Usted está aquí

Pedagogos Artistas. Emancipación, creación y educación artística

No existe maestro de arte que considere que el sistema de evaluación estandarizado en las instituciones tiene alguna relación sensata con los procesos y reflexiones que este desarrolla.

Enero 29, 2020

Pensar una curaduría para los maestros de Arte y Educación Artística de preescolar, educación básica primaria y bachillerato implica considerar su labor más allá de los estereotipos, una lucha que implica la potencia y desarrollo de la sensibilidad, la experiencia estética, el pensamiento creativo y la expresión simbólica entre muchas otras facetas de los “maestros ignorantes”, según categoría de Jacques Rancière.

Por desconocimiento, en las comunidades de las cuales formamos parte, a la educación artística, desde su creación, se le ha dado un lugar ornamental o de entretenimiento infantil, se le estereotipa como otra de las muchas maneras de atontamiento de la escuela; se da por sentado que los artistas nacen en los estudios de pregrado, y que toda referencia anterior a esa experiencia es anecdótica y apacible.

La realidad es otra: en lo que la sociedad ha llamado infancia existe una experiencia estética y filosófica con el arte, una de relación directa de experiencia corpórea. Si en la crítica de arte asociamos a los menores de edad con colegios o formación de públicos, reiteramos un estereotipo que considera como única relación posible entre arte y menores de edad la mediada por la pedagogía, y por ende los despojamos de su naturaleza humana y reducimos su categoría intelectual.

Se desconoce, entonces, el impacto del arte en la potente infancia y las relaciones posibles de la creatividad y el pensamiento. ¿Existirá el momento en que hablemos en una misma conversación sobre preescolar, doctorado y educación artística sin prejuicios y con la misma dignidad con la que hablamos de la vida?

La educación artística, como todas las demás áreas del conocimiento, ha evolucionado a la par del concepto de infancia. ¿Cómo definir un modelo pedagógico basado en la emancipación, la radical libertad o la autonomía que construye el arte en la modernidad? ¿Cómo instaurar un sistema de reglas y estructuras de autoridad en procesos que continuamente evolucionan mediante la creatividad, sensibilidad e interacción humana?

Los procesos de sensibilidad, trabajo manual, interpretación de los materiales y pensamiento que se involucran en el arte se deben a un rigor de apasionamientos y entregas, sean estos conceptuales, técnicos o éticos, pero para hacerlos manifiestos en su ejercicio traicionan todas las estructuras de jerarquía de las instituciones.

Un arte que obedezca es un arte instrumentalizado; no existe maestro de arte que considere que el sistema de evaluación estandarizado en las instituciones tiene alguna relación sensata con los procesos y reflexiones que este desarrolla.

Como campo expandido de la experiencia humana, son otros los canales de diálogo los que confluyen y crean un fenómeno de educación disruptiva y, en este sentido, el arte y sus reflexiones son un área fundamental, no obstante, este a su vez entra en contradicción con la educación tradicional ya que en su práctica y reflexión confronta una estructura pensada en la producción del capital sin su escala humana.

La exposición Pedagogos Artistas en el Centro de Innovación Ciudad Maestra, que reunió a veinte maestros y maestras de arte, cuestiona las relaciones invisibles de la educación artística y el arte, de las categorías de docente y su vínculo con la creación, 19 tensiones que aún son imperceptibles.

Pareciera que los nexos de poder entre castas invisibles en todos los niveles de la educación estuvieran continuamente en tensión, y entre ellas se desarrollan otras castas marginales según nuestro contrato laboral. ¿Por qué seguir ese juego cuando todos somos explotados?

El trabajo es la dictadura, como sabiamente pensó Santiago Sierra. La manera de romper las jerarquías de poder dentro de las categorías que continuamente avalamos, es quebrando sus estructuras de valor, y con esa filosofía se presenta esta exposición cuyo enfoque es la búsqueda de la emancipación de los iguales para reconocernos en nuestra sensibilidad y no por nuestros cargos o contratos.

Diálogos e hibridaciones

Existen tres grandes ejes que definen la exposición Pedagogos Artistas: cuerpo, nación y territorio, directamente proporcionales a nuestra herida colonial definida en nuestra identidad. Estos configuran los discursos de formación de ciudadanía, género y marginalidad.

