstream/handle

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Consultor en educación
Promedio: 4 (6 votos)
Estadísticas: .
Rubén Darío Cárdenas
Gran Rector Premio Compartir 2016
Concibo al maestro como la encarnación del modelo de ser humano de una sociedad mejor. Él encarna todos los valores que quisiera ver reflejados en una mejor sociedad.