Usted está aquí

Toda gran obra comienza con un gran sueño

Ruth Graciela Cerro, considera que sólo con madurez, disciplina y carácter se podrá poner a Colombia al alcance de los niños para que sean ellos quienes la transformen y engrandezcan.

Abril 10, 2015

Ruth Graciela Cerro Tapia
Rectora Ilustre, 2013
I.E. Fe y Alegría Las Gaviotas, Cartagena

Convencida de que la madurez, la disciplina, el carácter y las habilidades de cada individuo son lo que permite “poner el país al alcance de los niños para que lo transformen y lo engrandezcan”1, la rectora Ruth Graciela Cerro llegó a la Institución Educativa Fe y Alegría Las Gaviotas en el 2006 para transformarla y así preparar a las generaciones futuras para que sirvieran a la emancipación colectiva.

Dentro de su proyecto de liderazgo directo, se destacan cuatro etapas importantes.

En cada una de ellas ha prevalecido la integridad, entendida como la capacidad de mantener firmes los principios ante la arremetida del medio y de las circunstancias adversas. Gracias a esto, jamás ha perdido de vista el objetivo final de su trabajo: el bienestar de los niños, niñas y jóvenes.

El primer momento de esta transformación consistió en diagnosticar el balance preciso de la institución, pues con este pudo conocer las características, necesidades, intereses y expectativas de la comunidad educativa. Aquí, la rectora encontró un colegio afectado por el conflicto, sin cohesión entre sus tres sedes, pero con elementos favorables para trabajar: una planta de personal laboriosa y comprometida; una cultura institucional propicia para el cambio; un equipo de docentes y estudiantes dispuestos a dar lo mejor para alcanzar buenos resultados y una comunidad educativa con sentido de pertenencia.

Con las bases encontradas, lo mejor del pasado y el aprendizaje asentado en la memoria colectiva, la rectora prosiguió a estabilizar el clima escolar, a generar credibilidad, a establecer confianza y a crear la cultura de los equipos de trabajo para replantear el proyecto institucional, dándoles continuidad a los programas existentes que se tenían con la Organización Fe y Alegría, la Fundación Mamonal y el Proyecto Líderes Siglo XXI.

Allí se definieron tres factores que se convirtieron en el norte de las acciones: el clima escolar armónico, el alto nivel académico y el liderazgo institucional.

Luego, consciente de que el proceso pedagógico es el motor que impulsa la vida escolar y teniendo como base el potencial del equipo docente.

Se emprendió la actualización de la propuesta curricular, con un enfoque didáctico conocido como mediación pedagógica para el desarrollo de capacidades y valores, el cual se centra en el desarrollo integral de capacidades-destrezas y valores-actitudes en los estudiantes.

Por último, se desarrolló un estructurado y riguroso plan de formación desde el 2008, gracias al cual se formó a docentes especialistas en procesos de aprendizaje con un claro dominio de las diferentes disciplinas
que atienden, con el fin de mejorar la calidad de la formación brindada a los estudiantes. Evaluar, medir y monitorear fueron acciones continuas mediante las cuales la rectora valoró los alcances y limitaciones de su estrategia. Así, las metas y objetivos a alcanzar son revisados periódicamente usando un tablero de indicadores.

Esta estrategia hizo que la institución educativa mejorara continuamente en los resultados de la prueba Saber 11, pasando del nivel medio en el 2005 a nivel superior en el 2011. Sumado a esto, por quinto año  consecutivo, dos de los estudiantes se ubicaron dentro de los diez mejores resultados en la prueba Saber 11 de colegios oficiales del distrito de Cartagena. Por otro lado, en el 2011 se obtuvo el primer lugar en el festival distrital de danzas.

La consolidación de la identidad institucional logró una baja rotación en el personal y afianzar su sentido de pertenencia, así como un clima escolar con baja presencia de conflictos graves. Asimismo, para el 2012, el colegio ofrecía su servicio educativo formal, en tres sedes, a una población de 2000 estudiantes de los estratos 1, 2 y 3 de los sectores aledaños al barrio Las Gaviotas, con el apoyo de 85 funcionarios entre directivos docentes, docentes y administrativos.

¿Cómo ejerce el liderazgo en su institución educativa para incidir en el aprendizaje y bienestar de los estudiantes?

El liderazgo debe ejercerse con conocimiento basado en el consenso, lo que facilita crear equipos de trabajo. En este sentido, es recomendable que los directivos conozcan los procesos pedagógicos y de convivencia de la institución educativa, propongan rutas de trabajo y logren construir acuerdos con docentes y directivos docentes. Tener el camino claro genera credibilidad y confianza y permite impulsar los cambios necesarios para mejorar.

Si un colega quisiera emprender un proceso de transformación en su institución educativa, ¿cuál sería su principal recomendación?

Ninguna transformación se da sin la participación de las personas; por esto recomendaría a mis colegas identificar las potencialidades que subyacen en los miembros de la comunidad educativa, las cuales debidamente
combinadas dan empuje a las ideas. También es importante tener en cuenta que los cambios en educación requieren del tiempo necesario y de una ruta previamente demarcada, saber a dónde se quiere llegar y de qué manera se va a realizar. En resumen, es una combinación de metas claras, participación de las personas, paciencia y persistencia.

 

Vea esta y otras experiencias en el libro digital Nuestros Mejores Maestros y Rectores Bolívar.

 


[1]  García Márquez, Gabriel. Por un país al alcance de los niños, 1994.

Escrito por
Promedio: 1 (1 voto)
Estadísticas: .
Rubén Darío Cárdenas
Gran Rector 2016
La escuela no puede seguir siendo un espacio cerrado: hay que abrir las puertas de las aulas y de la institución para que lleguen otros saberes. Esto sólo lo permite el tejer puentes