Usted está aquí

Una amenaza que pone en riesgo la vida en el planeta

Para nadie es un secreto que en muchas ocasiones se nos olvida que el equilibrio de la tierra y la defensa de las poblaciones es un asunto de todos. 

Marzo 18, 2019

El pasado 15 de marzo en más de 100 países y aproximadamente 1000 ciudades del mundo se realizó “La Huelga Mundial por el Cambio Climático”, muchos jóvenes de universidades y colegios se unieron en torno a un reclamo, que le hacen a sus gobiernos y a las conciencias de estas poblaciones.  

Es precisamente la lucha por un ambiente sano, por la negación a seguir afectando el cambio climático que atenta directamente la vida en el planeta, lo que refleja que en la actualidad estamos en crisis ambiental, tenemos un planeta enfermo por el ahogamiento con basuras, un cielo oscuro, espeso y tóxico, un aire contaminado que afectan la vida en todas las expresiones

¿De dónde surge esta huelga mundial? En el año 2018, la sueca Greta Thumberg, a sus 16 años empezó a generar un movimiento ambientalista que hasta nuestros días viene buscando generar conciencia entre los habitantes del planeta. Posteriormente creó un símbolo que se denominó viernes para el futuro, con una particular forma de protestar, como su nombre lo indica, era hacer mella en las conciencias de las personas los días viernes, donde se buscaba suspender las actividades cotidianas para generar presión y visibilizar de la necesidad de evitar la hecatombe del cambio climático.

Esta idea se inicia en Suecia y posteriormente en España, Polonia y muchas ciudades más del mundo, hoy cuenta con muchos seguidores quienes con sus mensajes y marchas se hicieron sentir por la defensa del aire, la tierra, los animales y el mismo clima. Así surge una iniciativa que establecer el 15 de marzo como el día de concienciar a la humanidad en torno al cuidado del planeta, para evitar el daño que se le puede hacer al equilibrio de la vida. 

No debemos olvidar que ante  el calentamiento y el cambio climático, existen alertas como:

  • Blanqueamiento y reducción de especies coralinas del mar.
  • Deshielo y aumento del nivel del mar que pone en peligro las especies polares. 
  • Desaparición y cambios de los ciclos migratorios de especies animales en todo el planeta, o por lo menos donde el clima termina cambiando hábitos y dinámicas reproductivas de las especies.
  • Inundaciones que surgen como consecuencias de los cambios en los cauces naturales de los ríos
  • Enfermedades en especies animales y en los seres humanos, que terminan siendo la causa del clima y sus alteraciones.
  • La deforestación y la pérdida de la selva verde es un atentado con las especies, se pierden las esponjas naturales de la retención de agua para modificar el clima y el hábitat. 
  • Malas Prácticas de cultivos, en relación a pesticidas y fertilizantes químicos que queman la tierra y las especies que allí cohabitan.
  • Gases e industrias tóxicas para el planeta que ponen en riesgo aire, se ponen en peligro la salud y se disminuye la esperanza de vida a causa del desarrollismo devastador.

En nuestro contexto geográfico de nuestras comunidades, la problemática es comprensible, no somos ajenos al daño ambiental que producen las industrias y el transporte de nuestras ciudades. Sin embargo, nuestro papel como ciudadanos conscientes del problema es un verdadero reto. A continuación, se mencionan algunas acciones prácticas y sencillas que pueden hacer aportes sustanciales en torno a la preocupación por la defensa de la madre tierra. 

  • Reciclaje, reutilización y reducción de basuras, desde cada una de nuestras casas, lugares de trabajo y en todas partes. 
  • Sensibilizar desde nuestras escuelas, sobre el uso racional de los plásticos y en general sobre todo aquello que se puede reutilizar.
  • Generar conciencia en la reutilización y apoyo al proceso del reciclaje de llantas, elementos excesivamente contaminantes en nuestras ciudades.
  • Baterías en su lugar, que en su estado de deterioro producen graves problemas de contaminación en los rellenos sanitarios.
  • Generar una cultura del respeto por la naturaleza, por el árbol, por el agua, nosotros tenemos recursos, pero las generaciones en veinte años y más, ¿Cómo van a recibir nuestro planeta?
  • Y una última recomendación, el llamado a los gobiernos de turno para la inversión en la recuperación de humedales, en el apoyo para especies en vía de extinción y la misma inversión pública ambiental que se debe destinar para la protección de las fuentes hídricas.

La tarea es larga, pero además de ser un compromiso con el ambiente, es por la vida misma; porque el uno es complemento del otro. Para nadie es un secreto que en muchas ocasiones se nos olvida que el equilibrio de la tierra y la defensa de las poblaciones es un asunto de todos. Definitivamente el cambio de nuestras acciones y costumbres pueden ser de gran aporte para las futuras generaciones.

A continuación, una canción que lleva precisamente el nombre del tema tratado se llama: “Cambio climático” (Meridiano 89), de la agrupación salvadoreña Shaka y Dres.

 

 

Escrito por
Maestro Iluestre del Premio Compartir 2017.
Promedio: 3 (2 votos)
Estadísticas: .
Gustavo González Palencia
Gran Maestro Premio Compartir 2008
ogré incentivar en niños y jóvenes el gusto por la música y la ejecución de instrumentos musicales.