Usted está aquí

Retos para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible - ODS

Estamos convencidos que las nuevas generaciones educadas en un sistema de calidad incluyente y equitativo en oportunidades construirán una sociedad equitativa.

Mayo 5, 2016

Los Objetivos del Desarrollo Sostenible – ODS acordados en la Asamblea de la Naciones Unidas hace pocos días - son el fruto del trabajo de dos años para construir una agenda que dé continuidad y proyecte la acción mundial cumplida con los Objetivos del Milenio. Colombia ya los acogió con la celeridad legislativa que nos caracteriza, a través del decreto 280 de febrero de este año; y el Plan de Desarrollo, como lo manifiesta el Presidente Santos, incorpora “más de la mitad de las metas de los ODS”.

Los ODS conforman un conjunto integrado de objetivos globales, voluntarios y de aplicación universal. Están organizados por áreas temáticas con plazos y metas cuantitativas y con un conjunto de indicadores que deben ser acogidos a nivel nacional. Estos deben concretarse en lineamientos que promuevan el desarrollo sostenible, entendido desde el equilibrio y la interrelación entre las dimensiones económica, social y ambiental.

Como era de esperarse la educación ocupa, entre los 17 objetivos, un significativo cuarto lugar después de la pobreza, el hambre y la salud. Sin perder de vista la perspectiva holística en la que se formulan los ODS, que exige una actuación articulada entre los objetivos, las instituciones y los niveles territoriales, celebramos la importancia que se atribuye a “garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos

El gran reto entonces, es la promoción de acciones en 5 ámbitos fundamentales: los seres humanos, el planeta, la prosperidad, la paz y las iniciativas conjuntas, pero estas acciones requieren de un nuevo sujeto, de una nueva ciudadanía colaborativa capaz de emprenderlas, y es desde ésta perspectiva que el objetivo 4, que aborda la educación, cobra gran relevancia para el logro de los otros 16.

De esta manera, es como los ODS imponen una gran tarea para la sociedad colombiana que debe encontrar alternativas adecuadas de transitar hacia la paz. Esto nos exige gestar grandes transformaciones en la educación que no dan espera, y es en el logro de este propósito, cuando necesitamos toda la creatividad de la que hablamos que tenemos los colombianos, para aprovecharla en función de encontrar nuevas soluciones a los problemas que vivimos, pero también para afrontar los retos que el mundo globalizado nos impone.

Solo la tarea de alcanzar una acción articulada, coordinada y colaborativa entre los múltiples actores, en medio de la infinitud de intereses, enfoques, conceptos, metodologías, políticas, programas, experiencias y buenas prácticas, implica que se construyan comprensiones comunes, basadas en una lógica colaborativa e inclusiva para el logro de una sociedad más equitativa. Es como armar un rompecabezas en donde todos tienen fichas que aportar pero es necesario, antes de armarlo, ponerse de acuerdo en el esbozo general, ¿cuál es la Colombia que queremos y cuáles son los seres humanos y ciudadanos que necesita este nuevo país?

Desde la Fundación Corona vemos el proceso para concretar la aplicación de los ODS, especialmente el Objetivo de Educación inclusiva, equitativa y de calidad, con el que estamos comprometidos, como una gran oportunidad para movilizar a la sociedad alrededor de una visión propia de la educación para los cambios sociales que hay que gestar.

Se trata de lograr participación activa y propositiva de todos los actores interesados y responsables para hacer efectivo este objetivo, lo que implica construir acuerdos sobre los lineamientos y acciones para su implementación, en la definición de las metas e indicadores con los que el país se va a comprometer, en las capacidades y competencias que se requiere desarrollar, en las decisiones de financiación y en la definición de una nueva arquitectura institucional o gobernanza para su gestión.

Actualmente hay acciones dispersas que desde lo público, lo privado y lo social, están haciendo aportes valiosos e innovadores en materia de educación en distintas partes del país, las cuales convocadas a articularse para cooperar con la construcción conjunta de un objetivo de país pueden, bajo un enfoque territorial que reconozca la diversidad, constituirse como una gran fuerza para las transformaciones que se requieren.

Tenemos recorrido algo de este camino con la exitosa experiencia de la política de primera infancia de Cero a Siempre. Un trabajo juicioso y riguroso ha permitido esos consensos conceptuales y esa capacidad de armar sobre un mismo esquema y una misma ruta integral, cual es la participación de cada ente gubernamental y cada ente privado en la suma de esfuerzos con un solo fin.

En la Fundación Corona estamos convencidos que las nuevas generaciones educadas en un sistema de calidad incluyente y equitativo en oportunidades construirán una sociedad equitativa. Esto nos exige entrar en la senda de la innovación en educación, pero al mismo tiempo, en una educación que forme para la innovación.

* Fundación Corona autoriza la publicación del artículo, publicado originalmente en La Silla Vacía.

Escrito por
Directora Ejecutiva de la Fundación Corona.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Gustavo González Palencia
Gran Maestro Premio Compartir 2008
ogré incentivar en niños y jóvenes el gusto por la música y la ejecución de instrumentos musicales.