Usted está aquí

Reflexión sobre el proceso de asesoría en innovación en la Institución Educativa Compartir año 2015

El papel del asesor en innovación educativa, factor clave para el éxito de la integración de las TIC en la Institución Educativa Compartir Suba.

Diciembre 29, 2015

Desde comienzos del año 2015 la Institución Educativa Compartir, viene realizando procesos de actualización tecnológica, adecuación en infraestructura, cualificación docente e innovación educativa con el uso de las TIC.

En el marco de este proceso, que nace de una revisión profunda de la realidad institucional y del genuino deseo de transformar la práctica docente como mecanismo para mejorar la calidad educativa, se estableció que no bastaba con capacitaciones generales para los docentes sobre el uso de nuevas tecnologías, ni la dotación de aulas tecnológicas o equipos de cómputo, ni el que se haya mejorado el canal de Internet para la institución, el proceso requería para su éxito de un acompañamiento y asesoría permanente, de manera que tanto los recursos tecnológicos como los valores de la capacitación, se reflejaran efectivamente en la transformación de los procesos del aula. Se pensó entonces en incorporar la figura de un asesor en innovación educativa.

Fue así como a partir del mes de abril del 2015, una persona experta en nuevas tecnologías aplicadas a la educación, empezó a hacer presencia en la Institución con el fin de acompañar, promover y asesorar a directivos, docentes y estudiantes en el uso y aprovechamiento pedagógico de las nuevas tecnologías. (Lea: Practicar la Innovación en el aula de hoy II)

Poco a poco este asesor de innovación educativa fue ganando protagonismo en el quehacer didáctico de los maestros, mediante asesorías personalizadas y acompañamientos en clase e incluso con soporte técnico. El asesor de innovación educativa se convirtió en un “par docente” sensible a las necesidades pedagógicas y tecnológicas de los profesores. El método no fue otro que con el acompañamiento “uno a uno”, donde la cercanía y permanente disposición, fueron claves para la buena aceptación de los educadores.

Como fruto de la asesoría, hoy contamos con docentes en camino de una plena innovación, que exploran y se arriesgan a transformar sus métodos de aula, para brindar mejores experiencias de aprendizaje a sus estudiantes.

Con el paso de los días se hizo evidente el cambio en la percepción de las TIC, los docentes participantes demostraron mejor disposición para aprender nuevas cosas y su curiosidad frente a herramientas y apoyos tecnológicos fue creciendo hasta el punto de incluir en la mayoría de sus clases el uso de algún recurso TIC. Los estudiantes mostraron una mayor motivación e interés por las asignaturas, en especial cuando las actividades requerían del desarrollo de un producto digital o había alguna presentación interactiva. Las clases, en verdad comenzaron a ser diferentes. (Lea: Cromociencia en el aula: Prototipando rápidamente)

Han sido meses plenos de aprendizajes, propuestas y lazos emocionales, se han afianzado procesos y replanteado otros. Fruto de esto, la institución hoy cuenta con docentes en camino de una plena innovación, que exploran y se arriesgan a transformar sus métodos de aula, para brindar mejores experiencias de aprendizaje a sus estudiantes.

En la consecución de estos logros, vale resaltar algunos aspectos del proceso de acompañamiento, que se convierten en recomendaciones para procesos similares de asesoría:

  • Ser un compañero más. Si la persona que realiza la asesoría es en verdad un par docente,  tiene la habilidad de ser sensible y comprensivo respecto a las necesidades y realidades de cada maestro. El asesor puede situarse en el lugar del otro, hablar su mismo idioma, entender sus limitaciones o miedos y ayudar a superarlos.
  • El trato inteligente, cortés y cálido. El asesor nunca debe llegar a un docente como si se tratara de un jefe o supervisor. Hay que tener en cuenta que los profesores somos al igual mente y corazón y que se nos convence con argumentos y con emociones, es por eso que el asesor in situ de innovación educativa tiene el reto de dar argumentos bien sustentados y a la vez mostrar lo gratificante que es utilizar las TIC, innovar pedagógicamente, aprender nuevas cosas y superar los retos. Ser cortés, amable, respetuoso, paciente y cálido al tratar con los docentes es clave en su motivación y más cuando en ocasiones, lo que se les sugiere, implica un poco más de trabajo para ellos.
  • Aprendizaje permanente. Aunque hoy por hoy es casi que un requisito en cualquier área de desempeño, como asesor de innovación educativa el estar en constante formación y actualización es vital para ofrecer soluciones, herramientas y recursos más efectivos. Por eso es importante seguir publicaciones expertas en TIC, consultar artículos de tecnología educativa, leer blogs de personas especializadas y de empresas del sector, conversar con colegas interesados en los mismos campos. Igualmente resulta provechoso asistir a seminarios, conferencias y ferias relacionadas.
  • Estar siempre dispuesto a ayudar. Es importante mostrar en todo momento que el docente puede contar con el asesor, aún incluso en cosas que el asesor no entiende, esto se relaciona con la recomendación anterior, pues una de las competencias que debe demostrar el asesor en innovación es saber buscar las fuentes de información y capacitación para lo que requiera el maestro. Aun siendo colegas, el asesor resulta un modelo de Competencias TIC para el desarrollo profesional docente.
  • Asesorar para la pedagogía y con pedagogía. Aunque el énfasis de la asesoría en muchas ocasiones suele ser especialmente tecnológico, los beneficios resultan más asimilables cuando el asesor cuenta con sólidos fundamentos pedagógicos. De esta manera no solo propone herramientas efectivas sino la forma adecuada de implementarlas con alto valor didáctico. Asesorar al docente con pedagogía no es otra cosa que ofrecerle razones y estrategias para usar determinada herramienta, mediante la modelación, la presentación de casos, las preguntas, el acompañamiento durante la exploración, la formulación de ejemplos, el desarrollo de ejercicios PRÁCTICOS, etc. Es importante comprender que el asesor propone en un 20 por ciento, el otro 80, enseña.

Acompañar este proceso de cambio, más que una tarea, ha resultado toda una aventura. El aprendizaje es enorme y más gratificante aún el haber creado lazos de amistad con los colegas docentes. Los retos presentados, las acciones realizadas, los encuentros, las conversaciones, lo que se comparte desde lo humano y profesional, la da a la asesoría mucho significado. (Lea: Premio nacional de innovación en educación para Cali)

Aún queda mucho por hacer. Tenemos proyecciones ambiciosas y una visión a largo plazo para consolidar esta transformación educativa. Entendemos que un proceso de innovación como el que ha iniciado la Fundación Compartir en sus colegios, debe contar con el patrocinio sostenido de toda la organización, pero especialmente, de un apoyo indiscutible y una confianza enorme en sus docentes, quienes en primera instancia son los verdaderos protagonistas de este cambio.

Referencias

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Escrito por
Magister en proyectos educativos mediados por TIC y Mentor de innovación educativa de la Fundación Compartir
Promedio: 5 (2 votos)
Estadísticas: .
Luis Miguel Bermúdez
Gran Maestro 2017
El mayor reto en educación es cambiar la mentalidad de toda una generación