Qué el diálogo creativo sea el vehículo para la reflexión pedagógica rompe los esquemas tradicionales de interpretación sobre el oficio de los maestros y maestras de arte en el sistema educativo; lo que llamamos educación es una forma estructurada de transmitir el conocimiento acumulado del mundo en vivencias y experiencias, entonces cabe preguntarse: ¿qué valor tiene la cultura cuando la experiencia no nos conecta con ella?

Este es un ejemplo ideal de las reflexiones de la educación artística. Es posible un colegio sin currículo en función de una razón sensible, un lugar cualquiera, una conversación que enseña sin calificarnos, así como el día o la noche pueden ser escuela o museo.

Intencionalmente, las obras de arte se propusieron en su espacio para crear diálogos, para cuestionarnos acerca del lugar que se le dan a las obras de los maestros de arte en los colegios o escuelas: el lugar del caballete, el de formación, el del aprendizaje, para reflexionar sobre la enseñanza como una obra siempre inacabada, porque todo lo que rodea a lo pedagógico sólo existe como ensayo, juego o laboratorio.

Un maestro de arte por encima de su profesión es un ser humano con matices mucho más complejos, su relación con la experiencia de vida está mediada por la educación, eso es cierto, pero en un sentido amplio tiene como base sus vivencias culturales sociales y humanas; si reducimos su vida al espacio del colegio desconoceríamos la realidad: la educación artística es capaz de dejar una huella en las personas más allá de los límites con los que la categorizamos.

La idea de Joseph Beuys y Heinrich Böll de fundar la Universidad Libre Internacional no fue interpretada claramente; ellos plantearon como eje un nuevo y futuro concepto de estructura social que identificara el arte y la vida como depositarios de la fuerza creativa que todos los seres humanos tenemos: toda persona es artista, y sus obras no están expuestas en galerías o museos sino en la propia vida.

Otros que nos dan luces al respecto son Mark Rothko, quien en sus reflexiones advertía sobre el peligro de suprimir la creatividad del niño mediante la formación académica, y Rodolfo Llinás, que propone estructurar la educación con base en el entendimiento y la interpretación, y en este sentido no hay interpretación sin experiencia o sensibilidad y ésta en gran medida la aporta la educación artística.

Si Pedagogos Artistas cuestiona la realidad educativa y las relaciones sociales con el concepto de educación artística no es por mero capricho de la sensibilidad, sino porque nuestra sociedad ha entendido que las relaciones entre la ciencia, el arte, el cuerpo y la naturaleza son vitales para el progreso integral de nuestra especie.

Así construimos puentes para darle el lugar del arte a la ilustración y a la ilustración científica, y pretendemos que las técnicas como el collage, la cerámica, el dibujo, la pintura y la escultura conecten el tema general de la exposición en la interacción de las experiencias y texturas, diálogos abiertos sobre los prejuicios de las disciplinas y su lugar político en los discursos del arte.

Aspiramos a crear relaciones en espacios de la educación donde el arte es un disruptor de las lógicas establecidas, la posibilidad de repensar nuevos mundos. Conversaciones sobre imágenes, sustratos y territorios a varias voces a través de la plástica y la sensibilidad de las obras.

Si interpretamos y escuchamos con sinceridad la creación y el diálogo de las obras, la otredad se hace visible. El arte al habitar los espacios reconfigura el sentido que tienen; el tiempo de la creación y la razón sensible como un suave tremor, nos llaman, se hacen presentes en Pedagogos Artistas.

Por: Yhonathan Virguez Rodríguez - Curador. Docente de Artes e investigador de la Secretaría de Educación del Distrito. Candidato a doctor en Artes de la Universidad de Antioquia, diseñador gráfico, licenciado en Artes y magíster en Estética e Historia del Arte. Ha publicado artículos e ilustraciones sobre arte, cultura y educación en diferentes medios

Descargue aquí el catálogo de la exposición.

Contenido publicado originalmente en la página de Libreta de bocetos, aliado de Palabra Maestra.

 


Imagen nodoartes.files.wordpress.com

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Libreta de Bocetos, blog de maestros de arte
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Irma María Arévalo González
Gran Maestro Premio Compartir 2002
Ofrezco a cada uno de los alumnos un lápiz mágico y los invito a escribir su propia historia enmarcada en los cuentos y leyendas de su cultura indígena.