Usted está aquí

La educación en la Fundación Compartir

La Fundación continuará impulsando estrategias orientadas a apoyar la profesionalización de los educadores colombianos.

Marzo 15, 2011

 “Quien recibe la educación adecuada, está en capacidad de obtener un empleo y  quien tiene un empleo consigue su vivienda”.

Pedro Gómez Barrero

Tres décadas lleva la Fundación Compartir desarrollando proyectos sociales a través de los cuales ha aprendido que la inversión en educación de calidad genera un desarrollo social y económico más equitativo. En los años ochenta, por ejemplo, inició su aproximación al sector educativo con la construcción de colegios que brindaran a la población infantil y juvenil un ambiente propicio para el aprendizaje, la excelencia académica y la formación de ciudadanos ejemplares. Años más tarde decidió complementar este trabajo asumiendo la administración de los colegios Compartir en las localidades de Suba, Engativá y Kennedy, como forma de asegurar una mejor calidad educativa en esas comunidades. En ese mismo sentido y entendiendo el papel preponderante que desempeñan  los maestros en la calidad de la educación, la Fundación consideró necesario reconocer la labor de los mejores docentes, lo que la llevó en 1998 a institucionalizar el Premio Compartir al Maestro buscando también vincular a la sociedad en un gran homenaje público a los maestros colombianos.

Fiel a este concepto, el Consejo Directivo de la Fundación Compartir aprobó en abril del presenta año, el Plan de Desarrollo Integral 2010–2020, el cual establece como uno de sus objetivos principales, contribuir al mejoramiento de la calidad de la educación en Colombia. Para lograrlo, la Fundación continuará impulsando estrategias orientadas a apoyar la profesionalización de los educadores colombianos, promover una mayor valoración de la docencia, ofrecer modelos de enseñanza de alta calidad para niños, jóvenes y adultos, y fortalecer las comunidades educativas creadas en torno a los colegios Compartir. Se concibe de esta manera un enfoque más integrado a favor de una educación de calidad. Para apoyar el cumplimiento de estos objetivos fue necesario modernizar y robustecer la estructura organizativa de la Fundación como herramienta clave para facilitar el desarrollo de los programas vigentes y la creación de nuevos proyectos. Esta nueva estructura, con responsabilidades claramente establecidas, cuenta con una Gerencia de Educación, en cabeza de Patricia Camacho Álvarez,  cuyo compromiso es definir los programas relativos al proceso educativo. Esta Gerencia tendrá a su cargo las direcciones del Premio Compartir al Maestro y de Instituciones Educativas. Asimismo, la Dirección del Premio Compartir fue fortalecida con la creación de dos coordinaciones: la de Investigaciones y Publicaciones, a cargo de Ángela Anzola de Toro, y la de Promoción y Regionalización, bajo la responsabilidad de Julia María Rubiano de la Cruz.

La Dirección del Premio Compartir, a cargo de Luz Amparo Martínez Rangel, continuará con su labor de promover una valoración social más justa de la docencia, de apoyar y fomentar su profesionalización, y de rendir homenaje a los educadores sobresalientes. A su vez, seguirá enriqueciendo la regionalización del Premio que inició en 2008 y la cual genera una mayor y mejor participación local, acerca a las personas e instituciones más representativas de las regiones a la filosofía y propósitos del Premio, y promueve la profesionalización de los docentes en esos lugares.

De igual forma, el Premio Compartir continuará con las investigaciones y publicaciones derivadas de sus actividades. Ello permitirá además robustecer el cometido de propagar prácticas pedagógicas exitosas, difundir información pertinente para el desempeño profesional de los docentes, identificar tendencias en la enseñanza de diferentes áreas, fortalecer la formación de los maestros y contribuir a generar conciencia sobre la importancia de su labor.  

El trabajo de la Gerencia de Educación estará también dirigido a implementar programas de atención para niños, jóvenes y adultos, con el fin de contribuir a mejorar su calidad de vida. En este orden de ideas se propone diseñar un modelo educativo orientado a formar estudiantes capaces de mejorar sus posibilidades económicas y sociales de manera positiva, y que pueda replicarse en otros colegios. La Dirección de Instituciones Educativas, que continúa en cabeza de Javier Pombo Rodríguez, es la encargada de diseñar e implementar estos diferentes esquemas asegurando siempre la más alta calidad de sus programas. Esta Dirección, y la Coordinación de Colegios a cargo de Martha Patricia Romero, implementará un plan de mejoramiento continuo en las instituciones educativas Compartir para asegurar una formación de calidad que permita a niños, jóvenes y adultos ser ciudadanos responsables, innovadores, competentes y capaces de insertarse en el mundo del siglo XXI. 

Con esta estructura y objetivos definidos, la Gerencia de Educación desarrollará un trabajo coordinado entre la Dirección de Instituciones Educativas y la del Premio Compartir al Maestro de manera que los resultados se potencien y la Fundación Compartir continúe cumpliendo con su misión de poner al servicio del país su capacidad empresarial para promover y desarrollar programas sociales de alto impacto en educación y vivienda integral.

Con estos programas dirigidos a comunidades de menores recursos y gracias a diversas alianzas, la Fundación pretende seguir contribuyendo  a la construcción de  un país más equitativo, y llegar en el 2020 a seis de cada mil familias de los estratos 1 y 2 con servicios sociales de alto impacto en estos dos campos de acción, es decir, quintuplicar la cobertura que alcanzó en el año 2009.

 

………….
Palabra Maestra hace un reconocimiento especial a María Alicia Castillo, Gran Maestra 2010, dedicando este número a la enseñanza de historia y la construcción de identidad, e invita a todos los maestros de Colombia a presentarse al Premio Compartir 2011.

Escrito por
Presidente fundación Compartir
No hay votos aun
Estadísticas: .
Laura María Pineda
Gran Maestra Premio Compartir 1999
Dar alas a las palabras para que se desplieguen por la oración y vuelen a través de los textos para que los estudiantes comprendan la libertad del lenguaje.