Usted está aquí

Pan y agua son los refrigerios de los estudiantes del Nicolás Esguerra

Desde el colegio bogotano se asegura que los refrigerios proporcionados por la Secretaría de Educación solamente alcanzan para el 60% de los estudiantes.

Marzo 3, 2018

El colegio Nicolás Esguerra IED, ubicado en la localidad de Kennedy, que implementa la jornada única sin condiciones, denuncia que los refrigerios proporcionados por la Secretaría de Educación solamente alcanzan para el 60% de los estudiantes.

“Como vimos hace poco, está llegando agua, un pan y a veces una fruta. Este refrigerio no alcanza para todos los estudiantes, pero lo más grave de esta situación es que el colegio ha entrado en jornada única desde el año pasado”, manifestó a la ADE Carlos Alberto Munevar, docente del colegio.

Hace más o menos un año los estudiantes desarrollaron una jornada de protesta exigiendo el cumplimiento con el comedor escolar, que no se dio hasta el segundo semestre del año pasado y solo por la presión de los estudiantes.

El comedor, por obvias razones, no está funcionando, porque no cuenta con lo necesario. De hecho, perdieron la cancha múltiple porque en ese espacio fue instalado el comedor. Para la comunidad educativa es una ofensa a la dignidad de los estudiantes.

“Este año la Secretaría de Educación vuelve a incumplir sometiendo a los niños, las niñas y los jóvenes de nuestro colegio a una dieta de pan y agua”, dice el profesor Munevar, quien además explica que fue una de las razones para participar activamente en el paro de 24 horas del pasado miércoles.

“El gobierno es el que está incumpliendo porque los profesores sí cumplimos y aquí estamos presentes”, ultimó el docente de la institución educativa, quien espera que esta problemática se solucione pronto.

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
No hay votos aun
Estadísticas: .
Laura María Pineda
Gran Maestra Premio Compartir 1999
Dar alas a las palabras para que se desplieguen por la oración y vuelen a través de los textos para que los estudiantes comprendan la libertad del lenguaje.