Usted está aquí

Educación, salud y empleo en Usme de la mano del Colegio como Centro del Barrio

Al evento, en esta localidad de Bogotá, asistieron más de 200 personas de la UPZ La Flora, en el que, además de diferentes servicios, hubo música y baile.

Agosto 15, 2019

El programa Colegio como Centro del Barrio estuvo en la UPZ La Flora, en la localidad de Usme, el pasado 27 de julio.  Al colegio Nueva Esperanza, asistieron 266 ciudadanos que se beneficiaron con los distintos servicios ofrecidos ese día.

Este es un programa liderado por la Secretaría de Educación del Distrito que, dentro de uno de sus ejes, contempla la realización de ferias de servicios con varias entidades distritales y nacionales, a fin de llevar su oferta a diferentes comunidades vulnerables de la ciudad.

En esta ocasión, quienes atendieron la invitación fueron la Secretaría de Integración Social, BibloRed, la Secretaría de Seguridad (Casa de la Justicia), el IDRD, la Alcaldía Local de Usme (Casa Diversa, Mesa de DD. HH. y Casa del Consumidor), la Policía Nacional, el IPES, Compensar, el SENA, el ICBF, Subred Sur (Salud), el Instituto de Protección y Bienestar Animal y Aguas Bogotá. Por parte de la Secretaría de Educación del Distrito, se ofrecieron servicios de cobertura, educación flexible, privados, educación superior, comunicaciones, ciencia y tecnología.

Francy Janeth Yate Neyra fue una de las asistentes. Ella nació hace 37 años en San Antonio, Tolima, y desde hace casi cinco años vive en Bogotá. Vino con su esposo y sus cuatro hijos, pero luego él se fue a Pereira y ella quedó a cargo de la familia.

“Yo trabajo en casas de familia, pero ahora está duro y no estoy trabajando, vivo de ahorros. Mis hijos tienen 20, 15, 12 y 11 años”, cuenta Francy quien, además, asegura que el colegio Nueva Esperanza ha sido una gran ayuda en todo el tiempo que lleva en la capital del país.

La hija mayor de Francy se fue a vivir con sus abuelos, en San Antonio. Ella y sus otros hijos viven en una casa de madera en el barrio Compostela. “Ahí conseguimos una casa y somos pobres, pero vivimos cómodamente. Mis hijos están en este colegio desde que llegamos a la ciudad y ha sido excelente. Los profesores son como unos segundos padres para ellos; si ven algo extraño, ellos me cuentan inmediatamente”, cuenta la madre.

Atendiendo el llamado del programa Colegio como Centro del Barrio, Francy invitó a una vecina que es amiga suya.

“Desde que estoy acá, es la primera vez que hacen algo como esto y es muy chévere. Vinimos principalmente por el tema del estudio para mi hijo y por mi amiga, que es como una hija más, pero luego también nos dieron una charla de la Policía para saber qué hacer en caso de que suceda algo extraño, lo que fue muy bueno porque muchas veces uno no sabe dónde llamar, hay muchas cosas que uno no sabe”, explica Francy.

Maribel Triana Ortega es su vecina. Tiene 17 años, también nació en el Tolima, en Prado, y vive hace cuatro años en Bogotá. “Yo no sabía sobre las opciones que tiene la Secretaría de Educación, pero ya me las explicaron y ahora voy a entrar a la página para averiguar más. También me hablaron de las convocatorias del SENA; estoy muy emocionada porque quiero estudiar criminalística y hoy vi que sí es una opción”, apuntó Maribel.

La hija menor de Francy, Ángela Dayana Prieto, salió también muy feliz del evento. “Me gusta estudiar acá porque tengo muchos amigos. Lo de hoy fue muy chévere porque pudimos bailar y escuchar música y, con nosotros, bailaron adultos y bebés”, aseguró.

Además del baile y el ambiente de fiesta que caracterizó al Colegio como Centro del Barrio, también hubo vacunación para niños y niñas y para los animales de compañía. Katherine Miranda fue con su hijo de 8 años, con sus gatos Bills y Maya y con su perra Quira. A todos los vacunaron y Katherine agradeció haber contado con ese servicio, al tiempo que afirmó: “Esto es muy bueno porque con lo de las vacunas le arrancan a uno un platal, entonces me gusta que hagan estos eventos”.

Para la rectora del plantel educativo, Amanda Delgado Munévar, el Colegio como Centro del Barrio es un programa maravilloso: “Es su deber ser que el colegio sea para la comunidad”.

“En cuanto me lo propusieron, acepté inmediatamente. Acá tenemos cerca de 1400 estudiantes, pero lo bueno del evento es que le abre sus puertas a toda la comunidad de la UPZ La Flora”, indicó la rectora, quien explicó además que la convocatoria se hizo contándole a la gente y repartiendo volantes en las tiendas y panaderías del sector.

El evento contó con la participación de estudiantes del modelo flexible que hicieron un trabajo de registro, a través de video, que luego socializarán entre la comunidad educativa. Diego Prieto, de 21 años y del ciclo 4, fue uno de ellos. “Vivo en Juan Rey. Estamos haciendo entrevistas para saber qué propuestas hay en este evento. El tema de la comunicación es importante porque nos mantenemos informados nosotros y también la comunidad. La idea de este evento es muy buena porque traen al SENA y otras cosas”, concluyó.

Leidy Olarte Quijano es otra de las estudiantes del modelo flexible que, aunque es con matrícula del colegio Almirante Padilla, se desarrolla los fines de semana en las instalaciones del Nueva Esperanza. Leidy tiene 28 años y está en el ciclo 3, es decir, el que corresponde a los grados sexto y séptimo: “Lo bueno de hoy es que uno siempre tiene muchas preguntas y con esto que hicieron uno viene y las puede hacer casi todas, de varias cosas”. Esta mujer, que es madre y trabajadora, sueña con estudiar para ser auxiliar de enfermería.

 


Imagen educacionbogota.edu.co

Escrito por
No hay votos aun
Estadísticas: .
Carlos Enrique Sánchez Santamaria
Gran Maestro Premio Compartir 2011
Con el apoyo de las tecnologías logré que los estudiantes convirtieran el pasado de exclusión que vivió éste municipio lazareto en un pretexto para investigar, conocer la historia y conectarnos con el mundo.