Usted está aquí

Toda acción genera una reacción

De acuerdo con la autora de esta columna, es necesario recordar que toda la historia es historia de la lucha de historias. Un texto para reflexión sobra la situación de Colombia en mayo de 2020.

Mayo 11, 2021

Karl Marx, un abogado de la Universidad de Bonn, se inclinó por la filosofía de la Universidad de Berlín y a medida que iba experimentando se propuso estudiar el capitalismo, para lo cual perfiló un concepto desde la economía.

Lo que más me llama la atención es aquella expresión que surge en la Edad Media y moderna, la cual es llamada ‘Crisis del feudalismo y surgimiento del capitalismo’. Esta frase dice así: “toda la historia es historia de la lucha de historias”.

Si recordamos las clases de Ciencias Sociales, en la cual encontramos otras asignaturas y entre ellos Historia, me queda grande entender el por qué continuamos contando la misma historia, si lo que se ha vivenciado en las generaciones presentes es distinto. 

Y habló desde la experiencia: recuerdo aquella vez cuando apenas era una estudiante de bachillerato y cuando conceptos como interculturalización, globalización y tecnología le preocupaban a unos expertos como docentes, filósofos, entre otros.

Aunque muchos participantes a través de foros, seminarios, encuentros y talleres recibíamos la información y lo imaginamos como una ciencia ficción, así se fue transformando.  

Poco a poco el tiempo iba pasando y las transformaciones se iban dando en su ir y devenir sin darnos cuenta lo importante que sería la verdadera realidad con estos elementos presentes en el día a día. Entonces, aquellos eventos, que eran como una representación, una reflexión y diversos ensayos, fueron tomando forma y convirtiéndose en una realidad. 

A pesar de ello, ya nadie escribe la historia. Ya nadie investiga, porque aquí el que se atreve a crear es criticado, aquel que innova es llamado loco o raro. Entonces, si no eres capaz de esto, cómo podemos dejar nuevas historias que contar, cómo podemos crear útiles a la sociedad, cómo lograr la capacidad de incluir si a los diferentes no los aceptamos, nos da fobia y no los comprendemos.

Si recordamos el tiempo pasado, en lo que nos cuenta la Biblia donde se habla sobre el poder la misericordia y el amor de Dios a través de la historia de las 7 plagas, parece el presente con la presencia del Covid-19 y la reforma tributaria.

El 15 de marzo del año 2020 llegó a Colombia el Covid-19 y, más que un virus atacante, era una forma de que las personas aprendieran a obedecer y reflexionar, a cambiar de actitud acerca su manera de actuar y de ser en la humanidad. 

El Covid-19 llegó como un puntito y poco a poco fue tomando fuerza, de tal manera que hoy ya muchos no están con nosotros. Aún así, con toda la situación, somos pocos los que acatamos las medidas de bioseguridad y seguimos en desobediencia. Aunque hoy el refrán dice que hay un virus más peligroso que el coronavirus y es el motivo por el cual el pueblo está en las calles.

Bastaba con ver el vaso derramar a través de la vulnerabilidad, las necesidades, la poca capacidad de equilibrio mental el estrés provocado por el encierro y el abuso de derechos para que todo un pueblo escuchara el precio absurdo de una docena de huevos que no es más que humillación hacia una clase que, día a día, lucha para mantenerse en pie y la copa rebosa al escuchar el discurso de nuestro gobierno acerca de la llamada reforma tributaria, la cual contiene contenidos y directrices que exprimen a la clase de los estratos más bajos.

Aquí inician unas manifestaciones continuas o, dicho de otra manera, fue un detonante para retomar las protestas que iniciaron el pasado 21 de noviembre de 2019: un paro nacional convertido en un movimiento inédito para Colombia por la misma actitud y contextualización que es usada en este tiempo, tiempo en el cual hemos observado varios ambientes:

Por un lado tenemos a las personas que conocen de derechos, teorías y conceptos que se relacionan con la vulnerabilidad y salen a las calles con marchas pacíficas manifestándose y expresándose para hacerse escuchar, para plantar su voz y aportar su opinión.

Encontramos también aquellos que con todo este encierro y las necesidades por las que les ha tocado pasar al ver reflejada tanta desinformación, se llenan de rabia e indignación y salen a chocar con lo primero que se les atraviesa porque su salud mental los hace vulnerables y sencillamente sus sentimientos se fusionan ocasionando un Big Bang y, por no ser comprendidos, son llamados vándalos.

