Usted está aquí

Tecnología para mejorar la Educación

Marzo 5, 2015

Acaba de finalizar en Madrid la Semana de la Educación organizada por Santillana con el título "Mejorar la educación: ¿qué puede aportar la tecnología?", una temática que sin lugar a dudas suscita un gran interés entre docentes y directivos.

Quiero referirme a un documento que presentó Francesc Pedró, jefe de la División de Políticas Sectoriales y TIC de la UNESCO, Tecnología para la Mejora de la educación,  cuyo interés radica en la reseña de experiencias escolares de todo el mundo que logran cambios pedagógicos y mejoramiento del rendimiento escolar de los estudiantes a partir del uso de las TIC.

El autor documenta que uno de los avances más importantes del siglo XXI en la investigación cognitiva es haber logrado demostrar que el aprendizaje es más eficaz cuando están presentes cinco características fundamentales:

  1. La participación activa del estudiante
  2. El aprendizaje cooperativo
  3. La interacción frecuente con retroalimentación
  4. Las conexiones con el mundo real
  5. El papel del profesor como orquestador de los recursos y referencial para los estudiantes

Ahora, nadie puede negar que la estructura y los recursos de las aulas tradicionales ofrecen poco apoyo para el aprendizaje eficaz, mientras que la tecnología posibilita metodologías más afines a la manera como los estudiantes aprenden.

Una de las experiencias con resultados exitosos que reseña el documento está ubicada en Coyaima, Tolima (Colombia), donde profesores y estudiantes diseñaron procesos de investigación para proteger su cuenca, apoyándose en aplicaciones como la tabla periódica digital, blogs, diarios digitales, redes colaborativas en ambiente web, que permitieron el establecimiento de un sistema de monitoreo permanente.

Otro caso de éxito proviene de Brasil de São Bernardo do Campo y São Paulo para apoyar la construcción colaborativa de conocimiento haciendo que los estudiantes comuniquen sus ideas y críticas –en forma de preguntas, afirmaciones y diagramas– a una base de datos compartida donde son clasificadas por los propios estudiantes utilizando herramientas que son parte de la plataforma. Los estudiantes pueden trabajar con otros estudiantes de su propia aula o de otras aulas en la misma escuela o de todo el mundo para construir cooperativamente un conocimiento común sobre algún tema.

Lo interesante de destacar de los ejemplos que detalla el documento es el papel transformador de la tecnología en docentes y estudiantes pues gracias a ella logran divulgar los resultados de sus proyectos e interesar a otros colegas y expertos de otros países para que en línea aporten ideas y enriquezcan los temas tratados. Pero también con la tecnología, la interacción entre docente y estudiante se refuerza a través de los medios virtuales y las redes sociales, lo que conlleva, de acuerdo al documento,  a que se mejore el índice de asistencia y permanencia de los estudiantes y el interés por las asignaturas. Igualmente al mejorar la interacción se facilitan los aprendizajes de conceptos y competencias que son generalmente difíciles de desarrollar en un contexto tradicional de enseñanza.

La buena noticia de este reciente análisis es que nos muestra un buen número de experiencias conocidas internacionalmente que han logrado una incorporación exitosa de la tecnología y cómo ésta puede contribuir a enriquecer los diseños pedagógicos como ningún otro recurso lo haría; pero al mismo tiempo nos advierte que para alcanzarlo se requieren intervenciones coordinadas entre las entidades que regulan el sector educativo (gobierno, universidades, instituciones educativas escolares), una fuerte inversión en dotación de equipos y servicios de conectividad, junto a la capacitación y el soporte con contenidos digitales y el compromiso de las instituciones educativas a utilizar la tecnología para mejorar el aprendizaje de los estudiantes.

Haciendo un paralelo con un reciente estudio publicado por la Fundación Compartir con el fin de identificar las inquietudes y preocupaciones de los profesores en relación con sus prácticas de enseñanza de las TIC, ¿Cómo enseñan los docentes colombianos las TIC?, se encuentran coincidencias en los resultados, en cuanto a que los profesores que tienen éxito en el uso de la tecnología a menudo lo consiguen tras hacer cambios sustanciales en su manera de enseñar. De lo contrario, como se ha demostrado en éste estudio,  seguirán haciendo un uso instrumental y meramente práctico de las herramientas y dispositivos tecnológicos.  En este sentido, el documento de UNESCO es asertivo en recomendar que se debe prestar atención a la graduación de las competencias digitales en la escuela, desde los niveles básicos de manejo de información hasta la ciudadanía digital.

Finalmente el documento invita a enfocarse no solo en el aula y en el maestro sino en el conjunto de la escuela con el fin de poner de manifiesto el papel de la dirección, de los estudiantes y de los profesores en el éxito o fracaso de estas iniciativas, y a sistematizar cómo la tecnología posibilita cambios pedagógicos que impactan el rendimiento escolar de los estudiantes.

Vale la pena su lectura y análisis puesto que abre nuevas perspectivas a la comprensión del papel de la tecnología en la transformación de la educación, a partir de los datos empíricos que presenta.

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Licenciada en Educación, Magíster en Investigación Educativa
Promedio: 3.3 (3 votos)
Estadísticas: .
Laura María Pineda
Gran Maestra Premio Compartir 1999
Dar alas a las palabras para que se desplieguen por la oración y vuelen a través de los textos para que los estudiantes comprendan la libertad del lenguaje.