Usted está aquí

“Estudiantes universitarios comen en la calle pese a los riesgos en la salud”: Estudio

Un estudio elaborado en 15 universidades demostró que los estudiantes consumen alimentos de forma frecuente en establecimientos comerciales y en la calle. 

Julio 15, 2018

A la comunidad universitaria le gusta comer en la calle; poco conocen las normas de salubridad con que deben ser producidos los alimentos; las empanadas, las arepas y los sanduches son los productos preferidos; en algunas ocasiones han encontrado elementos como vidrios o insectos como moscas y se han enfrentado a enfermedades y bacterias gastrointestinales.

Esos son algunos de los principales datos que reveló un estudio realizado por la Fundación Universitaria Unihorizonte que, a través de su observatorio periodístico del Programa de Comunicación Social, desarrolló la investigación “Los hábitos alimenticios de los estudiantes en el entorno universitario”.

La encuesta fue hecha entre el 1 y el 15 de junio a 226 personas (190 estudiantes y 36 funcionarios administrativos), de las universidades Libre de Colombia, Universidad Antonio Nariño, Uninpahu, Universidad de la Sabana, Universidad del Rosario, Konrad Lorenz, Universidad Militar, Universidad Javeriana, Universidad Jorge Tadeo Lozano, Universidad Externado de Colombia, UniAgustiniana, Universidad Santo Tomás, Universidad Central, Sena y Unihorizonte.

Los resultados

Al ser preguntados sobre si consumen alimentos en la calle o establecimientos comerciales en el entorno universitario, el 79% dijo que sí, mientras que el 21% aseguró que no.

Cuando se les consultó con qué frecuencia se alimentan en la calle, el 46% aseguró que lo hace de vez en cuando, el 31% todos los días, el 18% dos veces a la semana y un 5% lo hace una vez a la semana.

En cuanto a productos, la llamada comida chatarra se impone. El 37% prefieren las empanadas, el 14% las arepas, el 13 % los sanduches, el 11% las hamburguesas, un 3% otros (Ensaladas de fruta y almuerzos) y un 22% aseguró que solo consume bebidas (gaseosas, jugos, bebidas calientes).

El 73% aseguró que compra los alimentos en un establecimiento comercial en su mayoría cafeterías y unos pocos restaurantes, mientras que el 27% dijo que los adquiere en la calle con vendedores ambulantes fijos y transitorios.

Sorprende que el 80% de los encuestados aseguró desconocer las medidas de salubridad del lugar donde compran los alimentos, sin embargo, el 20% afirmó conocer las mismas. Pese a no conocer las medidas de salubridad, el 77% de los encuestados aseguró que le preocupa la higiene y la salubridad del lugar donde come.

La encuesta permitió conocer también los elementos extraños que aparecen en los alimentos, entre ellos se destacaron: cabello, plástico, vidrio, papel, tornillos, hongos, metal, ladrillo, insectos como moscas, como también relacionaron comida en mal estado.

Una de las encuestadas aseguró que por haber comido un producto descompuesto adquirió una bacteria gastrointestinal, que le obligó a someterse a un tratamiento médico para evitar un cáncer de estómago.

Para el rector de Unihorizonte, Carlos Eduardo Rodríguez, una de las mayores preocupaciones que se debe tener en la comunidad universitaria son los adecuados hábitos alimenticios. “Desde UNIHORIZONTE hacemos un llamado para que tanto las universidades como los estudiantes gocen de una nutrición y alimentación adecuada, las  cuales se pueden tener invirtiendo el mismo dinero que se destina a la llamada comida chatarra, lo que puede influir en un bajo nivel académico del estudiante”, aseguró el directivo académico.

En cuanto a las afectaciones de salud, el médico cirujano de la Universidad Nacional y master en Nutrición, Andrés Leonardo Vidal dijo que “las causas más frecuentes de las enfermedades trasmitidas por alimentos (ETA) son las contaminaciones por virus y bacterias, más frecuentemente, pero también por parásitos y algunos químicos dañinos como los pesticidas, que pueden causar intoxicación aguda o crónica a las personas. (Mercurio, Plomo y Cloro muy frecuentemente contaminan los alimentos).”

Además, recomendó cual puede ser la mejor dieta para la comunidad universitaria: “En general son importantes las dietas que sean avaladas por la Organización Mundial de la Salud (OMS): Mayoritariamente frutas y verduras, mucha agua, lácteos, y carbohidratos de origen natural, así como agua. Importante siempre tener disciplina en los hábitos de horario, y no acostarse nunca con el estómago lleno, sino que la última comida sea mínimo 3 horas antes de acostarse”.

 

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
No hay votos aun
Estadísticas: .
Rubén Darío Cárdenas
Gran Rector Premio Compartir 2016
Concibo al maestro como la encarnación del modelo de ser humano de una sociedad mejor. Él encarna todos los valores que quisiera ver reflejados en una mejor sociedad.