Cada sector, comunidad y territorio tiene un líder que se ha hecho llamar así por su emprendimiento, logros, manera de ser y por ser capaz de guiar un grupo con visión y proyectos. 

Todas estas situaciones se resumen así: 

  • La voz de un pueblo contra el poder de un gobierno
  • El pueblo con el pueblo por la jerarquía, posiciones y relaciones 
  • Pueblo-gobierno-pueblo 

Colombia tiene famosos, músicos, cantantes, youtubers, actores, etc., los cuales constan de muchos seguidores; esos mismos seguidores que perderán fans porque algunos se han mostrado indiferente ante la situación mientras que unos pocos han iniciado su pronunciamiento de rechazo ante la vulneración de derechos la violencia de la fuerza civil hacia el pueblo y los llamados actos vandálicos.

Todo lo que estamos viviendo me ha hecho recordar aquellos conceptos de causa y efecto. Recuerdo cuando mi profesor decía “que toda causa origina una consecuencia” y es que la causa de todo esto. Es “El florero de Llorente" producto de la transformación de conceptos que se reflejan a través de los medios de comunicación como la prensa, las redes sociales, la televisión y la radio que hoy no estamos lejos de la realidad.

Porque hay un pueblo berraco allá afuera luchando por sus derechos, soñando por un mejor mañana y defraudado por un gobierno en el que estaba depositada su confianza. En la cual se han realizado protestas expresando toda clase de situaciones, pero sólo son evidenciadas aquellas que reflejan un pueblo marchante apodado “vándalo”.

Entonces, no hay igualdad, no hay conciencia, no hay honestidad; más bien hay diseño gráfico de fotografías, videos y textos para disfrazar todo lo que se ha gritado en las calles de Colombia.

Como por ejemplo:

Ha sido ocultado un paro nacional con marchas pacíficas en donde hay actores de diferentes grupos: por un lado el Sudeb y Fecode con su gremio de docentes, movimiento de mujeres, gremio de taxistas, indígenas, jóvenes estudiantes de las universidades, caminantes, grafiteros obreros líderes en diferentes ciudades del país, etc.

A través de todas estas manifestaciones hemos visto la acción del poder y la reacción de un pueblo. Como bien dice el dicho: “toda acción genera una reacción”.

Acciones como: 

  • La poca capacidad de entender y comprender la voz de un pueblo y llegar a acuerdos comunes en donde se refleje igualdad de condiciones y garantía de derechos
  • Conflictos que han dejado heridos desaparecidos situaciones a trozas muertos inocentes de jóvenes con sueños y ganas de transformar un país.
  • La desinformación a través de los medios de comunicación las redes sociales televisión y radio
  • El desinterés de parte de nuestros ídolos famosos a los cuales seguíamos a cambio de la empatía y admiración

Hoy escribo porque en este tiempo no podemos dudar de límites, ni pensar en protagonismos. Más bien hay que confiar en la fuerza y el poder que tiene papá Dios para volvernos más humanos y eso se da a través de la fe para que sea Él quien permita que el mundo conozca al pueblo de Colombia, que se hable de una lucha pacífica que no fue escuchada, la cual se expresó a través de mensajes, memes, pancartas, videos, huellas, palmadas, brincos, gestos, lágrimas, velas  pérdidas, símbolos, artes y todo aquello que conocemos como expresión de libertad.

Es aquí en donde terminó con este interrogante: Si a medida que va pasando el tiempo, todo Colombia, con su manera de ser diferente, se está uniendo en una sola voz, ¿por qué continúa la jornada de protestas pacíficas en torno al paro nacional?

Ningún fin justifica los medios… Recuerda que toda la historia es historia de la lucha de historias.

 


Imagen Byron Jimenez on Unsplash

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Licenciada en Pedagogía Infantil. Actualmente, docente de aula de Preescolar y Básica Primaria con experiencias en capacidades de Creatividad, Innovación e Inclusión, y Liderazgo en gestión comunitaria y participativa.
Promedio: 4.6 (99 votos)
Estadísticas: .
María Del Rosario Cubides Reyes
Gran Maestra Premio Compartir 2006
Desarrollé una fórmula química que permitió a los alumnos combinar los elementos claves para fundir la ciencia con su vida cotidiana sin confundir los enlaces para su futuro.