Usted está aquí

Consejo de Delfines: una estrategia de formación política

Según la profe Patricia Moreno, los niños tienen una visión política desde la que leen su entorno y toman decisiones.

Septiembre 24, 2019

A sus 8 años de edad y en segundo grado de una escuela rural unitaria de Cundinamarca, Karen considera que la paz en Colombia es posible. Desprevenidamente un adulto podría decir ¡Qué linda e inocente! y sumar alguna reacción que quizás apunte a banalizar (sin ser consciente) la postura política de esta estudiante. Hago referencia a la formación política de Karen ya que hace parte del Consejo de Delfines, una estrategia de formación política que la maestra Patricia Blanco ha ideado con sus estudiantes y con el apoyo de algunos miembros de la comunidad educativa, con el objetivo de disminuir algunos indicadores de violencia como agresión y hurtos en aquella sede de la institución.

En el mes de septiembre, los estudiantes de la Licenciatura en Español y Lenguas Extranjeras de la Universidad de la Salle (movilizados por la cátedra que dictó la maestra en su Universidad) llegaron llenos de curiosidad y preguntas a aquella apartada sede, en la que se ha logrado –a través del diálogo– que los niños tomen decisiones con relación a su proceso académico y su vida cotidiana. Ejemplo de ello fue la decisión del Consejo De Delfines de quiénes podrían asistir al encuentro con los maestros en formación, según el comportamiento que habían tenido durante esa semana. También definieron la agenda de la jornada en la que agradecieron a Dios, desearon que sus invitados se divirtieran y, como grandes anfitriones, los recibieron con poemas, cantos y una torta que cocinó una madre de familia (lo que denominaron un compartir)

Por su parte, los maestros en formación llegaron cargados de cuentos, cuadernos, juguetes y colores para compartir con los más pequeños. En fin, muchas fueron las sorpresas de aquel día que transcurrió con un clima perfecto, un corto partido de fútbol donde no hubo ganadores ni derrotados y, lo más importante, una significativa experiencia desde la que se puede descubrir la cotidianidad de un aula por dentro (entiéndase aula no como aquel espacio de cuatro paredes y un tablero, sino como todos aquellos espacios de aprendizaje que se tejen como urdimbre de saberes, en la que todos aprenden).

Por último, y antes de regresar a la ciudad, la maestra Patricia Moreno propuso un espacio de diálogo con sus estudiantes sobre los diferentes momentos de la visita, como la importancia de reconocer en escenarios tan sencillos la complejidad de conceptos pedagógicos (trabajados a lo largo de la formación que otorga la Facultad de Educación), reconocer un autor, un modelo pedagógico y la utilidad que esto puede tener en el diseño curricular que elaboran los maestros en formación al momento de hallarse frente a un aula de clase o a una comunidad de aprendizaje, a través del trabajo por la educación para la paz.

La Cátedra Maestros hacen Maestros, una alianza de la Fundación Compartir y la Universidad de la Salle, sigue apostando por la circulación de saberes de Maestros identificados a través del Premio Compartir y generando espacios de aprendizaje entre pares, prácticas de gran valor pedagógico.

 

Imagen Andrés Felipe Cárdenas 

Escrito por
Equipo del Premio Compartir.
Promedio: 5 (3 votos)
Estadísticas: .
Martial Heriberto Rosado Acosta
Gran Maestro Premio Compartir 2004
Sembré una semilla en la tierra de cada estudiante para que florecieran los frutos del trabajo campesino en el campo que los vio nacer