Usted está aquí

La educación está en el más allá

La calidad de la educación requiere más que un paro y unas negociaciones salariales. Es necesaria una reforma integral y simultánea. 

Mayo 4, 2015

La  educación está en el más allá

Mas allá del paro, más allá de las negociaciones entre Fecode y el Ministerio de Educación Nacional, más allá de las pruebas Pisa, más allá está la educación.

Muy probablemente cuando se publique esta editorial los niños de Colombia estarán en sus aulas recibiendo clases y algunos de ellos, de 15 años, estarán presentando las pruebas Pisa. Esto quiere decir que las conversaciones se reanudaron y que como saldo quedaron unos compromisos que dejan de alguna manera tranquilos al gobierno y al sindicato. Ojalá las promesas dejen tranquila también a Colombia. Ojalá, por primera vez, las negociaciones vayan más allá de las reivindicaciones salariales y se evidencie con hechos concretos que el compromiso de todos los actores es la calidad de la educación. Más allá de la lucha de poderes están millones de colombianos que se merecen una sociedad equitativa en donde reine la paz, la tolerancia y la honestidad.

Colombia, sin lugar a dudas, necesita maestros en la aulas que cumplan con su trabajo y que estén bien remunerados. Este es uno de los pocos temas –por no decir el único- que logra unir  a todos los colombianos. Pero se necesita ir más allá.

Se requiere de un esquema de mejoramiento integral y permanente que supere las negociaciones puntales de temas que, aunque justos, no tendrán ningún impacto en la calidad si se tratan de manera aislada.

La educación de calidad para todos los colombianos requiere ir más allá. Se necesitan intervenciones en muchos frentes como, por ejemplo, formación de los docentes, infraestructura educativa, currículo, modelos pedagógicos, material educativo, dotación escolar, jornada escolar, liderazgo directivo, temas administrativos, etc. Y se requieren, sobre todo, docentes de la mejor calidad. Esto es lo que ha venido promoviendo la Fundación Compartir desde hace muchos años y, específicamente, desde 2014 cuando le entregó al país una hoja de ruta para lograrlo.

Aunque el estudio Tras le excelencia docente  ha sido ampliamente difundido y debatido en espacios académicos, políticos  e informativos, es necesario mencionar una vez más sus recomendaciones, entre otras cosas, porque en esta coyuntura del paro todos los actores lo han utilizado de manera parcial y se han generalizado ideas que no son del todo ciertas.

No dice el estudio Compartir:

Sí dice el estudio Compartir:

Que la calidad de la educación sea una responsabilidad exclusiva de los maestros.

Que la calidad educativa es una responsabilidad del Estado y de los docentes.

Que todos los aspectos que impactan la calidad educativa están resueltos en este país.

Dice que los maestros son el eje fundamental de la calidad educativa. Si no tenemos docentes excelentes las intervenciones en los otros frentes no tendrán el impacto esperado.

Dice que hay que darle prioridad a la inversión en el mejoramiento de los maestros por su importancia e impacto y no porque Colombia tenga resueltos todos los otros factores que impactan la calidad educativa.

Que la brecha salarial de los docentes con respecto a todos los profesionales del país sea del 18%.

Dice que la diferencia salarial del 18% es únicamente con respecto al salario de los profesionales de las carreras mejor remuneradas del país (derecho, medicina, economía, ingeniería).

Que la evaluación de desempeño docente deba ser un instrumento punitivo.

Dice que hay que establecer un esquema de evaluación multidimensional del docente para generar un sistema de mejoramiento continuo.

La evaluación multidimensional incluye autoevaluación del maestro, observación de aula a lo largo del año, evaluación por parte del alumno, el par y el jefe.

Que la calidad educativa se mejora si solo se sube el sueldo de los maestros o si solo se evalúan.

Dice que la calidad educativa se mejora si de manera simultanea se:

  • Promueve una mayor valoración social de la profesión docente y se logra que los mejores bachilleres accedan a la carrera docente.
  • Establecen estándares más altos en los programas de formación docente previa y en servicio, con énfasis en la práctica y la investigación pedagógica.
  • Fortalece el proceso de evaluación docente para lograr un mejoramiento continuo.
  • Establecen esquemas competitivos de remuneración que incluyan salarios e incentivos monetarios y en especie.

Claramente la educación está más allá del paro y de las negociaciones entre Fecode y el Ministerio de Educación Nacional. La calidad de la educación se logra con la puesta en  marcha de esta reforma sistémica que requiere recursos adicionales cercanos a los tres billones de pesos anuales.

Solo allá, donde está la educación de calidad para todos, tendremos una sociedad más desarrollada y equitativa.

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Economista experta en educación.
Promedio: 5 (4 votos)
Estadísticas: .
Henry Alberto Berrio Zapata
Gran Maestro Premio Compartir 2007
Empaqué en el equipaje de viaje de los estudiantes la herramienta más importante para cualquier destino: los argumentos.