Usted está aquí

Cartas de amor, un proyecto que mejora la calidad de vida de los estudiantes

El amor es capaz de todo. Así lo confirman tres maestras que volvieron el lápiz y el papel en los aliados perfectos para estrechar lazos entre la escuela y la familia.

Febrero 15, 2016

Hojas, lápices de colores y mucha imaginación con un toque de inspiración, es todo lo que los estudiantes de primaria en el colegio Rodolfo Llinás, de Bogotá, necesitan para contarles a sus padres sus más grandes deseos: un abrazo, más tiempo entre semana, una frase de aliento, un ‘te quiero’ y ánimo para sus quehaceres diarios, son las peticiones más recurrentes que les hacen los alumnos.

Ruth Stella Chacón, Luz Stella Leal y Ana Mercedes Guío son las docentes tras las ‘Cartas de amor’, un proyecto que iniciaron en 2012 y que tiene como objetivo principal fortalecer los lazos afectivos y de comunicación entre los hijos y los padres de familia.

De acuerdo con la profe Ruth Stella, el proyecto logra motivar la relación escuela-familia para construir una niñez feliz y unos padres empoderados de su rol, mejorando no solo la empatía de los niños, sino sus labores académicas.

Las cartas son un pretexto para escuchar a los niños, para conversar sobre lo que piensan, sienten y viven en su familia, y a partir de ello leer y escribir con significado, comprendiendo que la función por excelencia del lenguaje es la comunicación”, cuenta la docente. 

‘Cartas de amor’ se destaca por ser una experiencia pedagógica que demuestra que el maestro transforma la realidad para generar espacios que construyen una sociedad más feliz. Así lo han confirmado los reconocimientos que estas tres profesoras han recibido en encuentros de saberes en infancia y pedagogía de prestigiosas universidades de la capital y por su vinculación al estudio ‘Saberes y mediaciones en torno a la relación escuela y familia’ del Instituto para la Investigación Educativa y el Desarrollo Pedagógico, IDEP.

Tras mucho trabajo y esfuerzo, las docentes empezaron a dar a conocer su proyecto en fundaciones de Bogotá, como fue el caso de la Fundación San Mauricio, dedicada a acoger y proteger a niñez desamparada, con la cual le han demostrado a los estudiantes y padres de familia que el amor y el respeto por el prójimo los hace ‘grandes’.

“El rol que cumple el docente debe transcender los espacios escolares, para contribuir a la construcción de ciudadanía. Damos a conocer nuestro proyecto para que otros tomen nuestro ejemplo, además incentivamos a las familias a ahorrar, para apoyar las fundaciones”, agrega Ruth Stella.

Este proyecto, además de vincular a la institución educativa con los padres de familia y los estudiantes, ayuda a que el rendimiento académico de los niños mejore ostensiblemente, pues ellos se sienten apoyados por sus docentes y sus padres.

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Comunicador social y periodista.
Promedio: 5 (4 votos)
Estadísticas: .
Jaqueline Cruz Huertas
Gran Maestra Premio Compartir 2000
Es necesario entablar una amistad verdadera entre los números y los alumnos, presentando las matemáticas como parte importante de sus vidas.