Usted está aquí

Red tejiendo sueños y realidades: Cuerpo, emoción y comunicación para la convivencia

Hace quince años los sueños y apuestas de maestras y maestros inquietos se unieron para inicialmente preguntarse por sí mismos y sus prácticas, dando origen a esta red.

 

Octubre 8, 2017

Hoy la red la integran 21 docentes de 20 colegios, y se interrelacionan con instituciones como: Acción para el Medio Ambiente y el Desarrollo (ENDA, por sus siglas en inglés) para América Latina, Fundación Alma, la Mesa Ambiental de Organizaciones Comunitarias (MAOC), la Universidad Pedagógica Nacional, las casas de la cultura de Suba, la Expedición Pedagógica Nacional y el Encuentro Iberoamericano de Redes y Colectivos, entre otras.

El proyecto ‘Cuerpo, emoción y comunicación para la convivencia’ surge a partir de observar los conflictos existentes en el aula, las dificultades a nivel expresivo y comunicativo de los estudiantes, y la pregunta por el papel del cuerpo en la escuela y fortalecer el sentido del Festival de Danza Ramón de Zubiría; evento realizado cada año en la institución.

Este proyecto se enriquece desde el vínculo permanente con la Red interdisciplinar ‘Tejiendo Sueños y realidades’ y con otros actores sociales del territorio como la Corporación Casa de la Cultura Juvenil el Rincón, su biblioteca comunitaria Julio Cortázar, el proyecto Casas de la Cultura de Suba, Ongs y otras organizaciones comunitarias de carácter artístico, social, medio ambiental y educativo. Comienzo preguntándome por el cuerpo, cómo se define en la escuela, cómo se vive, qué se conoce de él, cómo se relaciona, cómo se expresa; y me encuentro con una concepción de cuerpo como ‘instrumento’; básicamente utilitarista y funcional.

En este sentido, el cuerpo es utilizado para ser amaestrado, para cumplir determinadas funciones y demostrar sus alcances únicamente físicos, así como sus logros y metas por alcanzar. Es decir, un cuerpo para llevar, domar, mostrar, ser siempre joven, un cuerpo para la sociedad consumista; un cuerpo para tener y no un cuerpo para ser. Atendiendo a lo anterior el maestro Álvaro Restrepo señala: “Cuando digo: tengo un cuerpo, establezco una distancia entre el yo mental y el espiritual, y el físico o material.

Cuando digo ‘soy un cuerpo’ acepto que las ideas, emociones, sensaciones; comparten la misma naturaleza de mis huesos, órganos y músculos. Tan espiritual es mi sangre, como física mi tristeza”. La intención es entonces resignificar el cuerpo en la escuela, trascendiendo la perspectiva física y biológica para ser comprendido como esa construcción socio-cultural para definir nuestra subjetividad.

El proyecto se genera de forma procesual durante el año escolar, fundamentado en la danza movimiento terapia, una técnica psicoterapéutica, basada en la relación de cuerpo-mente para profundizar la relación entre moción y emoción.

La observación y análisis del movimiento brindan información del ser y estar de los sujetos, sus emociones, necesidades expresivas, tensiones y distensiones, patrones de movimiento, carencias o desarrollos a nivel físico, psicológico. La danza y el movimiento permiten con su práctica empoderar el cuerpo a través de la liberación y expresión de las emociones y los sentimientos, el conocimiento de sí mismo, el reconocimiento del otro y en consecuencia la construcción de vínculos más afectivos para ser más tolerantes.

La idea es potenciar en la escuela las diversas corporalidades para superar los problemas de autoestima de algunos estudiantes, que no les permiten valorar sus propias capacidades o mostrarse como son; tambien existen muchas barreras por su imagen corporal, su desarrollo físico y la imagen social construida, desde el concepto de cuerpo anteriormente mencionado.

El cuerpo no solamente debe ser tenido en cuenta desde el área de artes o Educación Física, sino desde una mirada interdisciplinar. Existen tantas otras actividades desde el cuerpo, para mitigar el estrés y las tensiones en el diario vivir escolar y disminuyen las limitaciones generadas por la faltas de convivencia en el aula; como son la práctica del yoga, la meditación, la relajación. Por lo tanto encontrar en estas actividades, que; “si respiras mejor y si eres capaz de aquietar tu cuerpo y silenciar tu voz”... aquietarás tu mente y serás capaz de desarrollar ciertas actitudes, como la concentración, atención, distención.

Lea el contenido completo en la revista Aula Urbana

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
No hay votos aun
Estadísticas: .
María Del Rosario Cubides Reyes
Gran Maestra Premio Compartir 2006
Desarrollé una fórmula química que permitió a los alumnos combinar los elementos claves para fundir la ciencia con su vida cotidiana sin confundir los enlaces para su futuro.