Usted está aquí

¿Existen vacíos en la educación artística en Colombia?

Un abrebocas del Especial temático que desde Compartir Palabra Maestra le realizamos a esta área de formación en diciembre y enero.

Diciembre 21, 2017

Recientemente un grupo de docentes de educación artística manifestaron que ésta tiene vacíos en nuestro país porque no cuenta con recursos financieros suficientes. Con seguridad existen vacíos en la educación artística, pero no es precisamente por no contar con recursos financieros. Me atrevo a expresar que esto es apenas una consecuencia de no ser conscientes como sociedad, de cuál es el papel de la educación artística en su construcción.

En nuestro país, el rol de quién hace qué y cómo se financia la educación está definida desde la Constitución Política Nacional. Esta, en su artículo 67, establece que los responsables de la educación son el Estado, la sociedad y la familia; y, que será obligatoria entre los 5 y 15 años, comprendiendo como mínimo un año de preescolar y nueve de educación básica. A su vez, en el artículo 356 establece que el Estado, como uno de los responsables, financiará la educación con un porcentaje de los ingresos corrientes de la Nación, mediante una fuente que hoy en día llamamos Sistema General de Participaciones. Esta es la fuente primordial del Estado para financiar el derecho a la educación preescolar y básica. La segunda fuente son los recursos propios de las entidades territoriales.

De otra parte, en cuanto a los roles, el sistema de educación preescolar, básica, y media está conformado por tres niveles: las instituciones de educación básica y media, las secretarías de educación de las entidades territoriales y el Ministerio de Educación Nacional. Las primeras son las responsables de prestar el servicio educativo, por consiguiente garantizar su calidad; las otras dos instancias deben garantizar que éstas cuenten con las capacidades necesarias para cumplir su cometido.

Específicamente, las secretarías de educación son responsables de dirigir en su territorio la prestación, para lo cual deben asignar los recursos de acuerdo con las necesidades de las instituciones educativas y sus comunidades; y, el Ministerio de Educación Nacional tiene la responsabilidad de formular y evaluar la política educativa, y distribuir los recursos financieros del Sistema General de Participaciones entre las entidades territoriales de acuerdo con unos criterios preestablecidos por la ley.

Así las cosas, podríamos decir que todas las áreas de conocimiento tienen la misma oportunidad de contar con recursos. De hecho, la Ley General de Educación define la educación artística como una de las áreas obligatorias del currículo, al lado de las matemáticas, las ciencias, la educación física, etc. Sin embargo, en la práctica la educación artística en los colegios aún se confunde con manualidades, o con clases de técnica de algún arte (danza, música, pintura), simplificando su importancia y potencial para influir en el desarrollo de las personas, y su trascendencia.

La invitación es a conversar sobre los verdaderos alcances de la educación artística. En esta labor destacamos redes de maestros como Libreta de Bocetos, y organizaciones como la Asociación de Maestros de Artes “Entre las Artes”, que enriquecen la conversación para visibilizar esta educación como esencial y no como un accesorio.

El papel que debe jugar la educación artística en la construcción de sociedad es preponderante. Es un elemento articulador de la memoria, del despertar la conciencia, de la sensibilidad, de la creatividad, de la libertad, del hacer visible lo invisible, ampliando así nuestra capacidad para comprender el mundo.

Contar con orientaciones claras, suficientes y prácticas para que los actores del sistema educativo consideren la educación artística como el elemento clave que es del proceso educativo, es fundamental para nuestra sociedad.

Escrito por
Directora de Desarrollo y Liderazgo Pedagógico
Promedio: 4.7 (7 votos)
Estadísticas: .
Irma María Arévalo González
Gran Maestro Premio Compartir 2002
Ofrezco a cada uno de los alumnos un lápiz mágico y los invito a escribir su propia historia enmarcada en los cuentos y leyendas de su cultura indígena.