Usted está aquí

Tres inquietudes para el 2019

Conozca tres inquietudes que conciernen al sistema educativo, a las familias y a los líderes empresariales, políticos y de opinión en Colombia.

Diciembre 24, 2018

El 2018 ha sido un año de alta incertidumbre en el mundo y, por supuesto, en Colombia. En la perspectiva de largo plazo, la educación que reciben los niños de hoy es determinante en un mundo que seguirá cambiando de manera exponencial.  Más que los conocimientos “útiles”,  se trata de las llamadas competencias blandas…

 

Incertidumbre

La incertidumbre, en lo que compete directa e indirectamente a la educación, resulta de un complejo juego en el que participan diversos factores:

En primer lugar, los profundos cambios en la tecnología que afectan la producción, distribución y consumo de bienes y servicios a una velocidad desconocida para el ser humano contemporáneo. Se alteran los modelos de negocios y las formas tradicionales de crear valor y de aprender pierden vigencia.

Segundo, los mercados laborales suprimen y, a la vez, crean ocupaciones y profesiones que demandan nuevas maneras de pensar y trabajar y, por lo tanto, nuevas exigencias a la educación y la manera de relacionarnos unos con otros.

Tercero, en la medida en que decenas de millones de trabajadores, particularmente en naciones avanzadas, han sido desplazados por nuevas tecnologías y la competencia en el mundo global, se generan modelos políticos de corte xenófobo y excluyente; nuevas realidades políticas se consolidan en los Estados Unidos y en Europa (Polonia, Hungría, Austria, particpación parlamentaria de grupos de extrema drecha en Alemania, Francia…) En Colombia, en un contexto histórico diferente, posiciones polarizantes han ganado un espacio en el debate público, sinónimo de intolerancia y obstáculo a la reconciliación.

 

Cultura de innovación y competencias blandas…

Tres inquietudes que conciernen al sistema educativo, a las familias y los líderes empresariales, políticos y de opinión:

  1. Fomentar la cultura de la innovación y la creatividad en los niños. La curiosidad infantil debe alentarse mediante la prescripción del aprendizaje de toda la vida. Los cambios ocurren a una velocidad tal que la necesidad de actualización y de aprendizaje es un imperativo.  Los niños de hoy enfrentarán, en pocos lustros, los retos del mercado laboral, en el que nuevas ocupaciones deplazarán, de forma masiva, a las antiguas. Los niños deben familiarizarse con la nanotecnología, la computación cuántica, la robótica, la inteligencia artificial y la biotecnología, entre otros campos que convergen para generar nuevas fuentes de innovación.
  2. La cultura del trabajo colaborativo es una condición necesaria en los procesos educativos y debe ser promovida en los procesos de aprendizaje. Va, por definición, ligada, a la cultura del respeto por la diferencia. Los rasgos de las políticas de exclusión en cualquiera de sus formas no pueden ir de la mano de los retos que nos depara el resto del siglo XXI en el mundo y Colombia.
  3. La resiliencia y, en general, las llamadas competencias socio-emocionales son aspectos que, en un país marcado por mas de cinco décadas de conflicto en el que grupos de derecha e izquierda ejercieron actos de violencia (incluyendo asesinatos, deplazamiento forzado, así como fenómenos como los falsos positivos y las despariciones) jugarán un papel de primera línea en la reconciliación y el construcción colectiva de país.

 

La Fundación Compartir desea un feliz 2019 a todos los actores de la educación en Colombia: docentes, alumnos, padres de familia, directivos docentes. Que el respeto por el otro sea la base de la manera en que nos comunicamos entre nosotros.

Escrito por
Consultor en educación
Promedio: 3.4 (5 votos)
Estadísticas: .
Laura María Pineda
Gran Maestra Premio Compartir 1999
Dar alas a las palabras para que se desplieguen por la oración y vuelen a través de los textos para que los estudiantes comprendan la libertad del lenguaje.